Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

'Marie Kondo' en las finanzas: coaching financiero para ordenar nuestra cartera

El costo de estos servicios, que no es lo mismo que un asesor o agente financiero, va desde los 500 hasta 2,000 pesos por sesión. El tiempo de duración puede ser de seis meses.
Proceso de coaching.
El coach entrena a la persona para que tome la responsabilidad de su situación financiera actual, se prepare y comience a actuar

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión). - La relación de los mexicanos con su dinero es un tema para investigación: llegamos a fin de quincena sin dinero, no nos preocupamos por ahorrar para nuestro retiro y las deudas nos agobian todos los años. Y, sin embargo, seguimos gastando. Lo anterior se debe a la poca educación financiera que existe en el país. Según datos de la encuesta nacional sobre el tema publicada por el Inegi en 2018, sólo 13% de los adultos con un crédito tomó un curso de educación financiera.

Para aquellos que intentan enderezar el rumbo, pero sienten que necesitan ayuda, un coach financiero podría ser una alternativa. El primer paso es tener claros ciertos términos. Hareen Melanie Maiwald, presidente de la International Coach Federation, señala que muchas veces las personas confunden las asesorías con los procesos de coaching, y más en temas financieros.

“Una asesor siempre te va a decir qué hacer porque hace un análisis. Un coach será un acompañante y simplemente te ayudará a hacer una reflexión para abrir otras opciones. Ayuda mucho para que las personas encuentren otras respuestas”, explica.

En un proceso de coaching se entrena a la persona para que tome la responsabilidad de su situación actual, se prepare y comience a actuar. El 'entrenador' debe adentrarse en tus finanzas, conocer cómo gastas, cuál es tu ingreso, tus metas, deudas y preocupaciones conforme a tu edad, para así generar un plan en conjunto y que el resultado sea eficiente.

“Pueden ser varios objetivos dentro de un plan de vida, en donde se tienen que resolver una situación financiera para poder avanzar en otros objetivos, como estudiar o emprender. Al final del día, el recurso financiero es para apalancar otro tipo de objetivos personales”, comenta Antonio Simancas López, coach con certificación de la ICF.

Lea: Tres opciones para aprender a manejar tus finanzas

Publicidad

El costo de estos servicios va desde los 500 hasta 2,000 pesos por sesión, una tarifa que dependerá del nivel del profesional y los certificados con los que cuenta. Lo recomendable es realizar una comparación entre al menos tres opciones. "Es importante tener química con el coach”, apunta Simancas.

Una de las claves que hay que tener en cuenta a la hora de seleccionarlo es que no tengan ningún lazo económico con alguna institución financiera. Todos los consejos y recomendaciones del especialista contratado deben venir libre de ganancia financiera adicional al costo de la asesoría.

Maiwald recomienda realizar ciertas preguntas antes de contratar los servicios, especialmente sobre su experiencia (número de clientes, años dando este servicio) y formación (si pertenece a ICF o alguna otra asociación). “Es importante porque algunos hacen cursos por un fin de semana y otros lo hacen durante dos años. También puedes preguntar sobre algunos casos de éxito", agrega.

El tiempo aproximado de la duración del proceso es de seis meses. No obstante, a algunas personas les podría llevar más tiempo debido a que se enfrentan a romper hábitos de consumo o a generarlos.

Lilia Olivares, CEO de Adulting, empresa que ofrece asesoría personalizada para organizar las finanzas personales, afirma que la edad y pertenecer a una generación u otra cambia los objetivos de las personas. La labor de un coach es ajustarse a ellos.

“El plan se va adaptando, es algo dinámico. Probamos algo durante el primer mes y, si vemos que no hubo resultados, lo cambiamos”, comenta. Por ejemplo, Adulting cuenta con tres planes programas: uno para salir de las deudas y la crisis financiera a corto plazo; uno para quien no tiene tantas deudas y quiere conseguir sus metas en poco tiempo, y un último más enfocado para quien tiene dinero y decida invertir.

Olivares señala que, cuando comenzó el proyecto, en 2017, el objetivo eran los jóvenes. "Ahora muchos de nuestros clientes son los papás de los millennials. Hemos aplicado nuestros planes muy bien a otras generaciones, sin duda sus padres tienen más herramientas financieras y administrativas que agilizan el proceso y los resultados", dice.

¿Quieres saber cómo cuidar tu dinero?
Recibe nuestro contenido sobre ahorro, gasto e inversión en un correo semanal.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad