Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Wall Street se protege contra los estragos económicos de la nueva ola del COVID

La propagación de la variante del coronavirus puede afectar la recuperación de la economía mundial, por lo que los inversionistas están aumentando la demanda en activos considerados seguros.
mié 18 agosto 2021 01:08 PM
Inversiones covid
Los inversionistas buscan las inversiones más seguras a medida que la variante delta se propaga por el mundo.

La implacable propagación de la variante delta. Advertencias sobre el crecimiento en las dos mayores economías del mundo. Riesgo geopolítico con la caída de Afganistán. Una ola de malas noticias está impulsando a los inversionistas más cautos a duplicar las coberturas de activos cruzados, a medida que los mercados de riesgo se mantienen cerca de niveles récord, mientras que los operadores de divisas se mueven hacia paraísos.

Los inversionistas en fondos que cotizan en Bolsa están impulsando una medida de protección contra la caída de los bonos de grado especulativo al nivel más alto desde marzo. Operadores de volatilidad bursátil están acumulando coberturas. Las empresas que tuvieron un auge mientras las personas se refugiaron en sus hogares están subiendo nuevamente.

Publicidad

En un mercado global que ha absorbido cada golpe y se ha disparado a nuevos máximos, incluso unas pocas señales de cautela están resultando notorias para los operadores de Wall Street.

Junto con una caída en la confianza del consumidor de Estados Unidos a un mínimo de casi una década y las crecientes presiones a la cadena de suministro en el Sudeste Asiático, una serie de informes económicos de China subrayan los posibles estragos que la variante delta, la más contagiosa del virus, podría tener en la recuperación mundial.

El índice S&P 500 registró el martes la peor caída en un mes y los rendimientos de los bonos del Tesoro de referencia se cotizaron a principios de agosto cerca de mínimos de varios meses. Nuevas bajas en los rendimientos a largo plazo son el núcleo de la estrategia de Bob Stoutjesdik, gerente de fondos de Robeco Institutional Asset Management. Está vendiendo crédito y comprando deuda a largo plazo apostando a que la curva de rendimiento en los mercados desarrollados se aplanará a medida que el crecimiento se tambalee.

Esta semana, los operadores de divisas se han estado trasladando a paraísos y saliendo de regiones donde están a punto de imponer restricciones para contener el covid.

Mientras tanto, los mercados crediticios en auge enmascaran la creciente demanda de opciones que se amorticen si baja el iShares High Yield Corporate Bond ETF. El interés abierto por los contratos de venta en HYG ha subido a 6 millones de contratos, cerca de su pico de marzo.

Si bien eso puede subrayar el apetito por cubrir el riesgo de las carteras, se puede observar la misma cautela en los derivados bursátiles.

Credit Suisse Group está experimentando un “repunte en el interés de cobertura” para el índice S&P 500 que va de uno a tres años. La demanda de protección a largo plazo ha aumentado la estructura de plazos del indicador, que rastrea las expectativas de volatilidad para el futuro, a un máximo de nueve años, según el banco.

Otras métricas, como la desviación y la demanda de opciones en el índice de volatilidad Cboe, también muestran signos de temor debajo de la superficie. Eso ocurre a pesar de la relativa calma en el corto plazo “y que ahora se espera que Jackson Hole no sea un evento y que la calma del verano siga en pleno apogeo”, según Mandy Xu, estratega jefe de derivados de renta variable del banco.

Mientras tanto, un índice de acciones relacionadas con la permanencia en casa también ha estado superando a las acciones vinculadas a la reapertura comercial, como las aerolíneas y los hoteles.

Para Christian Mueller-Glissmann, director gerente de estrategia de cartera y asignación de activos de Goldman Sachs Group, las fuertes ganancias del mercado en el primer semestre siempre fueron difíciles de seguir en el segundo semestre. Es optimista sobre la recuperación, pero ve riesgos en el camino desde la decepción de los datos hasta una política más restrictiva.

Su consejo es contrarrestar la exposición a acciones cíclicas con medidas de seguridad defensivas.

Publicidad
Publicidad
Publicidad