Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿El bitcoin es un activo refugio o un caballo salvaje?

A pesar de la cada vez mayor adopción del bitcoin por parte de grandes instituciones financieras, la criptomoneda aún tiene camino por recorrer para ser considerado un activo de refugio.
lun 01 marzo 2021 05:01 AM
Bitcoin
La alta volatilidad es uno de los grandes problemas de invertir en bitcoin.

El precio del bitcoin se ha subido a una montaña rusa desde hace cuatro años. Tan sólo en las últimas dos semanas, el precio de la criptomoneda alcanzó un récord de 57,000 dólares para luego caer debajo de la marca de los 50,000 (45,672 dólares al 26 de febrero), de acuerdo con Bloomberg.

Los valles y picos de la criptomoneda han sido tantos como los de un electrocardiograma. En este vaivén, el bitcoin ha amasado un valor de mercado por casi 1 billón de dólares, y este nivel comienza a atraer hasta a los más escépticos. Los últimos en sumarse a la fila de interesados fueron BlackRock, el gestor de inversión más grande del mundo; Bank of New York Mellon, el banco más antiguo en Estados Unidos, y JP Morgan, de Jamie Dimon, quien calificara al bitcoin como un “fraude”, pero a quien ahora no le queda alternativa más que involucrarse en la cripto ante el interés de los inversionistas, según dijo su propio copresidente Daniel Pinto, en entrevista con la televisora estadounidense CNBC.

Publicidad

Para algunos esto es un claro ejemplo de que el respaldo -y más importante, el dinero puesto- al bitcoin podría convertirlo en un activo refugio, tal como ahora lo es el oro. “Se puede asemejar a un ‘oro digital’”, comenta Édgar Castillo Huerta, profesor de finanzas de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey. “Todo depende de la confianza que tenga la comunidad”, añadió.

La comparación no es ociosa. El precio del bitcoin en dólares es 26 veces mayor al de lo ofertado por una onza de oro, tomando como referencia los precios del viernes pasado que colocaban a la criptomoneda en 45,672 dólares y a la onza en 1,730 dólares, de acuerdo con datos de Bloomberg.

La criptomoneda ya funge como un activo refugio para algunos empresarios, tal es el caso de Elon Musk que puso 1,500 millones de dólares en bitcoins en la panza de su empresa Tesla. Michael Saylor se sumó a los bitcoinlievers al guardar 2,400 millones de dólares en bitcoins en Microstrategy, la empresa de software que cofundó y que tiene de accionistas a pesos pesados como BlackRock, Vanguard y Morgan Stanley.

“Creo que hay indicadores positivos de bitcoin sobre todo en cuanto a la adopción”, dijo en entrevista Javier Martínez, director de GBM digital. “El último ciclo de 2018 a la fecha ha sido un ciclo que le ha dado mucha confianza al bitcoin, porque han participado muchos jugadores institucionales sobre todo”.

 

Lo cierto es que el bitcoin aún no tiene la trayectoria del oro, la confianza de la mayor parte de los inversionistas ni de una pieza importante en el sistema financiero: los reguladores. Los bancos centrales de la Unión Europea, Reino Unido, Japón y la Reserva Federal de Estados Unidos han advertido de los riesgos de invertir en bitcoin. La última advertencia fue lanzada por Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, quien dijo en entrevista con Reuters que el bitcoin es “altamente especulativo” y “que ha conducido negocios turbios”.

La volatilidad es una de las constantes que hemos visto en bitcoin en los últimos años. En una metáfora, es similar a un caballo salvaje que aún se debe domar, y por tanto, tener reserva, según Eduardo Recoba, economista financiero y periodista del portal digital La Mula de Perú.

“Nada que te pague cuatro veces su valor puede ser susceptible a una inversión. Hay una especulación brutal que tiene que obligar a inversionistas a pensar y repensar su estrategia de invertir en estos vehículos digitales”, dice Recoba en línea con las reservas de bancos centrales y otros especialistas reacios a llamar al bitcoin como un activo.

Para ‘domar’ al bitcoin, coincidieron los entrevistados, se necesita de los reguladores y de más inversionistas institucionales que estabilicen el precio.“Si (los fondos de pensiones) llegan a tener dentro de su portafolio de asset management esa parte del bitcoin le dará estabilidad”, señala Castillo, del Tec.”Necesitamos un medio que sea democrativo y esto aún le falta al bitcoin”, añadió.

Por ahora no hay quien aconseje poner todas las fichas en bitcoin, menos aún, el guardadito para el retiro. Pero para Martínez, de GBM, es cuestión de tiempo para que los nativos digitales obtengan mayor poder de adquisición y adopten “algo que les hace más sentido”.

 
Publicidad
Publicidad