Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Dos sobrevivientes a la erupción del volcán en Nueva Zelanda rescataron a otros

Geoff y Lillani Hopkins iban en un yate turístico que partió poco después de la catástrofe , por lo que pudieron ayudar a varios de los heridos de White Island.
jue 12 diciembre 2019 01:57 PM
El volcán de la Isla Blanca
El volcán de White Island hizo erupción el lunes por la tarde.

Rebecca Wright y Will Ripley

Geoff Hopkins dice que nunca olvidará los gritos de los sobrevivientes de la erupción del volcán de White Island (Isla Blanca) cuando los subieron a la lancha.

Entre gritos de dolor, con la piel desprendiéndoseles de la cara y las extremidades achicharradas por el vapor y las cenizas, subieron a los sobrevivientes que traían en una lancha desde el islote.

Publicidad

Había "muchos gritos. Gritos de pánico", cuenta Hopkins, mientras recuerda los gritos de los heridos. "'Sáquenme de aquí. Me quemo, me quemo'".

El yate turístico en la que iba Hopkins acababa de partir de White Island, en la costa de Whakatane, Nueva Zelanda, luego de que el volcán hiciera erupción el lunes, 9 de diciembre. Había cuarenta y siete personas en la isla en el momento de la explosión. Hasta ahora, se ha confirmado la muerte de ocho personas.

Volcan.Nueva-Zelanada-Sobreviviente.jpg
La Geoff Hopkins como su hija tienen capacitación en primeros auxilios y se ofrecieron para ayudar conforme se desarrollaba la situación.

Inmediatamente después de la erupción, la tripulación del yate tomó la decisión de regresar a ayudar a quienes se habían quedado atrapados.

"Veíamos que había gente en el agua. Había gente nadando desde la isla", le cuenta a CNN Hopkins, pastor religioso neozelandés que iba de excursión con su hija Lillani.

Lee: ¿Debía haber turistas en una isla de Nueva Zelanda con un volcán activo?

Las 23 personas a las que subieron a bordo de la lancha tenían "quemaduras espantosas", dijo. "Mucha gente iba en shorts, camisetas, así que el rostro, los brazos, las manos, las piernas [estaban quemadas]", agregó. "Se les caía la piel, les colgaba de la barbilla, de los dedos, de los codos".

La embarcación, propiedad de una empresa llamada White Island Tours, estaba más habituada a hacer excursiones turísticas que a fungir como centro flotante de clasificación de heridos, pero conforme llegaban más víctimas en las lanchas, la tripulación preguntó desesperadamente si había algún médico entre los presentes.

Publicidad

Tanto Hopkins como su hija tienen capacitación en primeros auxilios y se ofrecieron para ayudar conforme se desarrollaba la situación.

La erupción de este volcán en Nueva Zelanda deja al menos 5 muertos

Hopkins recuerda la expresión de una de los tripulantes: "Su cara de horror mientras decía: 'necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir'".

Hopkins cuenta que conforme ambos turistas adoptaban el rol de primeros respondientes, se centraron en quienes tenían las heridas más graves.

De todas las personas a las que Hopkins ayudó, una pareja fue la que más lo impresionó.

Matthew Urey, de 36 años, y Lauren Barham, de 31, originarios de Virginia, Estados Unidos, estaban de excursión en la isla como parte de su viaje de bodas en el crucero Ovation of the Seas, de Royal Caribbean.

"Recuerdo que le pregunté su nombre y le costó decirlo", cuenta Hopkins, refiriéndose a Barham. "Él lo dijo por ella y agregó: 'Es mi esposa'. Ella preguntaba: '¿Cómo está mi esposo?', y él preguntaba: '¿Cómo está mi esposa?'".

Hopkins cuenta que su amor lo conmovió y oró para pedir que ambos sobrevivieran.

"Hay veces en las que oraba", recuerda. "No van a morir aquí, de regreso. No van a morir".

"Ella dijo: 'Este es el peor día de mi vida'. Yo tuve que decirle: 'Sí, así es. Pero tienes mucha vida por vivir".

"Cuando ella decía: 'Creo que no lo voy a lograr', lo reprendes. 'Vas a lograrlo. Eres fuerte. Eres una luchadora. Vas a salir de esto. Tienes un futuro'".

Publicidad

Urey y Barham están recibiendo tratamiento en dos hospitales diferentes, uno en Christchurch y otro en Auckland. En Nueva Zelanda hay cuatro unidades especializadas en quemaduras, pero ahora todas están llenas por el desastre de White Island.

Janet Urey, madre de Matthew, le dijo a CNN a través de FaceTime: "Es absolutamente devastador. Es mi peor pesadilla. Pero por otro lado, estoy tratando de concentrarme en lo positivo".

"Tuve la suerte de que Matt me avisara que está bien", dijo. "Muchas familias no supieron ni una palabra".

"Los minutos pudieron haber sido de vida o muerte para ellos", agregó Urey.

"El 33% de su cuerpo está quemado", explicó. "Muchas son quemaduras de tercer grado, que son bastante graves. Va a necesitar cirugía plástica, injertos de piel".

Fue un fin doloroso para el que debió haber sido un viaje de ensueño.

"Era el viaje de su vida", señaló Janet Urey. "Le dedicó mucho trabajo, esfuerzo y tiempo a planearlo para que fuera justo lo que querían. Esta habría sido la luna de miel perfecta".

CNN también se comunicó a través de mensajes de texto con Barbara Barham, la madre de Lauren. También viajó a Nueva Zelanda para estar con su hija.

"Todavía no sabemos cómo está", dijo. "Creemos que no está consciente".

Ambas mujeres ahora están emprendiendo el agotador viaje de Estados Unidos a Nueva Zelanda, sin la más mínima idea de qué les espera.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad