Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Rusia puede solucionar la crisis energética de Europa? Putin dice que sí

Los precios del gas natural han registrado aumentos récord desde inicio de mes, una situación que recuerda la crisis del crudo de 1973.
mié 13 octubre 2021 12:28 PM
Vladímir Putin- AFP
Anunció que Rusia prevé lograr el objetivo para 2060.

Moscú- La escasez de los recursos marca el ritmo de los mercados energéticos en todo el mundo. Un claro ejemplo es el gas. Desde el martes 5 de octubre, ha presentado uno de los mayores incrementos en la historia del mercado. Todos los índices se elevaron, excepto en Estados Unidos.

Europa es la región más afectada por este aumento de los precios del gas, combustible que se usa para la generación de electricidad. Una situación similar ocurrió en 1973, cuando una crisis energética cuadriplicó el precio del crudo en muy pocos meses.

Publicidad

Rechazando cualquier responsabilidad en el aumento récord de los precios del gas, el presidente ruso Vladimir Putin se posicionó este miércoles como alguien capaz de aportar una solución a la crisis, dando lecciones a sus clientes —y rivales geopolíticos— europeos.

Durante un foro energético en Moscú, el presidente ruso se dijo dispuesto a incrementar el abastecimiento de gas.

"Si nos piden que incrementemos [las exportaciones] aún más, estamos dispuestos" a hacerlo, declaró el mandatario. "Aumentaremos [las exportaciones] tanto como nos lo pidan nuestros socios", añadió.

También afirmó que desea "un mecanismo de estabilización a largo plazo del mercado de la energía, lo que es muy importante en la difícil situación actual".

Según el mandatario ruso, los Estados europeos, a los que Rusia aporta un tercio del gas que consumen, se "equivocaron" al "delegar en la mano invisible del mercado" sus necesidades energéticas, en lugar de multiplicar en los últimos años los contratos a largo plazo con Moscú.

¿Qué busca la Unión Europea?

La Unión Europea (UE) busca diversificar sus proveedores de energía, tanto para reducir la huella de carbono como para reducir su dependencia de Moscú.

Vladimir Putin se aísla por caso cercano de COVID-19; confía en vacuna Sputnik V

Sin embargo, según Putin, el gas es una fuente clave si se quiere alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono. Además, anunció que Rusia prevé lograr ese objetivo para 2060, gracias al gas, cuya huella es mucho menor que la del carbón o la del petróleo.

Publicidad

Por otro lado, el presidente ruso reivindicó que su país es un socio comercial "fiable" que ha respetado "sus obligaciones contractuales".

Aludiendo a un nivel de exportaciones récord en 2021, se declaró dispuesto a "hablar de medidas adicionales".

No obstante, la estrategia de Rusia para aumentar sus entregas de gas al Viejo Continente, basada en nuevos contratos a largo plazo, no ha sido bien recibida por la Unión Europea.

Más corto, más barato, más moderno

Pero una serie de factores también redujo la oferta del gas, cuyo precio se disparó a niveles inéditos.

Las reservas de gas se encuentran en sus niveles más bajos en Europa, lastradas porque el invierno de 2020 se alargó y desde entonces no se han llenado. A esto se suma que el aporte de las energías renovables, como la eólica, ha sido menos significativo por motivos meteorológicos.

En este contexto, las miradas se posaron en Moscú, cuyos críticos acusan a Rusia de aprovecharse de la situación.

Según sus detractores, Rusia no abrió el grifo inmediatamente para convencer a Europa de firmar contratos a largo plazo, además de intentar acelerar la puesta en marcha del controvertido gasoducto Nord Stream 2.

Esa instalación abastecerá de gas a Alemania directamente en cuanto el regulador alemán dé su visto bueno, algo que podría llevar meses.

Publicidad

Varias voces se han alzado contra el polémico gasoducto, sobre todo en Europa del este, donde apuntan que el Nord Stream 2 hará que Europa sea más dependiente de Rusia, en detrimento de los intereses de Ucrania, un país habitual de tránsito.

De nuevo, Putin rechazó esos argumentos este miércoles, señalando que el gasoducto era "más corto" que las vías existentes, "más barato" de explotar y "más moderno" que las redes de suministro actuales.

Tanto para él como para la canciller alemana Angela Merkel, insistió, el Nord Stream 2 es "un proyecto estrictamente económico" que no tiene nada que ver con la política.

El fin de la era de Markel en Alemania, después de 16 años en el poder

El miércoles, reafirmó que está dispuesto a mantener sus capacidades de tránsito a través de Ucrania más allá de 2024, cuando expira el contrato actual.

Los derechos de tránsito son una fuente de divisas importantes para Ucrania, uno de los países más empobrecidos de Europa, aliado de los occidentales y en conflicto con Moscú desde 2014.

Publicidad
Publicidad