Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué pasó con los 5,000 autos FAW vendidos en las tiendas de Elektra en 2008?

La comercialización de los modelos inició en el primer trimestre de 2008 en las tiendas Elektra con un precio que iba de los 69,900 pesos a los 114,900 pesos. Hoy aún ruedan unas 1,000 unidades.
mar 16 agosto 2022 04:45 PM
autos faw elektra en mexico
Hoy los modelos FAW son utilizados como taxis o como autos "de bajo perfil" en CDMX, Estado de México, Guerrero y Veracruz, principalmente.

Los primeros autos FAW desembarcaron en México en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán. A finales de 2007, la empresa mexicana había cerrado un trato con el fabricante chino para comercializar en el país tres de sus modelos, F1, F4 y F5. La tripulación de un barco proveniente de China esperaba la confirmación para poder desembarcar las primeras unidades, que meses antes habían sido solicitadas por Salinas Motors, una subsidiaria de Grupo Salinas.

Una de ellas se exhibió durante una ceremonia simbólica de colocación de la primera piedra de una planta que en Michoacán produciría hasta 100,000 unidades y que generaría 4,000 empleos a partir de 2010.

La comercialización de los modelos inició en el primer trimestre de 2008 en las tiendas Elektra con un precio que iba de los 69,900 pesos a los 114,900 pesos, inferiores al promedio de los que se comercializaban en México por aquel entonces. La empresa ofrecía, vía Banco Azteca, un esquema de pagos semanales de 350 a 450 pesos. También llegó a un acuerdo con la cadena de talleres Speedy para que se encargaran del servicio posventa de las unidades.

Publicidad

Grupo Salinas vendió alrededor de 5,000 unidades bajo este esquema en un primer año. Pero la crisis económica de 2009 tiró la torre de naipes. La empresa suspendió la comercialización de los autos FAW, entonces el proyecto de la planta se canceló, la promesa de los empleos se esfumó y el trato con Speedy finalizó.

En menos de una semana los logos de FAW desaparecieron de la cadena de tiendas Elektra, dejando a 5,000 compradores de los autos sin refacciones ni talleres que pudieran dar servicio a las unidades.

Los tres modelos de FAW

Grupo Salinas eligió tres modelos de FAW para el mercado mexicano, el F1, F4 y F5, de diseño austero, que se ofrecían con motores pequeños que no superan los 100 hp. Los dos primeros no tienen bolsas de aire ni frenos con sistema antibloqueo ABS, mientras que el F5 sí cuenta con algunas asistencias.

F1 (hatchback y sedán)

Motor: 1.0 litros, 3 cilindros, 65hp y 66 lbs-pie
Seguridad: sin bolsas de aire ni frenos ABS.
Precio de 2008: 69,900 a 86,900 pesos

F4 (sedán)

Motor: 1.4 litros, 4 cilindros, 85hp y 82 lbs-pie
Seguridad: sin bolsas de aire ni frenos ABS.
Precio de 2008: 89,900 a 96,900 pesos

F5 (sedán y hatchback)

Motor: 1.5 litros, 4 cilindros, 101hp y 96 libs-pie
Seguridad: bolsas de aire y frenos ABS
Precio de 2008: 104,900 a 114,900 pesos

El F5, que se ofrecía tanto en carrocería tipo sedán como hatchback, tiene un motor marca Toyota de 1.5 litros, cuatro cilindros y 101 hp, que el fabricante japonés usó para su modelo Corolla a finales de los años 80.

Los medios especializados que entonces probaron los tres vehículos de FAW dijeron que el F5 era una “buena alternativa” frente al Nissan Tsuru, que justo en ese momento era el modelo más vendido en el mercado mexicano.

Los dos más pequeños recibieron duras críticas debido a sus "acabados sencillos" y "de baja calidad", y a la ausencia de elementos básicos de seguridad.

¿Y las refacciones?

Erick Sosa fue uno de los clientes que compraron modelos FAW hace una década. Él, un ingeniero civil, solía hacer reparaciones a sus modelos, "pero cuando vi la escasez de refacciones yo mismo vendí mis FAW”, cuenta.

Algunos vecinos, principalmente taxistas, que sabían que Sosa arreglaba sus propios autos le preguntaban constantemente sobre dónde podrían comprar las refacciones. “Yo lo vi como una oportunidad”, cuenta. Entonces contactó al corporativo de FAW en China para poder hacerse de refacciones. “Después de unos 1,000 correos que envié me contestaron”, dice.

Empezó a recibir un contenedor proveniente de China cada tres semanas, y aunque la mayoría de los modelos han sido desvalijados para ser vendidos por piezas, Sosa calcula que aún hay alrededor de 1,000 modelos FAW rodando en Guerrero, Veracruz, Estado de México y Ciudad de México, principalmente.

Casi 15 años después de la comercialización de estos modelos, Sosa dice que la falla más recurrente es en la suspensión. “Esta es la pieza más demandada. (Los modelos) no tienen la mejor suspensión del mundo y los caminos de México tampoco ayudan”, dice.

“Algunos otros modelos ya empiezan a requerir algunas refacciones para el motor y la transmisión, así como accesorios, como las manijas” añade.

Muchos de sus clientes los utilizan como “autos de bajo perfil''. “Hemos ido a arreglarlos a residencias en avenida Las Palmas o en Reforma (CDMX). Los clientes le meten 10,000 pesos a un carro que vale 20,000 y son felices”, dice. “Aunque fallan, nadie los roba”.

 

Tags

Publicidad
Publicidad