Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

España destraba su inestabilidad política

Los resultados de las elecciones del domingo permitirán formar con una coalición estable de gobierno para enfrentar los retos del país europeo.
lun 29 abril 2019 09:18 AM
Cautela
Cautela. El preisdente del gobierno español, Pedro Sánchez, tiene ante sí varias opciones para formar gobierno, pero ha preferido ocultar sus cartas.

MADRID- Parece una obviedad y no lo es. El resultado de las elecciones del domingo en España es que hay un ganador. En los últimos cuatro años no hubo uno claro. Pedro Sánchez, actual presidente del gobierno, tiene hoy ante si varias opciones para reelegirse.

El galimatías de partidos políticos que vive España desde 2015 provocó convocatorias anticipadas de elecciones y hasta un cambio súbito de presidente , limitando la capacidad de los gobiernos españoles para afrontar con estabilidad los grandes temas: el reto soberanista de Cataluña y una recuperación económica insuficiente después de la crisis iniciada en 2008.

El resultado del domingo puede resolver esto al dar un ganador claro, Sánchez, y un gran perdedor, el tradicional líder del centro derecha, el Partido Popular (PP). En lo que se interpreta como una movilización para contener el surgimiento de la extrema derecha de Vox, un 75% de los españoles salió a votar el domingo para darle una mayoría clara a las opciones a la izquierda del espectro político.

A diferencia de lo que ocurre en México, en España los electores no votan un presidente, sino unas listas de candidatos al Congreso presentadas por cada partido . Son necesarios 176 “escaños” para lograr la mayoría en el Congreso de los Diputados y por tanto elegir gobierno.

Sánchez contará con los 123 legisladores del PSOE. Puede sumar a sus escaños los 45 del Unidas Podemos liderado por Pablo Iglesias, un hijo de los “inconformes” de la crisis, más los del Partido Nacionalista Vasco y los minoritarios de Canarias y Cantabria. Sumaría así 175 votos, uno menos de los que necesita para ser reelegido. La abstención de un legislador de los otros partidos sería suficiente para lograrlo.

El actual presidente español tiene otra opción, que le evitaría negociar con los nacionalistas: pactar con Ciudadanos de Alberto Rivera, que con sus 57 diputados desafía el liderazgo del PP en la derecha, lo que le daría una mayoría absoluta suficiente para gobernar. No obstante, Rivera hizo campaña comprometiéndose a no pactar con el PSOE, y en la sede del partido de Sánchez los militantes socialistas le pedían que “no a Rivera”.

Publicidad

El mandato de los electores no deja lugar a dudas sobre quién formará gobierno, y qué orientación tendrán las políticas españolas en los próximos cuatro años.

Otro de los grandes vencedores de las elecciones del domingo fue Esquerra Republicana de Cataluña, que logró el mayor número de votos en Cataluña, aunque tiene a su presidente Oriol Junqueras en prisión por el intento secesionista de 2017 .

Otro vencedor.
Otro vencedor. El partido Esquerra Republicana de Cataluña logró el mayor número de votos en Cataluña.

Sánchez ha mostrado una mayor voluntad de diálogo, dentro del respeto a la Constitución de 1978, que sus rivales del PP, lo que llevó a sus opositores a declarar que con él termina.

La radicalización de la derecha

Uno de los efectos más notables de la movilización electoral del domingo es el peor resultado de la historia del PP, el gran partido de centro derecha español, con apenas 63 diputados. Presionado por el crecimiento de Vox, su líder optó por radicalizar sus posturas y lo pagó muy caro. El votante español es tradicionalmente de centro y son las opciones más moderadas las que llegan al poder. Sánchez supo jugar la carta de la llegada de la ultraderecha y presentarse como el candidato moderado capaz de contenerla.

Lee: Las claves para entender la destitución de Rajoy en España

La derecha se presentó fragmentada en los debates televisados y en su campaña. Los dividían posicionamientos sobre la corrupción, la migración o los temas sociales, y la pugna por liderar la oposición a Sánchez. La tesis de algunos era que esto lograría que los tres partidos de, Vox, PP y Ciudadanos, lograrían una mayoría absoluta insólita en la historia de la democracia española. Lejos de esto, apenas sumaron 149 escaños. Muy lejos de los que les permitirían formar gobierno.

Rechazo.
Rechazo. El Partido Popular, encabezado por Pablo Casado, obtuvo su peor resultado histórico, gracias a la radicalización de las propuestas de su líder, Pablo Casado.

Hora de negociar

Todos los participantes han optado por la discreción. Iglesias, Rivera y Sánchez no han mostrado sus cartas. Las elecciones autonómicas (regionales) del 26 de mayo están demasiado cerca como para que no pesen en la toma de decisión. Es probable que haya que esperar hasta entonces para saber cómo quedará el gobierno español y quiénes formarán parte de la coalición de gobierno. Dependiendo de los resultados locales y de las coaliciones necesarias para gobernar localmente, los partidos españoles decidirán cómo será el próximo gobierno. Una coalición de izquierdas, enfocada en sostener el estado del bienestar y en una negociación abierta con los independentistas, o una coalición más de centro, que incluya las propuestas liberales de Ciudadanos y un mayor distanciamiento de los partidos independentistas.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad