Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Cumbre de las Américas 2022: el plan de Biden para acercarse a América Latina

El presidente de Estados Unidos buscaba usar la reunión continental como una plataforma para mostrar el liderazgo de su país en la región, pero se ha eclipsado ante las disputas y la disidencia.
jue 09 junio 2022 05:04 AM
El preisdente de Estados Unidos, Joe Biden, parte de la Casa Blanca en Washington DC hacia Los Ángeles, California, donde asistirá a la Cumbre de las Américas.
La administración de Joe Biden minimizó la ausencia del presidente mexicano en la cumbre y continuó con sus planes para consolidar lazos en América Latina.

El presidente Joe Biden inauguraba el miércoles la Novena Cumbre de las Américas, concebida como una plataforma para mostrar el liderazgo de Estados Unidos en la reanimación de las economías latinoamericanas y el abordaje de la presión migratoria, pero se ha visto socavada por la discordia sobre la lista de invitados.

El plan del mandatario estadounidense de presentar un programa para estimular la recuperación en América Latina, ayudar a frenar el incremento de la inmigración y contrarrestar la creciente influencia económica regional de China, se ha visto empañado por un boicot parcial de varios líderes molestos por la decisión de Washington de excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Publicidad

La cita —donde se espera a más de 20 jefes de Estado— arrancó opacada por la ausencia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien desistió de participar porque Washington no invitó a Cuba, Nicaragua y Venezuela, al considerar que incumplían los estándares democráticos.

La presencia del presidente mexicano era clave para abordar la crisis de migración regional.

AMLO no asistirá a la Cumbre de las Américas

La administración de Joe Biden minimizó el asunto y continuó con sus planes para consolidar lazos en América Latina y frenar así el avance de China en la región.

Los funcionarios estadounidenses esperan que la Cumbre de las Américas en Los Ángeles y una reunión paralela de altos ejecutivos empresariales puedan allanar el camino para una mayor cooperación económica en la región, a medida que los países que luchan contra una alta inflación trabajan para acercar las cadenas de suministro bajo presión por la pandemia de COVID-19.

"Es mucho mejor para nosotros (...) tener una cadena de suministro aquí en las Américas que depender de una cadena de suministro que viene de China", dijo a Reuters el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, al margen de la Cumbre.

Ser una alternativa a China

En busca de presentar alternativas a China, funcionarios estadounidenses dijeron que Biden presentaría el miércoles una "Asociación de las Américas" para acelerar la recuperación tras la pandemia sobre la base de acuerdos comerciales existentes.

 

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo a líderes empresariales el miércoles que aún quedan "enormes desafíos" a la creación de un entorno positivo para la inversión en la región y apuntó a "todo, desde marcos regulatorios hasta corrupción”.

"Hay mucho capital por ahí, pero no va a desplegarse si el entorno en el que desea implemantarlo es simplemente demasiado arriesgado y complicado", dijo Blinken.

El plan apuntaría a movilizar inversiones, revitalizar el Banco Interamericano de Desarrollo, crear empleos de energía limpia, fortalecer las cadenas de suministro y promover el "comercio sostenible e inclusivo" en la región, dijo un funcionario de la administración.

El presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, dijo a la AFP que la región puede ser vista como un "mar de paz" para los inversionistas en plenas turbulencias globales por la invasión de Rusia a Ucrania.

El martes, la vicepresidenta Kamala Harris anunció inversiones privadas por 1,900 millones de dólares destinadas a impulsar el empleo y contener la migración desde Honduras, Guatemala y El Salvador, en momentos en que la frontera sur de Estados Unidos registra números récords de migrantes interceptados, originarios de países como Venezuela, Nicaragua o Haití.

Y Blinken lanzó una nueva "Red de Comunicación Digital" para luchar contra la desinformación en español en América Latina.

 

Reparar el descuido de Donald Trump

La administración Biden ha enmarcado la cumbre como una oportunidad para que Washington reafirme su compromiso con América Latina tras años de negligencia comparativa bajo su predecesor republicano Donald Trump.

De hecho, Trump no asistió a la Octava Cumbre de las Américas, celebrada en Lima, Perú en abril de 2018. En su lugar, asistió el vicepresidente Mike Pence.

América Latina y el Caribe es la región con más impacto directo en las vidas de los estadounidenses, de modo que, "dependiendo de como le vaya al hemisferio, nos irá a nosotros", dijo además el líder de la diplomacia estadounidense.

Blinken estimó que las "diferencias políticas" son una "fortaleza". "Tenemos gobiernos democráticos de izquierda, de derecha y de centro. Pero a pesar de las diferencias políticas que existen, si los fundamentos están ahí, podremos trabajar juntos de manera muy, muy efectiva", aseguró.

Pero las tensiones han perseguido repetidamente los preparativos.

Y las grietas diplomáticas de la Cumbre se han abierto de par en par esta semana cuando Washington optó por no invitar a Cuba y a los gobiernos de izquierda de Venezuela y Nicaragua, argumentando que su historial en materia de derechos humanos y democracia lo hacía imposible.

En un discurso difundido por la televisión estatal temprano el miércoles, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, dijo que Estados Unidos carecía de "autoridad moral" para hablar de democracia en la Cumbre.

 

"Los Estados Unidos tienen la capacidad de impedir la presencia de Cuba en Los Ángeles, pero no tienen el poder de callar nuestra voz, ni de silenciar la verdad", dijo Díaz-Canel.

En su demanda de que todos los países deben ser invitados, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que se mantendría alejado de la reunión hemisférica, mientras los líderes de Guatemala y Honduras, dos de los países que envían más migrantes a Estados Unidos, también afirmaron que no irían, socavando los esfuerzos de Biden para elaborar una "declaración" sobre planes conjuntos para abordar el fenómeno migratorio.

En tanto Nayib Bukele, presidente de El Salvador y otro actor clave en el tema migratorio, aún no ha hecho público si viajará.

Según los organizadores en Los Ángeles, líderes de más de 20 países asistirán a la Cumbre, incluidos Canadá, Brasil y Argentina.

La cumbre, que no se celebraba en Estados Unidos desde 1994, comenzó la semana con poco entusiasmo, pero este miércoles las ponencias de los dirigentes se sucedían unas tras otras.

Los asistentes esperan "anuncios que señalen un compromiso renovado de Estados Unidos", declaró a la AFP Guy Mentel, el director del grupo de reflexión Global Americans.

Reuniones de Biden con líderes de América Latina

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que asistiría y el jueves se reunirá con Biden.

Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de Biden, informó a los periodistas a bordo del avión presidencial Air Force One que el tema electoral está en la agenda y que Biden hablará de "elecciones abiertas, libres, justas, transparentes y democráticas".

Fervoroso aliado del expresidente Donald Trump, Bolsonaro puso en tela de juicio el resultado de la elecciones de 2020 que llevó al demócrata Biden al poder, tensando las relaciones entre Washington y Brasilia.

El martes, en la recta final al viaje que marcará el primer apretón de manos de ambos presidentes, Bolsonaro volvió a referirse al tema durante una entrevista con la prensa local.

"Quien habla [sobre fraude en las elecciones] es el pueblo de Estados Unidos. No voy a entrar en detalle sobre la soberanía de otro país. Pero Trump andaba muy bien y muchas cosas nos llegaron haciéndonos dudar. No queremos que eso ocurra en Brasil", dijo.

Las autoridades han blindado la seguridad alrededor de la zona hotelera y el Centro de Convenciones de Los Ángeles, donde se realizarán las plenarias, pero se esperan protestas.

Representantes indígenas de la Amazonía se manifestaron contra las actividades extractivistas en la selva, que se extiende por ocho países de la región.

"El destino de la Amazonía está en las manos de los líderes que se reúnen aquí. Es el futuro de la vida en el planeta, necesitamos actuar", dijo a la AFP la fundadora y presidente de Amazon Watch, Atossa Soltani, quien cuestionó que voces de estas comunidades fuesen excluidas de la cita.

Con información de AFP y Reuters

Publicidad
Publicidad