Publicidad
Publicidad

Así operaron los rusos para engatusar a los estadounidenses en la elección

Ciudadanos estadounidenses contribuyeron a organizar y promover eventos a favor del entonces candidato Donald Trump sin saber que eran manipulados por grupos rusos.
Sospechas
Sospechas Desde hace meses, el FBI encabeza una investigación sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones que llevaron a Trump a la Casa Blanca en 2016. (Foto: Bill Oxford/Getty Images)

Un partidario de Donald Trump que involuntariamente ayudó a una operación vinculada con el Kremlin a inmiscuirse en la política estadounidense dice que solo se enteró de su participación en un complot ruso cuando el FBI se presentó en su puerta meses después.

Los rusos pagaron a Harry Miller hasta 1,000 dólares para construir una jaula que se usó para representar a una persona vestida como Hillary Clinton en una celda en un mitin en West Palm Beach, Florida, en agosto de 2016.

El ardid propagandístico fue parte de un elaborado esquema dirigido por Internet Research Agency, un grupo trol de San Petersburgo, Rusia, vinculado al Kremlin, que fue diseñado para socavar el sistema político estadounidense, según una nueva acusación federal.

La agencia y 13 ciudadanos rusos asociados con ella fueron nombrados en la acusación formal, que fue hecha pública por la oficina del fiscal especial Robert Mueller el viernes.

Publicidad

A principios de agosto de 2016, indica la acusación, Internet Research Agency comenzó a contactar a partidarios de Trump en Florida para organizar un flashmob (movilización relámpago) estatal que denominó Florida goes Trump (Florida apoya a Trump).

Lee: Rusia es líder... en cibercriminalidad

El grupo usó su página de Facebook Being Patriotic, que fue diseñada para que pareciera que era dirigida por estadounidenses reales, junto con cuentas de Instagram y Twitter, para organizar y publicitar el evento.

Las personas detrás de la página Being Patriotic se acercaron a Miller, un partidario de Trump, que vivía en Florida en aquel entonces.

Publicidad

Miller asegura que acordó construir una jaula en la parte trasera de su camión plataforma plana y recibió entre 500 y 1,000 dólares para cubrir el costo de los materiales.

Dijo también que tuvo varias llamadas telefónicas con personas del grupo. Notó que un hombre con el que hablaba no hablaba inglés con fluidez, pero supuso que estaba hablando con un inmigrante de primera generación que apoyaba a Trump.

Miller publicó fotos en las redes sociales que muestran la jaula, y un hombre y una mujer vestidos como Bill y Hillary Clinton, durante el evento de agosto de 2016 en West Palm Beach.

Él nunca sospechó que estaba hablando con rusos, dijo el martes. “Ni una pista. ¿Qué pensarías? Un hombre te llama y hablas con él y creas una relación durante un periodo, eres amable con él porque entiendes que tiene un dialecto y su lenguaje es un poco difícil de entender, pero crees que probablemente sea un inmigrante aquí”.

Publicidad

null“Tenían ese hermoso sitio web, apoyaban mucho al candidato y no había nada, nada en absoluto que te hiciera pensar que eran otra cosa que personas intentando apoyar a un candidato”, dijo.

Meses después, poco después de que Miller se mudó a Pennsylvania, el FBI llegó a su puerta y dijo que los agentes que llegaron a su casa hablaron con él durante casi seis horas.

Los rusos parecen haber estado contentos con el evento en West Palm Beach. Miller dice que le ofrecieron pagarle por viajar a Nueva York con la jaula para otro evento. Él se negó. Pero según la acusación, la mujer que se vistió como Clinton en el evento de West Palm Beach aceptó la oferta de los rusos y viajó a Nueva York para un mitin en septiembre. La mujer dijo el martes que no estaba disponible para hablar.

Otro caso

Publicidad

Miller no fue el único partidario de Trump utilizado involuntariamente por los rusos para el flashmob Florida Goes Trump que tuvo lugar en varias partes del estado.

Lee: La democracia de EU va en deterioro, ¿por Trump?

Team Trump Broward County, una página de Facebook dirigida por verdaderos seguidores de Trump, publicitó el flashmob en los días previos al evento y publicó fotos, y videos del evento después de que ocurriera.

Publicidad

Florine Gruen Goldfarb dirige la página de Facebook del equipo Trump Broward County, que publicó numerosas veces sobre los eventos promovidos y alentados por los rusos.

En declaraciones del domingo, dijo que no creía que los rusos la influyeran y dijo que creía que la acusación era una estratagema para distraer la atención del FBI por los malos manejos de los avisos que había recibido sobre el tirador escolar de Parkland, Florida.

Los comentarios de Goldfarb hacen eco de una corriente de pensamiento de sectores de la derecha que se ha extendido hasta el propio presidente.

El presidente Trump tuiteó el sábado por la noche: “Muy triste que el FBI haya ignorado todas las señales enviadas por el tirador de la escuela de Florida. Esto no es aceptable. Están gastando demasiado tiempo tratando de demostrar la colusión rusa con la campaña de Trump: no hay colusión. ¡Vuelvan a lo básico y hagan que todos estemos orgullosos!”.

Publicidad

Una razón por la cual Goldfarb se mostró escéptica sobre la afirmación de la participación rusa se remonta a las tácticas de los rusos: no estaban fingiendo mítines o simpatizantes, sino tratando de incitar a estadounidenses reales que ya respaldaron a acudir en su apoyo. Goldfarb asistió al evento de Fort Lauderdale Florida Goes Trump. Dijo que conocía a todas las personas allí: “Estaban en mis reuniones. Todos son partidarios de Trump”.

“No voy con rusos, vamos, hazme el favor”, dijo.

Los partidarios de Trump no fueron los únicos engañados por Internet Research Agency. Activistas de Black Lives Matter y grupos musulmanes también fueron un objetivo.

Micah White, cofundador del movimiento Occupy Wall Street, también fue víctima de Internet Research Agency. En junio de 2016, concedió una entrevista telefónica al sitio web Black Matters US, administrado por el grupo.

Publicidad

Recomendamos: EU inculpa a 13 rusos por presunta injerencia en elecciones

El otoño pasado, dijo que la capacidad de Rusia para imitar con éxito los movimientos de las bases de votantes estadounidenses era preocupante.

“Si es verdad que un grupo activista con sede en Rusia es indistinguible de un grupo activista creado por estadounidenses, eso tendrá un impacto negativo en nuestra capacidad de crear movimientos sociales positivos, que en realidad nos beneficien a nosotros mismos y no a algún tipo de potencia extranjera”.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad