Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: La realidad letal de Estados Unidos

Peter Bergen señala que Estados Unidos es excepcional en muchos sentidos… incluidos sus índices de violencia con armas de fuego.

Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente de New America y profesor de la Universidad Estatal de Arizona. Escribió el libro United States of Jihad: Investigating America's Homegrown Terrorists. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(CNN) — Los estadounidenses suelen considerar que pertenecen a un país excepcional, y así es en muchos sentidos. Pertenecen a una sociedad tolerante y multicultural que ha guiado al mundo hacia un futuro más innovador e incluyente a través de las nuevas tecnologías y de la aceptación única de la diversidad cultural.

Sin embargo, Estados Unidos también guía al mundo de formas que no coinciden con la concepción a menudo autocomplaciente que muchos estadounidenses tienen de su país. Proporcionalmente, Estados Unidos encarcela a más habitantes que cualquier otro país del mundo, incluidos regímenes autoritarios como Rusia y China, según el Centro Internacional para Estudios Carcelarios. También lidera en otra estadística dudosa: en Estados Unidos mueren más personas a manos de otros ciudadanos armados que en cualquier otro país desarrollado, según la Encuesta sobre Armas Ligeras.

Lee: Estados Unidos lidera en el mundo la cantidad de tiroteos masivos

Según estadísticas del FBI, tan solo en 2011 murieron más de 11,000 estadounidenses por heridas de arma de fuego en Estados Unidos (no se cuentan los suicidios).

A pesar de todas las inquietudes razonables sobre el terrorismo yihadista en Estados Unidos, en un año cualquiera es más probable que un estadounidense muera a manos de otro estadounidense armado que a manos de un terrorista yihadista. Desde los ataques del 11-S, 95 estadounidenses han muerto a manos de terroristas yihadistas, un promedio de seis estadounidenses al año, según datos recabados por New America.

Publicidad

Por otro lado, en Reino Unido, país similar a Estados Unidos en cuanto a leyes y cultura, hay entre 50 y 60 muertes por arma de fuego al año en un país en el que la población es de alrededor de una quinta parte de la de Estados Unidos. En otras palabras: es unas 40 veces más probable que un agresor armado te mate en Estados Unidos que en Reino Unido.

Las Vegas son escenario del peor tiroteo en la historia de EU

El más mortal

El más mortal

El atentado dejó al menos 50 personas muertas y 200 heridas.
AFP/David Becker
Festival interrumpido

Festival interrumpido

El tiroteo se llevó a cabo durante el festival de música Route 91 Harvest que se realizaba el domingo en Las Vegas Millage, un recinto al aire libre en el Centro Mandalay Bay.
HANDOUT/Bill Hughes/Las Vegas News Burea
Minutos de horror

Minutos de horror

Uno de los asistentes al evento de country dijo que los disparos duraron entre 10 y 15 minutos.
AFP/David Becker
Un concierto

Un concierto

El cantante de música country Jason Aldean estaba actuando cuando comenzaron los disparos el domingo en la noche.
AFP/David Becker
Reporte

Reporte

Facebook activó su servicio "Security Check" para que las personas en el lugar se reporten con sus seres queridos
AFP/David Becker
En peligro

En peligro

Entre las víctimas hay policías que estaban fuera de turno.
Reuters/Steve Marcus
Operativo

Operativo

La policía reportó la presencia de un tirador activo en los alrededores del hotel Mandalay Bay Casino.
AFP/David Becker

Ciertamente hay ataques masivos ocasionales perpetrados por asesinos armados en Europa, como el caso del neonazi Anders Breivik, quien mató a 77 personas en Noruega en 2011, o el ataque en una escuela de Dunblane, Escocia, en donde murieron 16 niños en 1996. Pero estas son excepciones a la regla.

Aún no sabemos cuáles fueron los motivos de Stephen Paddock, quien el domingo 1 de octubre por la noche perpetró el peor tiroteo masivo de la historia moderna de Estados Unidos , en el que murieron al menos 58 personas y más de 500 resultaron heridas; lo que sí sabemos hasta ahora es que tenía al menos 10 rifles en la habitación desde la que perpetró la masacre.

Lee: Lo que sabemos de Stephen Paddock, el atacante de Las Vegas

Además, Paddock era originario de Nevada, estado en el que se permite la " libre portación ", es decir, que sus habitantes tienen permitido traer sus armas a la vista en público. ¿Qué otro país civilizado permite que sus ciudadanos lleguen, digamos, a un Starbucks, portando armas semiautomáticas?

Queda claro que la Segunda Enmienda es la Segunda Enmienda, así que las leyes estadounidenses ciertamente permiten que sus ciudadanos posean armas de fuego. Pero no es probable que la intención de los fundadores fuera dejar que los ciudadanos estadounidenses perturbados se hicieran de arsenales para matar a la mayor cantidad posible de conciudadanos.

nullTras cada suceso indignante (ya sea la masacre de Sandy Hook o el ataque en el club gay en Orlando), la opinión pública estadounidense y los políticos reflexionan en cierto grado sobre la cultura de las armas característica de Estados Unidos que se ha desarrollado en años recientes: prácticamente cualquier persona puede hacerse de un arsenal de armas. Pero siempre parece que ese momento de reflexión queda atrás.

Este es un tributo al poder político de la Asociación Nacional del Rifle, que promueve una aplicación absoluta de la Segunda Enmienda que permite que los menos de 1,000 estadounidenses que están en la lista de vetados para abordar aviones compren armas semiautomáticas legalmente.

Lee: La Casa Blanca omite debate sobre control de armas

Solo podemos esperar que los acontecimientos trágicos de Las Vegas cambien esto. Sin embargo, en vista de que las tragedias anteriores no han cambiado esta ecuación letal, hay pocas razones para tener esperanzas.

Eso nos deja resignados a un futuro distópico en el que los estadounidenses que asistan a algo tan inofensivo como una fiesta navideña en una oficina en San Bernardino en 2015, a un centro nocturno en Orlando al año siguiente, o a un concierto de música country como el del domingo en Las Vegas, tengan que vivir con la realidad letal de que podrían volverse blancos inocentes de sus conciudadanos fuertemente armados.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad