Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La cumbre Kim-Trump cambia el panorama geopolítico de Asia

Trump reveló que pondrá fin a los ejercicios militares con Corea del Sur, para finalmente retirar a las tropas estadounidenses de la península.
mar 12 junio 2018 11:21 AM

Mientras la histórica cumbre del martes entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte llega a su fin, permanecen las preguntas para los aliados de Estados Unidos en Asia Oriental sobre lo que significará la relación de Donald Trump y Kim Jong Un para la región.

Un documento firmado por los dos hombres comprometió a Estados Unidos y Corea del Norte a unir esfuerzos para "construir un régimen de paz duradera y estable en la Península Coreana" y "trabajar hacia la desnuclearización completa de la Península Coreana".

Trump buscó aclarar los detalles de ese acuerdo en una conferencia de prensa después de la cumbre, pero al hacerlo, reveló detalles que parecieron poner patas arriba décadas de política de Estados Unidos en Asia.

Lee: Trump dice que Corea del Norte se desnuclearizará 'muy rápido'

Trump esbozó una visión de un paisaje geopolítico asiático que incluía la reducción significativa de la presencia militar estadounidense, con la promesa de poner fin a los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur y finalmente retirar las tropas estadounidenses de la península de Corea.

Cualquier sugerencia de una posible eliminación del poder de EU probablemente suscitará preocupación tanto en Tokio como en Seúl, donde las tropas estadounidenses han estado estacionadas desde la década de 1950.

Publicidad

"Quiero sacar a nuestros soldados. Quiero traer a nuestros soldados de vuelta a casa", dijo Trump. "Pero eso no es parte de la ecuación en este momento. Espero que lo sea eventualmente".

Trump también dijo que planeaba detener lo que llamó "juegos de guerra" en la Península Coreana, probablemente una referencia a los ejercicios militares conjuntos entre EU y Corea del Sur, promocionando su cancelación como una medida de ahorro.

Moon da todo su apoyo

Los poderes regionales han ofrecido su apoyo públicamente a las conversaciones, tras las tensiones y amenazas de una guerra nuclear del año pasado.

Aparte de Trump y Kim, tal vez ningún otro líder tuvo tanto que ver con el resultado de las conversaciones como el presidente surcoreano Moon Jae-in, quien dijo que "no durmió ni un pestañeo" la noche previa a la cumbre del martes.

"Sin embargo, setenta años de división y hostilidad han arrojado una sombra oscura que hace que sea difícil creer lo que realmente está ocurriendo ante nuestros propios ojos", dijo Moon después de la cumbre.

Recomendamos: La UE y China aplauden la reunión Kim-Trump; Japón la toma con cautela

"Dejando atrás los oscuros días de guerra y conflicto, escribiremos un nuevo capítulo de paz y cooperación. Estaremos allí junto con Corea del Norte a lo largo del camino".

Moon ha desempeñado el papel de interlocutor entre Trump y Kim, ayudando a establecer lo que llamó la "reunión del siglo".

Él lideró los esfuerzos diplomáticos con el Norte al usar los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang como una oportunidad para enmendarse con Pyongyang. Moon se reunió con Kim a finales de abril para la primera cumbre intercoreana en más de una década.

Pero incluso mencionar la retirada de tropas en Corea del Sur podría ser ir demasiado lejos para Seúl, especialmente entre sus votantes conservadores y pro estadounidenses.

La oficina presidencial de Corea del Sur dijo que necesitaba aclarar el "significado e intención" de los comentarios de Trump antes de que pudiera emitir una respuesta.

Una huella militar más pequeña de EU en Asia dejaría al descubierto a Corea del Sur y al vecino Japón si Corea del Norte emprende un comportamiento agresivo o provocaciones militares.

Como aliados de tratados de Estados Unidos, tanto Japón como Corea del Sur dependen de la protección de Washington como parte de su seguridad general.

Lee: Donald Trump y Kim Jong Un, ¿merecen el premio Nobel de la Paz?

Los ejercicios militares son útiles para ambos preparativos y una forma importante de disuadir a Corea del Norte.

"La joya de la corona de la disuasión es en gran medida el uso de ejercicios militares bilaterales", dijo Jonathan Berkshire Miller, analista del Instituto Japonés para Asuntos Internacionales.

"Ese tipo de lenguaje, el decir que estos elementos cruciales de la disuasión de la alianza son realmente un dolor en el trasero, eso no funciona muy bien en Japón", dijo Berkshire Miller.

nullAdemás de proteger a Corea del Sur y Japón de la amenaza del ataque con misiles de Corea del Norte, la presencia de EU en la región ha actuado como un contrapeso a China.

Si Washington decide retirarse, Seúl y Tokio tendrían que echar un segundo vistazo a sus capacidades de defensa, incluso reforzarlas, algo que el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, dijo a principios de mes que no formaría parte de las negociaciones iniciales de Trump con Kim Jong Un.

El Coronel Chad Carroll, portavoz de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Corea (USFK), dijo a CNN que "aquí en USFK no recibimos ninguna guía oficial actualizada sobre la ejecución o el cese en los próximos ejercicios de entrenamiento".

Seúl y Washington sostienen que los ejercicios son de naturaleza defensiva y tienen la intención de mantener la preparación de sus fuerzas, pero Pyongyang siempre los ha considerado hostiles y, en algunos casos, como preparación para una invasión.

Lee: Trump y Kim protagonizan un histórico apretón de manos en Singapur

¿Una victoria para China?

China parece ser otro gran ganador. Su ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, dijo el martes que la cumbre fue de "gran importancia" y un paso adelante.

Pero también logró que Washington y Pyongyang acataran un acuerdo que propusieron el año pasado, si bien sin el reconocimiento de Trump y Kim.

Moscú y Beijing defendieron el llamado acuerdo de "doble congelación", en el que Washington y Seúl suspenderían los ejercicios militares y Pyongyang dejaría de realizar pruebas con armas.

Tanto Corea del Norte como Estados Unidos rechazaron la propuesta el año pasado. Ahora, parece que China ha obtenido lo que deseaba con la detención de las actividades de ambas partes.

Lee: Kim Jong Un pasea y se toma selfies en Singapur antes de reunirse con Trump

Y la eventual eliminación de tropas es música para los oídos del presidente chino Xi Jinping.

China se ha opuesto desde hace tiempo a la presencia militar estadounidense en Japón y Corea del Sur, preocupado por que las tropas y el equipamiento militar a las puertas de Beijing hayan tenido menos que ver con Corea del Norte y más con contener una China en ascenso y poderosa.

Hasta la fecha, Beijing ha sido un socio importante en la campaña de máxima presión de Trump para aislar diplomáticamente a Corea del Norte y castigarla económicamente, ya que representa cerca del 90% de todo el comercio exterior de Pyongyang.

Trump dijo el martes que las sanciones se mantendrán hasta que "estemos seguros de que las armas nucleares ya no son un factor", pero no está claro si China continuará imponiéndolas enérgicamente.

Recomendamos: Olvida el pleito del G7, lo importante fue esta Cumbre en China

Ha habido informes de un aumento en el comercio en la frontera del país con Corea del Norte, y el ministro de Relaciones Exteriores, Wang, dijo a periodistas el martes que las sanciones podrían ajustarse.

"China siempre mantiene la opinión de que las sanciones no son el objetivo. Las acciones del Consejo de Seguridad de la ONU deben apoyar y coordinar los diálogos diplomáticos actuales y los esfuerzos en la desnuclearización de la Península de Corea, y la promoción de un acuerdo político sobre el tema de la península", dijo.

La pequeña victoria de Abe

Trump también dijo que confrontó a Kim sobre el secuestro de ciudadanos japoneses por parte de Corea del Norte en las décadas de 1970 y 1980, algo que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, agradeció al presidente de EU más tarde ese día.

El tema de los secuestros es un tema muy emotivo en Japón, y algo que Abe dice que debe ser tratado antes de que Tokio normalice las relaciones con Pyongyang.

"El problema de los secuestros es el problema que me gustaría enfrentar directamente con Corea del Norte para una solución".

"Corea del Norte tiene abundantes recursos y mano de obra, si va por el camino correcto, puede tener un futuro brillante", dijo Abe el martes.

Yuli Yang y Steve George de CNN en Hong Kong; Sophie Jeong, Jeremy Diamond y Yoonjung Seo en Singapur; y Steven Jiang en Beijing contribuyeron con el reportaje.

Publicidad
Publicidad