Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: ¿Por qué Macron no le quitaba las manos de encima a Trump?

El mandatario francés quería demostrar que él es, de hecho, el encantador de Trump, capaz de persuadirlo de alejarse de sus peores instintos, opina Frida Ghitis.
jue 26 abril 2018 09:35 AM

Nota del editor: Frida Ghitis, columnista de asuntos mundiales, fue corresponsal y productora de CNN. Colabora frecuentemente con CNN, el Washington Post y World Politics Review. Síguela en Twitter como @FridaGhitis . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Parecía una misión imposible. El presidente de Francia llegó a Washington con los objetivos contrapuestos de seducir al presidente de Estados Unidos, Donald Trump (cuya idea de amor exige muestras públicas y efusivas de afecto) y al pueblo estadounidense, que en su mayoría, según las encuestas , no quiere tanto a su mandatario. Para dificultar aún más su tarea, tuvo que preocuparse por el público en Europa, particularmente en Francia, en donde Trump es más impopular todavía . Para Emmanuel Macron, cautivar a Trump conllevaba el riesgo de hacer vomitar al resto del mundo.

Pero de alguna manera, con las tácticas sutiles de un francés enamorado ficticio, lo logró. Claro que este romance está motivado por un cálculo frío y ese fue el secreto de Monsieur Macron. Quería demostrar que él es, de hecho, el encantador de Trump, capaz de persuadirlo de alejarse de sus peores instintos. Más específicamente, Macron quería persuadir a Trump de no cancelar el tratado nuclear con Irán, de no retirar a las tropas estadounidenses de Siria y de reincorporar a Estados Unidos al Acuerdo de París sobre el cambio climático.

nullDesde que llegó, la dimensión física de sus maniobras políticas fue digna de ver. La relación que comenzó en mayo pasado con el legendario apretón de manos quebrantahuesos y que siguió en París con el apretón de manos más largo de la historia , pasó a territorio estadounidense con un festival de toqueteos entre machos, con interacciones interminables y a menudo incómodas .

Ambos compitieron por ver quién podía tocar más al otro. Se dieron palmaditas y masajes de espalda. Cada apretón de manos exigió una palmadita o un apretón adicional. Vimos a Trump "sacudirle la caspa" a Macron y decir "amo a este tipo" después de que Macron lo besara al final de una conferencia de prensa .

Lee: Trum ¿da un beso a Macron?

Publicidad

El lenguaje corporal detonó toda clase de análisis de conducta de primates. Era claro que ambos competían por el dominio. Otros expertos detectaron afecto genuino.

Los masajes de espalda aparentemente dieron resultado. Parece que convenció a Trump de que abandonar Siria dejaría la puerta abierta para Irán y dejó intrigado a Trump al combinar a Irán con Siria y proponer un nuevo "tratado" (la renegociación del tratado nuclear serviría, entre otras cosas, para abordar el tema de las actividades de Irán en Siria y Yemen). "Creo que tenemos una buena oportunidad de llegar a un acuerdo mucho más grande, tal vez", reflexionó Trump , quien con su sintaxis característica, agregó: "tal vez no acuerdo".

Todo esto es el medio para un fin. Trump, quien ha visto caer como nunca antes la aprobación del liderazgo de Estados Unidos durante su presidencia , quería demostrar que tiene amigos y quería reclutar el apoyo de Francia en el escenario mundial. Macron necesitaba este viaje para consolidar su alianza con Washington y demostrar que es el nuevo líder de Europa. Con Trump de su lado, Macron se dirigió al Congreso, al pueblo estadounidense y al mundo, de hecho. Su discurso del miércoles 25 de abril fue una pirueta retórica con la que repudió gran parte de lo que Trump representa

nullMacron provocó que los miembros de ambas cámaras, de ambos partidos, se pusieran de pie, con lo que demostró que hay puntos en común en la política local, lo que sorprendió a muchos estadounidenses.

Empezó hablando con el idioma de la libertad, al que este país es sensible. Luego, pareció que se refirió tácitamente a Trump al hablar en contra del nacionalismo, de infundir miedo, del aislacionismo. El nacionalismo "puede ser tentador —dijo— pero cerrarle la puerta al mundo […] no sofocará los temores de nuestros ciudadanos, sino que los avivará".

Habló de las amenazas al orden mundial y advirtió que "lo que amamos está en riesgo. Lo que amamos está en peligro". Hizo un llamado a Estados Unidos a encabezar la defensa de los valores y las instituciones del mundo libre que ha promovido y defendido.

Lee: Macron dispara en el Congreso de Estados Unidos contra la agenda de Trump

Lanzó una advertencia contra el proteccionismo, contra "el aseguramiento de la industria actual" en vez de la "transformación de nuestra economía para estar a la altura del desafío global". Reprendió por el cambio climático y dijo: "No hay un Planeta B". Agregó: "Estoy seguro que algún día, Estados Unidos volverá a unirse al Acuerdo de París". Dijo que Estados Unidos y sus aliados tienen que encabezar la defensa del orden mundial.

Macron decía que Estados Unidos sigue siendo el país indispensable. Hasta que el presidente de Estados Unidos retome su función como defensor de los derechos humanos, la democracia y el multilateralismo, Macron será el que le indique que ese es el camino a seguir. Demostró que si para eso tiene que besarlo, halagarlo y susurrarle al oído, está dispuesto a hacerlo.

Lee: ¿Qué dice de Trump su lenguaje corporal?

Su público entendió justamente qué estaba haciendo. Fue una actuación magistral para un hombre que se enfrentaba a una misión casi imposible. No sorprende que el Congreso entero le haya brindado una larga ovación de pie.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad