Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las mujeres en Afganistán en medio de la desesperanza por el ascenso talibán

Aunque los líderes islamistas han prometido respetar los derechos humanos, muchos desconfían y prevén el regreso de las prácticas del pasado, que limitaban la libertad femenina.
mar 17 agosto 2021 05:04 AM
Ley estricta
Durante 1996 y 2001, los talibanes en el gobierno impusieron una visión ultraortodoxa de la ley islámica que impedía a las mujeres estudiar o trabajar

La noticia del regreso de los talibanes al poder en Afganistán ha desatado la desesperanza entre la población del país. Miles de personas han tratado de huir del país en el aeropuerto. Pero son las mujeres quienes están más temerosas de lo que un nuevo régimen talibán puede traer para ellas.

"Para toda la nación, ver cómo todo se hundía en un instante, fue el fin del mundo", confesaba el lunes por la mañana a la AFP la estudiante afgana Aisha Khurram, de 22 años, pocas horas después de la entrada de los talibanes en Kabul.

Publicidad
Una periodista afgana denuncia que no le permitieron entrar a su trabajo

Khurram, que representa a la juventud afgana ante la ONU, tenía que haber concluido sus estudios en la Universidad de Kabul en los próximos meses. Pero el domingo por la mañana, ella y sus compañeros no pudieron volver entrar en el campus y su futuro es más que nunca incierto.

"El mundo y los dirigentes afganos abandonaron a la juventud del país de la forma más cruel que podamos imaginar", explica. "Es una pesadilla para las mujeres que han estudiado, que piensan en un mañana mejor para ellas y las generaciones futuras".

De acuerdo con un artículo de The Guardian, las estudiantes salieron corriendo del dormitorio de mujeres de la Universidad Kabul, pues la policía les había avisado que los talibanes habían entrado a la ciudad y golpearán a cualquier mujer que no usa una burka, un velo que les cubre todo el cuerpo, con excepción de los ojos.

“Esta mañana, cuando llegué a mi casa, la primera cosa que mis hermanas y yo hicimos fue esconder nuestras identificaciones, diplomas y certificados, Fue devastador. ¿Por qué debemos esconder las cosas de las que deberíamos estar orgullosas”, indicó una residente de Kabul en un artículo para el medio inglés.

Lee

¿Libertad prolongada?

¿Libertad prolongada?

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, lanzó la operación "Libertad Duradera" el 7 de septiembre de 2001, casi un mes después de los atentados terroristas del 11 de septiembre, que provocaron la muerte de más de 3,000 personas. Afganistán, entonces en manos talibana, se negaba a entregar a Osama Bin Laden, el líder de Al Qaeda, la organización terrorista que de adjudicó los ataques.
FOTO: Reuters/Goran Tomasevic
Canadian soldiers of NATO-led coalition take positions during patrol in stronghold of Panjwaii in Kandahar province

Derrota veloz

La coalición internacional, encabezada por Estados Unidos y sus aliados en la OTAN, derrota a los talibanes en menos de dos meses, pues capitularon el 6 de diciembre de 2001.
FOTO: Reuters/Stefano Rellandini
Una guerra olvidada

Una guerra olvidada

Estados Unidos se concentró en la invasión en Irak a partir de 2003. Esto permitió que los talibanes y otros grupos islamistas se reagruparan y formaran un movimiento de insurgencia.
FOTO: Reuters/Shamil Zhumatov
A German Bundeswehr army paratrooper sniper of the Task Force Kunduz opens fire next to a mascot during a drill in Kunduz, northern Afghanistan, December 8, 2010.

Promesas rotas

Aunque Barack Obama llegó a la presidencia de Estados Unidos con la promesa de terminar con la guerra, durante su gobierno se alcanzó un máximo de 100,000 soldados estadounidenses en Afganistán, con el fin de controlar a la insurgencia talibán y sofoca el avance de Estado Islámico.
FOTO: Reuters/Fabrizio Bensch
Muy lejos de la paz

Muy lejos de la paz

Aunque al principio de su presidencia, Trump lanzó una importante ofensiva contra los talibanes, en 2020 su gobierno alcanzó un acuerdo de paz con este grupo. Su sucesor, Joe Biden, avanzó en el retiro de las tropas de Estados Unidos en Afganistán, que debería haber concluido el 31 de agosto. Los talibanes aprovecharon esto y la debilidad del ejército afgano para avanzar y finalmente, tomar la capital Kabul.
FOTO: Reuters/Yannis Behrakis

“Todo lo que veía a mi alrededor eran las caras temerosas y asustadas de las mujeres y las feas caras de los hombres que odian a las mujeres, que no les gusta que las mujeres se eduquen, trabajen y tengan libertad”, señala la joven.

Publicidad

Pero, ¿a qué le temen las mujeres afganas con el arribo de los talibanes al poder? A continuación , explicamos algunas claves.

Hay nuevas manifestaciones en Kabul; los talibanes las dispersan con disparos

Un régimen de miedo para las mujeres

Durante 1996 y 2001, los talibanes en el gobierno impusieron una visión ultraortodoxa de la ley islámica que impedía a las mujeres estudiar o trabajar, salir de casa si no era acompañadas de un miembro masculino de su familia y les obligaba a llevar el burka —un velo integral— en público.

Las flagelaciones y ejecuciones, incluso la lapidación por adulterio, eran prácticas habituales en las plazas y estadios de las ciudades.

Sin embargo, la situación, sobre todo en las zonas rurales, no mejoró sustancialmente para las mujeres con la marcha de los talibanes en 2001.

Los talibanes están tratando de mostrar una faceta más moderada, prometiendo respetar los derechos de las mujeres y proteger tanto a los extranjeros como a los afganos. Han afirmado en varias ocasiones que respetarían los derechos humanos si regresaban al poder en Afganistán, enfatizando en los de las mujeres, pero de acuerdo a los "valores islámicos".

No obstante, muchos temen que los talibanes vuelvan a las duras prácticas del pasado. "Todos están preocupados", dijo un ex empleado gubernamental que ahora está escondido en Kabul. "Todavía no están apuntando contra la gente, pero lo harán, esa es la realidad. Tal vez en dos o tres semanas, por eso la gente está peleando por salir ahora”.

Publicidad

“Borrar a las mujeres"

Las afganas también miran con desconfianza las promesas de los talibanes, sobre todo aquellas que durante dos décadas pudieron ir a la universidad, ocuparon cargos de responsabilidad, sobre todo en la política, en el periodismo e, incluso, en el poder judicial y las fuerzas de seguridad.

En las últimas 24 horas, mujeres muy conocidas en Kabul expresaron en las redes sociales su tristeza al ver su país y toda su vida destrozadas a manos de los talibanes.

"Empecé el día mirando las calles vacías de Kabul, horrorizada", escribe Fawzia Koofi, militante por los derechos humanos y antigua vicepresidenta del Parlamento afgano. "La historia se repite tan rápido".

"El miedo se te graba, está ahí como un pájaro negro", añade Muska Dastageer, profesora en la Universidad estadounidense de Afganistán, inaugurada cinco años después de la marcha de los talibanes. "Abre sus alas y ya no puedes respirar".

La cuenta de Twitter de Rada Akbar, una mujer de 33 años, estaba llena el lunes de emoticonos de corazones rotos. "Mi amado Afganistán se hunde bajo mis ojos", escribió en un mensaje.

En otro, vemos la imagen (ya viral) de un hombre cubriendo con pintura blanca la foto en un escaparate de una sonriente mujer en traje de boda.

Para Akbar, este gesto muestra que buscan "borrar a las mujeres del espacio público", porque los talibanes no permiten la reproducción de imágenes de mujeres.

Rada Akbar, pintora y fotógrafa, es conocida por sus retratos, una reivindicación de la independencia y de la herencia de Afganistán.

Llamados a la comunidad internacional

El respaldo a las mujeres afganas y las muestras de apoyo de la comunidad internacional no se han hecho esperar. Un manifiesto feminista impulsado por mujeres de todo el mundo ha sido suscrito ya por más de 30,000 personas en apenas 24 horas.

El manifiesto se abrió desde este lunes a los hombres, una vez culminada la primera fase simbólica.

El llamamiento llega antes de la videoconferencia de ministros de Exteriores de la Unión Europea, que este martes analizarán la situación en Afganistán, controlado ya por los talibanes; el paso siguiente será hacerlo llegar al Parlamento Europeo y a ONU Mujeres.

Entre las firmantes hay mujeres de todos los sectores, multitud de personalidades destacadas como la escritora brasileña Nélida Piñón, Premio Princesa de Asturias, galardón que recibió también la norteamericana Siri Hustvedt, que también forma parte de esta iniciativa.

El manifiesto pide a la comunidad internacional que "exija del poder talibán mantener abiertas las fronteras para que todas las personas que deseen abandonar Afganistán huyendo de un poder fanático impuesto por la fuerza de las armas puedan hacerlo en unas mínimas condiciones de seguridad".

Reclama también que se "respete los deberes elementales de solidaridad y compasión humana admitiendo en los vuelos y convoyes de repatriación de extranjeros al mayor número posible de afganos y especialmente afganas en peligro inminente, hayan estado o no al servicio de Estados o instituciones que los talibanes consideran enemigos".

Y pide atención "a las mujeres en especial situación de riesgo, sea por haber desempeñado tareas profesionales prohibidas por los talibanes, asistido a escuelas y universidades, conducido su vida al margen de una moral fanática o cualesquiera otros motivos”.

La Nobel de la Paz Malala Yousafzai, que sobrevivió en 2012 a disparos de los talibanes por defender la educación de las mujeres, alertó este lunes que Afganistán vive una "crisis humanitaria".

"No podemos ver a un país retrocediendo décadas o siglos", dijo la activista pakistaní, de 24 años, en una entrevista con la cadena pública británica BBC.

"Debemos tomar posturas valientes para defender a las mujeres y las niñas" en Afganistán, subrayó Yousafzai, a quien cuando tenía 15 años un talibán le disparó en la cabeza cuando regresaba a casa en un autobús escolar.

Malala fue tratada de sus heridas en el Reino Unido, donde se asentó y ha estudiado una carrera en la Universidad de Oxford.

"No he tenido contacto con el primer ministro (británico), Boris Johnson", indicó la activista, que advirtió a los líderes mundiales de que "tienen un importante rol de liderazgo que jugar ahora mismo y deben tomar posturas valientes para proteger los derechos humanos".

"Los países deben abrir su fronteras a los refugiados afganos, a la gente desplazada", dijo la premio Nobel, que llamó asimismo a "garantizar que los niños y las niñas refugiadas tienen acceso a la educación" y que "sus futuros no se pierden”.

“Debemos defender los derechos humanos en Afganistán”

La mayoría de los países del Consejo de Seguridad de la ONU mostraron este lunes su honda preocupación por la violación de los derechos humanos en Afganistán y su temor a un eventual surgimiento del terrorismo en el país asiático tras caer en manos de los talibanes.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, que fue el primero en intervenir en la reunión de urgencia celebrada por el máximo órgano de la ONU, expresó las inquietudes compartidas por gran parte de la comunidad internacional.

"Debemos hablar con una sola voz para defender los derechos humanos en Afganistán", dijo Guterres, que agregó que le preocupan, "en particular, los relatos sobre las crecientes violaciones de derechos humanos contra las mujeres y niñas de Afganistán, que temen un regreso a los días más oscuros”.

Para las mujeres afganas, estas palabras no representan ninguna esperanza de apoyo. ¿Saben que la ONU fue creada para hacer más que “mirar” y tuitear, ¿verdad?”, escribió Dastageer este lunes.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió el lunes que dará prioridad al tratamiento de las mujeres y las niñas bajo el régimen talibán en Afganistán, después de la retirada de Estados Unido

Chile ofrece refugio

El canciller de Chile, Andrés Allamand, informó este lunes que Chile se encuentra trabajando para organizar evacuaciones de mujeres activistas de derechos humanos desde Kabul tras la toma por parte de los talibanes de la capital afgana.

"Cancillería trabaja con países amigos y ONG para ayudar a evacuar de Kabul a mujeres líderes de organizaciones de derechos humanos", afirmó Allamand en un comunicado oficial.

Según el titular de cartera, "no está en manos de Chile la evacuación física" de las personas, sí la ayuda en la fase posterior a la misma.

"El triunfo del Talibán en Afganistán es una desgracia para el mundo y una tragedia para las mujeres, que verán avasalladas sus garantías individuales", agregó Allamand.

Asimismo, el obierno tratará de que se incluya en alguno de los vuelos de rescate a la hermana de una estudiante afgana en Chile, que solicitó ayuda a las autoridades para poder repatriar a su familia.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad