Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Un exespía ruso y su hija fueron envenenados en Reino Unido

Sergei Skripal, quien se encuentra grave en el hospital, fue condenado en Rusia por espiar para el gobierno británico.
Refugio
Refugio Skripal, de 66 años, ha vivido en Gran Bretaña desde que recuperó su libertad en Rusia en el 2010. (Foto: Reuters)

El exespía ruso Sergei Skripal y su hija fueron envenenados deliberadamente con un agente nervioso el fin de semana pasado en Reino Unido, informó la policía de ese país.

Mark Rowley, comisionado asistente de la Policía Metropolitana, informó a los periodistas que las autoridades están investigando el incidente del pasado domingo como “un intento de asesinato con agente nervioso”, pero se negó a especificar cuál es la sustancia que se cree fue usada.

Recomendamos: Solo en esta situación Rusia usaría sus armas nucleares

Skripal –un exmilitar ruso condenado en su país por espiar para Gran Bretaña– y su hija Yulia se encuentran gravemente enfermos, después de que se desmayaran en una banca de un centro comercial ubicado en Salisbury.

Un agente de Policía, que fue uno de los primeros en llegar a la escena, también se encuentra en grave estado de salud en un hospital, señaló Rowley este miércoles.

“Ecos” del pasado

Publicidad

Los agentes nerviosos son químicos altamente venenosos que evitan el funcionamiento adecuado del sistema nervioso en el cuerpo humano, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU. De hecho, la exposición a grandes cantidades de estas sustancias puede llevar a la muerte.

El miércoles, el ministro de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña Boris Johnson advirtió que el país “respondería con firmeza” si se llega a descubrir que el ataque fue obra de un poder extranjero.

Lee: Putin presume un misil 'invencible'

Según Johnson, en este caso hay “ecos” de lo que le ocurrió al también exespía ruso Alexander Litvinenko, quien murió lentamente después de beber un té mezclado con polonio-210 altamente radiactivo en un hotel de Londres, durante 2006.

Tiempo después, una detallada investigación de Gran Bretaña concluyó que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, habría aprobado una operación para que agentes de su país asesinaran a Litvinenko. Sin embargo, el ministro ruso de Relaciones Exteriores desestimó la indagación por considerar que estaba políticamente motivada.

Los comentarios de Johnson provocaron una respuesta severa de la embajada rusa en Londres, que a través de un comunicado aseveró: “parece que el guion de otra campaña en contra de Rusia ya se ha escrito”.

Rusia no ha recibido una solicitud oficial de las autoridades británicas para colaborar en la investigación, según informó la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Maria Zakharova, a los periodistas.

Lee: Abstencionismo electoral, el verdadero rival de Vladimir Putin

En su cuenta de Twitter, el director ejecutivo de la Europol, Rob Wainwright, describió el incidente como “una ofensa intolerable a nuestra seguridad en Europa y a nuestro estilo de vida”, pero advirtió que “no hay que apresurarse a sacar conclusiones” acerca de quién es el responsable.

El gobierno de Gran Bretaña convocó a una reunión urgente de gabinete para discutir la investigación sobre el incidente en Salisbury.

El refugio inglés de Skripal

Se cree que Skripal, de 66 años, ha vivido en Reino Unido desde que recuperó su libertad en Rusia durante 2010. En ese país fue condenado por espiar para Reino Unido.

Y, tras un intercambio de espías de alto perfil entre Estados Unidos y Rusia, en 2010 Skripal obtuvo su condición de refugiado en Reino Unido.

Lee: Vladimir Putin 'se vende' como garante de la estabilidad rusa para su reelección

También se cree que su hija Yulia, de 33 años, es uno de los pocos miembros de su familia inmediata que continúan con vida, después de que la esposa y el hijo del exespía murieran en los últimos años. Ella lo estaba visitando proveniente de Rusia cuando ocurrió el incidente.

Una mujer, quien vio a Skripal y a su hija en el centro de Salisbury el domingo, los describió como si estuvieran aparentemente “fuera de sí” y como si “hubieran estado tomando algo bastante fuerte”.

La policía les ha solicitado a todas las personas que visitaron el área el domingo, incluyendo el restaurante Zizzi o el bar cercano Bishop's Mill –dos lugares que están siendo revisados–, que se presenten con cualquier información que pueda ayudarles a entender lo que ocurrió.

Ebru Ozturk, gerente de la tienda local Bargain Stop de Salisbury, vio a Sergei Skripal en el negocio apenas solo cinco días antes del incidente. Ella le dijo a CNN que era un “cliente amable” que solía ir una vez por semana y comprar tocino ahumado polaco y tarjetas de lotería de raspar y ganar.

Recomendamos: Rusia sin un panorama alentador si Putin es reelegido

“Su esposa murió hace unos pocos años. Él se estaba sintiendo un poco triste. Empezó a acostumbrarse a vivir por su cuenta, después de la muerte de su esposa”, explicó Ozturk.

“Es un cliente habitual, es tan amable y a mí me parece que es una persona educada. Muy respetuoso”, continuó. “Yo no hablo mucho con los clientes, pero él era, ya sabes, uno de los clientes más amables”, añadió.

La unidad antiterrorista de la Policía Metropolitana de Londres tomó el liderazgo de la investigación, y ahora se han asignado cientos de agentes de este cuerpo para indagar sobre los hechos.

Simultáneamente, la policía trabaja con una serie de científicos y con el Departamento de Salud y señaló que no hay evidencia que apunte a un riesgo más amplio para la salud pública.

Euan McKirdy, Zahra Ullah, Milena Veselinovic, Simon Cullen y Carol Jordan contribuyeron a este informe.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad