Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las muertes por COVID-19 en India pueden ser 10 veces más que las oficiales

Hasta 4.9 millones de personas pueden haber fallecido por la enfermedad en el segundo país más poblado del mundo, según un estudio del Centro para el Desarrollo Global, con sede en Washington.
mar 20 julio 2021 11:59 AM
El número real de muertes causadas por el COVID-19 en India podría ser hasta diez veces superior a las casi 415,000 registradas en el balance oficial, indicó un grupo de investigación estadounidense este martes.
India subestimó las cifras de fallecidos oficiales que reportaba a diario en el país, sobre todo durante la virulenta segunda ola que atravesó a mediados de abril, según el estudio.

El número real de muertes causadas por el COVID-19 en India podría ser hasta diez veces superior a las casi 415,000 registradas en el balance oficial, indicó un grupo de investigación estadounidense este martes.

El exceso de muertes en India durante la pandemia de COVID-19 podría llegar a 4.9 millones, según un informe del Centro para el Desarrollo Global, con sede en Washington, en coautoría con el ex asesor económico principal de India, Arvind Subramanian. El estudio incluyó muertes por todas las causas desde el inicio de la pandemia hasta junio de este año.

Publicidad

El informe también toma en cuenta el dramático aumento de casos y muertes entre abril y mayo en India a raíz de la muy contagiosa variante Delta del coronavirus, identificada allí por primera vez.

Los expertos en la situación india advierten desde hace tiempo que el balance está ampliamente subestimado en este país de 1,300 millones de habitantes.

A través del análisis de datos de tres fuentes diferentes los autores de este informe concluyen que el país asiático subestimó las cifras de fallecidos oficiales que reportaba a diario en el país, sobre todo durante la virulenta segunda ola que atravesó a mediados de abril.

Los expertos ponen en duda estas cifras, atribuyendo los errores más al nivel de estrés de unos servicios sanitarios saturados que a una manipulación deliberada.

De hecho, varios estados indios revisaron sus balances en semanas recientes, añadiendo miles de decesos atrasados.

Cómo se obtuvo el resultado

El informe de este centro se basó en estudiar "el exceso de mortalidad", el número de muertes adicionales en comparación al periodo previo a la crisis sanitaria.

Sus autores —entre los que se encuentran Arvind Subramanian, ex consejero económico en jefe del gobierno indio, así como un experto de Harvard— reconocen que estimar la mortalidad con fiabilidad estadística es difícil.

Publicidad

"Pero todas las estimaciones sugieren que el balance mortal de la pandemia es de una magnitud mucho mayor al recuento oficial", dijeron.

Las vacunas de Pfizer y AstraZeneca son eficaces contra la variante india

A través del análisis de datos de tres fuentes diferentes los autores de este informe concluyen que el país asiático subestimó las cifras de fallecidos oficiales que reportaba a diario en el país, sobre todo durante la virulenta segunda ola que atravesó a mediados de abril.

La extrapolación del registro civil a nivel estatal de siete estados arroja “un exceso de 3.4 millones de muertes”, por el COVID-19 en India, según el estudio.

En segundo lugar, la comparativa de los análisis de sangre que detectan la prevalencia del virus que se tomaron en la India y las tasas de mortalidad por COVID-19 a nivel mundial, que dan como resultado “un número más alto, de alrededor de 4 millones, informa la investigación.

Una encuesta elaborada tres veces al año a más de 800,000 personas repartidas en todos los estados de gigante asiático muestra también un escaso aproximado de 4.9 millones de muertes.

"Los decesos reales probablemente sean varios millones, no cientos de miles, lo que convertiría esto en la mayor tragedia humanitaria de India desde la independencia", indicaron los investigadores.

Tras la partición del imperio Indio Británico entre India, de mayoría hindú, y Pakistán de mayoría musulmana en 1947, la violencia confesional dejó cientos de miles de muertos. Algunos incluso hablan de un balance de dos millones de muertos.

Publicidad

El informe advierte de que los números de estas tres fuentes de datos presentan "deficiencias y también divergen en el patrón de muertes entre las dos oleadas de la pandemia".

En este sentido, las cifras podrían estar pasando por alto las muertes en los centros de salud en los que se detectaron escasez de suministros o saturación de pacientes con coronavirus, en especial durante la segunda ola.

India sufrió hace tres meses una de sus peores crisis sanitarias de su historia, y durante varias semanas se consideró el foco mundial de la pandemia, llegando a notificar más de 400,000 casos y más de 4,500 muertes en un solo día.

Por aquel entonces, regiones como Nueva Delhi o la occidental Maharashtra, la más castigada por la pandemia, reportaron eses de equipo médico y dejaron imágenes de hospitales colapsados que evidenciaron las graves carencias del frágil sistema de salud indio.

Las aguas sagradas del Ganges, en India, ahora rebosan de muertos por covid

Advertencias previas

Christophe Guilmoto, demógrafo del Instituto de Investigación para el Desarrollo, estimó recientemente en un estudio que el balance de muertos estaba más cerca de los 2.2 millones a finales de mayo.

Guilmoto observó que la tasa de mortalidad (por millón de habitantes) en India era un 50% inferior a la media mundial.

"Una cifra tan baja está en evidente contradicción con la gravedad de la crisis que afectó a la mayoría de las familias indias en el país, que se vio graficada en la dramática escasez de vacunas, test de COVID-19, ambulancias, en el acceso a personal médico, a camas de hospital, oxígeno, medicamentos, y finalmente ataúdes, madera, sacerdotes, lugares de cremación o entierro, como ha sido ampliamente informado en los medios indios e internacionales", escribió

Publicidad

El mes pasado, el ministerio de Salud indio atacó a la revista The Economist por asegurar en un artículo que el exceso de mortalidad era entre cinco y siete veces superior al balance oficial. El ministerio señaló que la pieza era "especulativa" y "desinformada".

Algunos expertos han dicho que el exceso de muertes es la mejor manera de medir el costo real del COVID-19.

"Para todos los países, es importante capturar el exceso de mortalidad, la única forma de preparar el sistema de salud para futuras crisis y prevenir más muertes", dijo Soumya Swaminathan, científica jefe de la Organización Mundial de la Salud, en Twitter.

Un informe de la OMS en mayo señaló que hasta tres veces más personas murieron en el mundo durante la pandemia (por coronavirus u otras causas) de lo indicado en las estadísticas oficiales.

La tercera ola

Ahora India está lejos del pico de la segunda ola alcanzada a mediados de abril. Con un total de 374 fallecimientos y poco más de 30,000 casos en las últimas 24 horas, India ha registrado el dato más bajo en 125 días.

A pesar de esta mejora de los datos, los expertos pronostican la llegada de una tercera ola de infecciones para las próximas semanas a causa de las nuevas variantes del virus originadas. Es por ello que el país confía en la vacunación como la única herramienta para poner fin a esta pandemia.

Desde el inicio de su ambiciosa campaña de vacunación el pasado 16 de enero, India ha administrado 412 millones dosis de la vacuna contra el coronavirus, 5.2 millones de ellas en las últimas 24 horas, según el último parte emitido por el Ministerio de Salud indio.

Con poco más de 85 millones de personas que han recibido la pauta completa, la "inevitable" nueva ola ha obligado a las autoridades indias a acelerar el ritmo de inoculaciones para evitar que un aumento drástico cifras provoque, otra vez, un colapso en los servicios médicos.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad