Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El plan de AMLO para contener la inflación reta la estrategia de alza de precios

Bimbo, Gruma, Bachoco y Arca Continental optaron por un alza de precios e incluso empaques más pequeños ante la inflación.
jue 05 mayo 2022 04:00 AM
(Compra de productos de la canasta básica en un mercado de la CDMX)
Las empresas sumaron fuerzas con el gobierno para contener los precios de productos básicos. (Aja Koska/Getty Images)

Un alza de precios fue el común denominador en los reportes trimestrales de las empresas de consumo que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores. Bimbo, Gruma, Bachoco y Arca Continental optaron por un alza de precios e incluso por empaques más pequeños para mantener sus ganancias a salvo de la inflación.

Bachoco, que ajustó sus precios al alza durante el primer trimestre del año, cerró el periodo con ventas netas por 24,367 millones de pesos, un aumento de 25.9% en comparación con el mismo periodo del año pasado, según el reporte financiero enviado a la BMV la semana pasada.

Bimbo, que recientemente se sumó al proyecto gubernamental para contener la inflación, también elevó sus precios desde el año pasado para sortear las alzas mundiales en las materias primas y los energéticos, del mismo modo que hicieron empresas como Lala y Gruma.

Mejorar la mezcla de precios, permitió a Bimbo registrar otro récord de ventas en el primer trimestre de 2022, además de reportar resultados más favorables que los esperados por los analistas tanto a nivel de flujo operativo (Ebitda), como de utilidad neta.

Publicidad

Otras empresas como Arca Continental recurrieron a reducir la cantidad de producto a fin de mantener los precios actuales, sin comprometer las ganancias. El segundo embotellador de Coca-Cola en América Latina, lanzó en el primer trimestre del año un nuevo empaque personal de 250 mililitros en PET no retornable para refrescos con el eslogan “Amigos del Bolsillo”.

“Esta nueva presentación permite brindar asequibilidad, atraer nuevos consumidores y capturar una participación de mercado adicional en los canales tradicional y moderno”, dijo la empresa en su último reporte financiero.

En el periodo, la empresa también registró un crecimiento de su flujo operativo de 11% hasta los 8,527 millones de pesos. La utilidad neta alcanzó los 3,094 millones, 19.7% mayor comparado con el mismo trimestre del 2021.

Pero la nueva estrategia del gobierno federal para contener la inflación tanto en productos de la canasta básica, como en energéticos y algunos servicios, representa un nuevo reto para las empresas, que tendrán que enfrentar con inventiva, y ya no con un alza de precios generalizada, los mayores costos en materias primas y energéticos.

Walmart, una de las empresas que se adhirió de forma voluntaria al pacto, dice estar convencida de que, creando sinergias entre los diferentes sectores, apoyarán a mitigar los impactos negativos de la inflación, de la mano de la estrategia de precios bajos que ofrece en los diversos formatos que opera, desde Sam’s hasta Bodega Aurrera.

“En todos los formatos comerciales que tenemos en el país, trabajamos bajo un modelo de negocio de ‘costos bajos todos los días’, que nos permite a su vez ofrecer ‘precios bajos todos los días’. Aunado a dicho modelo, trabajaremos en coordinación con el gobierno, nuestra operación y nuestros proveedores para generar las eficiencias planteadas en PACIC de mantener el menor precio posible, en todo el país, en 24 artículos de la canasta básica”, dijo la compañía en un correo electrónico.

Expansión consultó a Gruma, Bachoco y Grupomar para conocer los alcances del acuerdo, pero las empresas no estuvieron para hacer comentarios sobre el tema.

Arancel cero para la importación de granos, ¿un respiro para los costos operativos?

La estrategia gubernamental plantea que serán las compañías la que se encargarán de establecer el precio de los productos. Además establece cero aranceles durante seis para la importación de algunos insumos como harina de maíz, harina de trigo, maíz blanco, sorgo y trigo.

Como resultado de la inflación en materias primas y mayores costos en la mano de obra, en el primer trimestre del año, Gruma enfrentó un aumento de 20% en el costo de ventas a 825 millones de dólares, mientras para Bachoco el efecto fue similar con precios “históricamente altos” en los granos y la pasta de soya, lo cual resultó en un incremento de 27.1%.

En su último estado financiero, Lala informó que los gastos operativos del primer trimestre aumentaron 8.4% año con año, a 5,817 millones de pesos, principalmente por impactos inflacionarios.

 

El aumento en la producción de granos, como el arroz, el frijol maíz y trigo, y la eliminación de aranceles en productos, como fertilizantes, son dos de las columnas vertebrales de la iniciativa del gobierno federal para mitigar la inflación. Con esto, se esperaría aminorar el impacto que algunos productores de alimentos viven por el alza en los precios de estos insumos.

Humberto Calzada, economista en jefe de Rankia Latam, considera posible que las medidas tengan un efecto positivo, pero que difícilmente puede ser sostenible, debido a que el precio de granos, como el trigo y el maíz, no solo depende de tener una mayor producción local, sino que obedece a otros factores internacionales.

Para los analistas, el paquete anunciado por el gobierno tiene un alcance acotado y objetivos específicos que no necesariamente son los de una reducción en el nivel general de inflación. Marcos Arias Novelo, analista de Monex, escribió en un análisis que será necesario esperar a ver la capacidad de implementación de las autoridades, sin que haya medidas coercitivas para asegurar el cumplimiento de la estrategia.

“Consideramos que, en caso de que el plan se ejecute de manera exitosa, los beneficios serán más visibles a nivel de política social y no tanto en una reducción drástica e inmediata en la evolución de la inflación”, mencionó.

En la práctica, las empresas adelantan las compras de materias primas, a fin de garantizar un precio que no impacte demasiado. Para Julián Fernández, jefe de análisis de Bursamétrica, la posible compra de coberturas que cuyo precio consideraba un horizonte de alza en el precio, se compensa con la posibilidad de mantener la producción y disminuir los costos por la materia prima.

“Al ser la materia prima principal, disminuirán los costos operativos. Sin embargo, ya existen contratos de abastecimiento de la materia prima con el precio elevado, las empresas continuarán vendiendo al público con los costos altos, hasta que puedan comenzar a trabajar con contratos a más bajo precio en la materia prima”, refirió.

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad