Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

¿Aún no reclamas tu seguro después del sismo? Estás a tiempo de hacerlo

También es posible presentar una segunda reclamación si hay más daños de los inicialmente reclamados.
Reclamación de seguro por terremoto.
Existen personas que aún no han recibido pagos, o incluso no han llegado a un acuerdo con la aseguradora.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión). - Frustrante. Así calificaría David Chelminsky, director general de Inmobiliaria Galaxia, todo el proceso de reclamación del seguro de casa después del sismo del 19 de septiembre del 2017.

Su negocio, un edificio que renta ubicado en la colonia Condesa, sufrió afectaciones graves y sólo esperaba una resolución justa para pagar los daños. Pero lo que le ofrecía su aseguradora (de la que prefiere omitir su nombre porque se encuentra en un proceso legal) cubría solo una pequeña parte de la reparación.

A más de un año de los sismos del 7 y el 19 de septiembre, la mayor parte de las aseguradoras han pagado las pólizas de vivienda. Sin embargo, aún queda 11.8% de las reclamaciones de casas habitación con crédito hipotecario afectadas y 18% de los seguros voluntarios de vivienda, afirma Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Chelminsky forma parte de esta estadística. Junto con sus vecinos realizó los estudios y presupuestos para presentárselos a la compañía. La respuesta demoró más de cinco meses. “Lo que le tenemos que meter de arreglo al edificio, contra lo que nos están ofreciendo, es menos (…) Nos dimos cuenta que no tenemos aliados en la compañía, sus intereses están en venderte pólizas”, lamenta.

Para Manuel H. Gallardo, director general de Gallbo, firma especializada en asesoría en reclamaciones de seguros, el principal problema en casos como el de Chelminsky es que la reclamación no se hace de manera adecuada. No saben cuantificar el daño que ha sufrido su propiedad.

Te recomendamos: Vacaciones a la segura

Publicidad

“Al final, la gente se queda con una frustración y percepción de que las compañías de seguros no pagan y eso está alejado de la realidad: siempre van a pagar”, explica Gallardo.

El especialista reconoce que durante el último trimestre del año las aseguradoras presionan a sus clientes para que acepten el trato que le ofrecen, sin embargo, recomienda tomarlo con calma y acercarse a los expertos.

Segunda oportunidad

Gallardo advierte que, incluso, quienes ya recibieron el pago de su seguro pueden obtener el de una segunda reclamación por daños no señalados en el primer informe. “Si ya reclamaste, si ya te pagaron pero estás detectando daños no vistos, estás a tiempo de iniciar una segunda reclamación para cuantificarlos y recibir una indemnización por ellos”, confirma el directivo.

A esta empresa de reclamación llegan cada año 200 casos, todos por problemas con la reclamación de su seguro. La firma cobra de 8.5 a 12% del total de la indemnización lograda, según la complejidad y el monto del caso.

Publicidad

¿Tu seguro de automóvil te respalda en caso de inundación?

“Las aseguradoras siempre vamos a tener que ser flexibles y tener empatía con nuestros asegurados y atender todas las problemáticas que se presentan en cada caso. Pero sí puede darse el caso que el asegurado no esté de acuerdo (con la resolución)”, reconoce Arias.

Toda reclamación de seguro pasa por cinco etapas: determinación del daño, cuantificación, reclamación, conciliación y ajuste. Los principales problemas se producen en la primera, segunda y cuarta fase, debido a que los asegurados no tienen experiencia en este tipo de procesos. Si aún no has reclamado o estás inconforme con la resolución de tu aseguradora, estos son los pasos que tienes que dar:

- Ubicar perfectamente cuáles son los daños, tanto estructurales como de contenido.

- En la cuantificación deberás incluir el costo de la reparación, mano de obra, materiales y el contenido que se perdió.

- Es importante saber qué y cómo vas a reclamar de acuerdo con tu póliza.

Publicidad

- En la conciliación, la aseguradora recibe todos los documentos que demuestren el daño y costos. Puede aceptar tu oferta o sentarse contigo para llegar a un acuerdo.

- En el ajuste, la aseguradora aplicará los términos y condiciones de su póliza (deducible, coaseguro, depreciaciones o exclusiones).

¿Quieres saber cómo cuidar tu dinero?
Recibe nuestro contenido sobre ahorro, gasto e inversión en un correo semanal.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad