Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Invertir en Cetes o fondos de inversión, ese es el dilema

Cuando llega el momento de decidir a través de qué instrumento hacer crecer nuestro dinero, ahí es donde empezamos a enredarnos, opina Ilse Santa Rita.
Inversión
Inversión Los Cetes están diseñados para objetivos de corto plazo, o sea, menos de un año. Los fondos, en cambio, son más flexibles. (Foto: Billion Photos/Shutterstock / Billion Photos)

Nota del editor: Ilse Santa Rita es periodista de finanzas y negocios con siete años de experiencia. Trabajó en el periódico El Economista, en El Financiero-Bloomberg y en Grupo Expansión, donde fue –en diferentes etapas- reportera de finanzas personales y de empresas. Actualmente encabeza el área de contenido de www.piggo.mx , de GBM Grupo Bursátil Mexicano. Escríbele a su correo ilse@piggo.mx. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(Expansión) — Poner un negocio, irte de vacaciones, viajar por el mundo o pagarte la maestría, en fin, todos tenemos una razón por la que nos gustaría hacer crecer nuestro dinero, pero cuando llega el momento de decidir a través de qué instrumento hacerlo, ahí es donde nos empezamos a hacer bolas.

Muchas personas se preguntan si lo que les conviene es invertir en fondos o Cetes. Si tú eres uno de ellos, aquí te digo cómo funciona cada uno y cómo saber cuál es el ideal para ti.

Cetes

¿Qué son?

Publicidad

En términos súper simples, comprar Cetes significa prestarle dinero al gobierno. Tú le compras un Cete al gobierno y éste se compromete a regresarte tu dinero en un plazo determinado más un premio (rendimiento).

Perfil de riesgo

Son considerados instrumentos seguros porque, por un lado, quien te tiene que pagar ese rendimiento es el gobierno y, en la escala nacional de pagadores, el gobierno tiene la calificación más alta. Pero además, también son considerados instrumentos seguros porque tú conoces qué rendimiento te van a dar desde el momento en el que lo compras.

Lee: Haz que te pague el gobierno

Eso, sin duda, puede darte una sensación de certidumbre. Pero para que obtengas ese rendimiento es indispensable que conserves el Cete hasta su vencimiento. Un factor a considerar es que tienen plazos forzosos. Los hay de uno, tres, seis meses y un año, así que si compraste un Cete de un año y llegas a necesitar ese dinero porque le pegaste al coche, no podrás acceder a él.

Rendimiento

Publicidad

Actualmente, los Cetes a un año te dan un rendimiento de alrededor de 7.22%, mientras la inflación del último año ha sido de 6.44%, de acuerdo con datos del INEGI al cierre de julio. Eso significa que los Cetes te están dando un rendimiento ligeramente por arriba de la inflación. ¿Eso es bueno? Sí, eso es bueno hoy, pero no permanente. El Banco de México, que es el organismo encargado de decidir si las tasas en el país suben o bajan, dice que las tasas podrían empezar a bajar en los próximos meses.

Por estas fechas del año pasado, las tasas de Cetes a un año no llegaban a 5%. Entonces, si bien la tasa es atractiva hoy, no necesariamente lo serán en el futuro, por lo que no te puedes confiar y pensar que así es siempre.

Fondos de inversión

¿Qué son?

Un fondo de inversión es una especie de canasta donde muchos inversionistas ponen dinero y con él compran una gran variedad de instrumentos a los que difícilmente podrían acceder de forma individual.

Publicidad

Perfil de riesgo

El rendimiento del fondo depende del desempeño de los instrumentos que tiene “en la panza”. Por eso los fondos de inversión no te pueden garantizar un rendimiento. O sea, si a los instrumentos que tiene el fondo adentro les va bien, al fondo le irá bien. ¿Y si le va mal? ¡Exacto, adivinaste! El fondo correrá con la misma suerte.

Normalmente los fondos más riesgosos tienen un rendimiento potencial mayor. ¿Y cuando los fondos son menos riesgosos? ¡Le diste al clavo otra vez! El rendimiento potencial también es menor.

Rendimiento

Los fondos de inversión que se componen de acciones u otros instrumentos similares son considerados más riesgosos que aquellos que se componen de instrumentos de deuda (como los Cetes, precisamente).

Lee: La subida de tasas vuelve atractiva a la deuda mexicana

Publicidad

Una característica que tienen los fondos es que, al tener muchos instrumentos adentro, las instituciones que los manejan tienen la posibilidad de buscar oportunidades de mejores rendimientos en el mercado y reducir el riesgo porque, si a alguno de los instrumentos que tiene el fondo “en la panza” le va mal, puede compensar con otros a los que les vaya bien.

Pero entonces, ¿qué conviene?

La respuesta es: depende.

Los Cetes están diseñados para objetivos de corto plazo, o sea, menos de un año.

Los fondos, en cambio, son más flexibles (porque puedes retirar tu dinero sin tener que esperar un plazo determinado) y son muy prácticos para objetivos de un año en adelante.

Publicidad

Imagínate que estás invirtiendo para la universidad de tu hijo bebé y decides invertir en Cetes. En ese caso tendrías que estar renovando tus inversiones cada mes, cada tres meses o, en el mejor de los casos, cada año ¡pero por 17 años o los años que le falten! Suerte con eso.

En el caso de los fondos de inversión, tú metes tu dinero y ahí se queda sin que tengas que estar renovando nada. Si quieres hacer aportaciones cada mes, tu dinero se mete a la misma canasta y los rendimientos que el fondo va teniendo se reinvierten automáticamente.

Entonces la elección del instrumento dependerá de tu objetivo y qué tanta flexibilidad busques en un instrumento.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad