Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Guaidó y Maduro se medirán nuevamente en las calles

El líder opositor respaldó una propuesta sindical de ir a un paro para aumentar la presión sobre el presidente venezolano, el cual asegura que la "minoría loca" opositora será derrotada.
mar 05 marzo 2019 07:23 PM
Maduro
Manifestaciones. Guaidó (izq) y Maduro han convocado a sus simpatizantes a movilizarse el próximo sábado.

CARACAS/WASHINGTON- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, convocó a sus partidarios a una "marcha antiimperialista" el próximo sábado, cuando el opositor Juan Guaidó liderará nuevas movilizaciones para presionar su salida del poder.

"Vamos a las calles el 9 de marzo a marchas antiimperialistas, a conmemorar el día del antiimperialismo, ¡A las calles el pueblo, al combate el pueblo!", dijo Maduro este martes durante un acto que conmemoró el sexto aniversario de la muerte de su antecesor, Hugo Chávez (1999-2013).

El gobernante socialista declaró el 9 de marzo como el día del antiimperialismo, luego que en esa fecha, en 2015, el entonces presidente estadounidense Barack Obama emitiera un decreto que declaró a Venezuela como una "amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad" de su país e impusiera las primeras sanciones a funcionarios venezolanos.

Lee: El oficialismo presuntamente retiró toneladas de oro del Banco de Venezuela

Maduro, quien volvió a tildar esa declaratoria de "infame", aseguró que el país petrolero enfrenta hoy la "agresión imperialista más poderosa en 200 años de República".

Ese ataque, añadió, abarca los ámbitos político, económico y diplomático, e "intentos de perturbar la vida nacional", en referencia a la juramentación de Juan Guaidó como presidente encargado con el apoyo de más de 50 países encabezados por Estados Unidos, el pasado 23 de enero.

Publicidad

"Llamo a la defensa de la paz de la patria, de la integridad territorial, no podemos caer en provocaciones nunca. Allá ellos, que sigan con sus juegos de muchachos, de provocaciones", subrayó.

El lunes, tras regresar a Venezuela después de burlar una prohibición judicial de salida del país , Guaidó convocó a una marcha el próximo sábado para obligar a Maduro a que "cese la usurpación" del poder.

El también jefe parlamentario, quien tiene inmunidad, considera que el segundo mandato iniciado por el líder socialista en enero es resultado de elecciones fraudulentas.

Maduro no se refirió al multitudinario recibimiento que tuvo Guaidó a su llegada, si bien antes había manifestado que tendría que enfrentar a la justicia por haber violado la prohibición de salida.

Sobre su salida y regreso a Venezuela, Guaidó aseguró que, "yo no estoy negociando con nadie, eso es problema de ellos (…) No solo fue que entré, fue que salí".

Lee: EU sanciona a militares de Venezuela

"Todos ustedes seguro hubiesen esperado o casi que me esperaban (detenido) en el Sebin (el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional)", agregó.

Jorge García Carneiro, gobernador del costero estado Vargas, donde se ubica el aeropuerto internacional al que llegó Guaidó, dijo que no existe una orden de captura contra el opositor.

"No podía ser detenido porque no había una orden", agregó el gobernador, un general del Ejército en retiro, en un video difundido el martes en medios locales. "Para nosotros es como si no existiera".

Intervención norteamericana

Maduro volvió a reivindicar como una "victoria" el fallido intento de Guaidó para ingresar donaciones de Estados Unidos en alimentos y medicinas, el pasado 23 de febrero por la frontera con Colombia, alegando que era el pretexto de una intervención norteamericana.

En tal sentido, condecoró a varios oficiales de la Fuerza Armada que impidieron el paso de los cargamentos, entre ellos a Alberto Bermudes, comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral del estado Bolívar, fronterizo con Brasil y donde murieron siete personas y decenas resultaron heridas en enfrentamientos con los militares.

Lee: El Venezuela Aid Live ha recaudado 2.5 millones de dólares

"Hoy más que nunca estamos victoriosos frente a la conspiración, frente al chantaje. Mientras una minoría alocada continúa con su odio, en su amargura, allá ellos, ni les paremos bolas (prestar atención) compatriotas", exhortó.

Guaidó respalda propuesta de paro

El líder opositor respaldó este martes una propuesta sindical de ir a un paro para aumentar la presión sobre el presidente, que aseguró que la "minoría loca" opositora será derrotada.

Los dos bandos se medirán nuevamente en las calles porque tanto Guaidó como Maduro llamaron a sus seguidores a manifestarse en todo el país el próximo sábado.

El principal enviado de Washington para Venezuela, Elliott Abrams, dijo este martes que era "claramente una posibilidad" la imposición de sanciones secundarias contra ciudadanos o entidades no estadounidenses vinculadas al gobierno de Maduro

Pero aclaró que no se había tomado una decisión al respecto.

¿PDVSA se ha quedado sin compradores de crudo?

"Volveremos a las calles de toda Venezuela (...), estamos en un proceso irreversible que nos va a llevar a la libertad", dijo Guaidó a reporteros tras reunirse con representantes sindicales más temprano.

"Pensaban (en el gobierno) que la presión máxima había llegado (...) Sépanlo muy claramente, la presión apenas empieza, la movida social ahora es que va a la calle", agregó aludiendo a la marcha del próximo sábado.

Guaidó se reunió con miembros de cinco centrales obreras, que congregan a unos 600,000 trabajadores, entre ellos de la burocracia y de las empresas estatales de servicio eléctrico y telecomunicaciones, que propusieron ir a un paro que aún no tiene fecha, según el opositor.

Un regalo

Elliott Abrams aseguró este martes que sería un "regalo" si Maduro se presenta a unas elecciones con todas las garantías y compite por la Presidencia con otros candidatos.

"Sería un regalo de alguna forma porque, de acuerdo con las encuestas más recientes que he visto, solo tiene entre un 10 y un 15% del apoyo. En última instancia, es una decisión que le corresponde al pueblo venezolano", dijo Abrams en un encuentro con la prensa internacional.

La opinión de EU, explicó Abrams, es que "todos los partidos políticos", incluidos el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), tienen un "papel que jugar en el futuro" del país caribeño y depende del pueblo venezolano decidir "cuánto poder" le otorgan.

Pero, para Abrams, es "muy difícil" concebir cómo un "dictador como Maduro" puede jugar un papel en el futuro de Venezuela.

Lee: EU tiene en la mira a un inversor mexicano por Venezuela, según 'Bloomberg'

"Si quisiera construir una Venezuela democrática, ya tuvo una oportunidad de hacerlo, pero no lo hizo. Esas decisiones se las dejamos al pueblo venezolano. En toda transición en Latinoamérica, hay negociaciones", consideró el diplomático.

"Pero, -añadió- solo diré que es extremadamente difícil ver cómo podría jugar un papel positivo en unas elecciones democráticas y desde luego no jugó ese papel en las elecciones de mayo del año pasado".

Abrams avisó de que el gobierno estadounidense está "preparado" para presionar más a Maduro con acciones que podrían afectar a la economía y al sistema financiero, así como a altos cargos del "régimen".

Una de las opciones que EU está evaluando es la imposición de sanciones secundarias a aquellas compañías que negocien con empresas controladas por Maduro, como Washington ha hecho en el caso de las compañías extranjeras que compraban petróleo a Irán.

"Es siempre una posibilidad, pero no estamos ahí aún", subrayó.

Con información de AFP, Reuters y EFE

Publicidad
Publicidad