Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Cuando los seguros de auto también son vulnerables

La contención de un riesgo o la capacidad de reaccionar a éste no es asunto solo de las aseguradoras, sino un modo de acción que podemos emprender desde casa, opina Iván Hernández.
Seguros
Seguros A los movimientos financieros habría que sumar otros riesgos particulares: los sismos, las inundaciones, huracanes y afectaciones de la naturaleza.

Nota del editor: Iván Hernández es director de Tecnología y Producto en ComparaGuru.com, y es especialista en temas de emprendimiento, tecnología, marketing e innovación de negocios. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) — Las crisis ponen a prueba las capacidades para reaccionar no solo de las personas, sino también de las instituciones y empresas, incluso - o especialmente- aquellas que se dedican a garantizar la seguridad.

Ya en 2016, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que las aseguradoras son las compañías más expuestas a los vaivenes de precios internacionales y recomendó que todas deberían fortalecer sus ‘colchones’ de capital.

En el informe global de estabilidad financiera de primavera (2016), el FMI también indicó que si bien las compañías de seguros acumulan en el mundo una bolsa de inversión de 24 billones de dólares en activos y valores a largo plazo, en tiempos de crisis financieras o caída de valores de activos, las aseguradoras podrían ser incapaces de cumplir su rol de canalizar fondos a los ahorradores en momentos críticos.

Lee: Solo 8.6% de hogares en México están protegidos ante sismos

¿Las aseguradoras podrían ser rebasadas por la realidad? No precisamente, pero sí podrían verse afectadas para reaccionar rápido.

Publicidad

A nivel mundial, hoy existen riesgos mayores. Si a eso sumamos los productos de bajos intereses, las empresas aseguradoras se vuelven más vulnerables, al menos así lo advierte el FMI especialmente en compañías de Estados Unidos y Europa, donde también está visto que las aseguradoras corren los mismos riesgos que otras empresas de la industria financiera.

A los movimientos financieros habría que sumar otros riesgos particulares: los sismos, las inundaciones, huracanes y afectaciones de la naturaleza han demostrado que existe otro grado de vulnerabilidad en nuestro patrimonio. En un análisis preliminar, la aseguradora londinense Beazley estima en hasta 275 millones de dólares los daños materiales causados por los recientes sismos y tormentas en México, aunque la mayoría de las aseguradoras obtendrá sus primeros balances reales hasta noviembre. Las grandes afectaciones patrimoniales incluyen vehículos, viviendas, oficinas y negocios.

Lee: Moody’s ve impacto en aseguradoras por sismo del 19-S

¿Cuál es el seguro de auto más “seguro”?

En nuestro ámbito cotidiano, al riesgo diario de sufrir un accidente vehicular, un choque, el robo o extravío de nuestro auto, hoy habría que añadir (si no lo habías pensado antes) la posibilidad de tener una afectación natural, sin contar la multa por no tener seguro de auto. Trabajar en la prevención es una tarea que empieza en lo personal.

Coincidamos que tener seguro para el auto es inevitable, pero ¿cuál?, ¿cómo elegir la aseguradora que sí tendrá capacidad de respondernos en una crisis de cualquier magnitud?

Según nuestra experiencia en comparar pólizas de seguro de auto, la principal diferencia entre los seguros radica en lo que el automovilista está dispuesto a invertir. El procedimiento para reclamar el seguro es más o menos similar en cualquier compañía, no obstante, la compensación de daños es distinta por detalles que el conductor ignoraba al momento de contratar.

Las recomendaciones generales para contratar el seguro de auto más ‘seguro’ son:

1. Revisar qué se comenta de la aseguradora. No solo hablamos de sus redes sociales o los foros, que dan un punto de vista interesante pero imparcial. Además, acude a entidades dedicadas a evaluar a las aseguradoras, como el Índice de Desempeño de Atención a Usuarios (IDATU), que publica un ranking de las aseguradoras, respecto a la atención de quejas que los usuarios presentan.

2. Conoce bien lo que pagas. ¿Has sentido que justo después de una inundación o un averío parcial de tu auto, sientas que la aseguradora “te deja abandonado”? ¿Sabías de antemano qué tipo de póliza pagaste? Como propietario del auto es tu obligación revisar la póliza y verificar que tenga cobertura de daños materiales, específicamente el rubro de desastres naturales (temblores, incendios, rayos, explosiones, ciclones, huracanes, tornados, granizo, erupciones volcánicas, entre otros). Recuerda que las aseguradoras asumen como pérdida total del auto cuando los daños representan más del 50% en el vehículo.

Lee: Seguros hipotecarios no alcanzan para pagar daños por 19-S

3. ¿Tu aseguradora te puede ofrecer más? Ciertas compañías de seguros ofrecen paquetes o extensiones, que son coberturas adicionales para determinadas situaciones, a cambio de pagar una diferencia. Por ejemplo, el seguro de cobertura amplia y limitada amparan daños provocados por un desastre natural, pero el conductor puede comprar además una cobertura de daños materiales más amplia, cubrir las modificaciones y/o adaptaciones realizadas al vehículo, asegurar los neumáticos y ciertas autopartes entre otras. Si tu aseguradora ofrece opciones de extensión de la póliza, vas por buen camino.

4. ¿Te dan solo servicio o BUEN servicio? Hay más de 50 compañías aseguradoras registradas en la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), de las cuales al menos la mitad oferta seguros para autos en México. No obstante, tanto las compañías aseguradoras como las pólizas suelen ponerse a prueba hasta que llega el momento de usar el seguro. No esperes una catástrofe para saber qué trato tienes como cliente.

Sé cuidadoso al comparar servicios y precios, pues no hay mejor cliente que uno informado y selectivo. Pagar puntualmente y tener tus papeles del auto en regla te dará una certeza adicional en la prevención de riesgos. Por otro lado, debes saber que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros ( Condusef ) es la entidad responsable de apoyar al conductor en caso de que la aseguradora se desentienda.

La contención de un riesgo o la capacidad de reaccionar a éste no es asunto solo de las aseguradoras, sino un modo de acción que podemos emprender desde casa.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad