Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

T-MEC / header especial

OPINIÓN: Guerra comercial, ¿mezquindad o estrategia?

Todo parece indicar que, efectivamente, el arancel para México sería un instrumento de presión para nuestro país y para los demás socios comerciales de Estados Unidos, opina Iván Franco.
jue 31 mayo 2018 01:12 PM

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en su cuenta de Twitter @IvanFranco555 .Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – Todo acto de guerra es un acto de mezquindad de los gobiernos, o de quienes lo promueven. No hay otra razón.

Esto aplica también para las guerras comerciales. Particularmente, para la medida tomada por Estados Unidos de imponer aranceles al aluminio (10%) y al acero (25%) que se importa desde México y desde otros países socios comerciales.

OPINIÓN: 3 cosas a considerarse por los aranceles de EU a México

El arancel es una medida proteccionista y recaudadora que beneficia al gobierno que cobra el impuesto. Pero, que afecta al consumidor de ese país y al productor del país que exporta el insumo.

Es decir, el gobierno estadounidense extrae las rentas del producto del comercio, con el pretexto de proteger a sus industrias locales.

Publicidad

OPINIÓN: La chispa que detonaría una guerra comercial de mayor escala

No está claro si la medida de Trump es proteccionista, de corto plazo, o es parte de una estrategia más integral y compleja. Hay que recordar que, Estados Unidos enfrenta desde hace años una gran encrucijada por el control económico global y del dólar.

nullTodo parece indicar que, efectivamente, el arancel para México sería un instrumento de presión para nuestro país y para los demás socios comerciales de Estados Unidos. Puede ser, incluso, que el arancel sea una llamarada de petate con fines meramente políticos y electoreros. Recordemos que Trump necesita reorganizar a su base electoral con miras a las elecciones de noviembre.

Lo que es un hecho, es que imponer aranceles a México es una medida mezquina que podría traer graves consecuencias para el país.

Lee: La 'guerra del acero' pega al peso mexicano

La imposición viene en un muy mal momento. Estamos en medio de una incertidumbre exacerbada. En el primer trimestre del año se registró un retiro de capitales por casi 8,000 millones de dólares por parte de inversionistas mexicanos. Una cifra muy superior a la vista en el mismo periodo del año anterior.

La elección presidencial está volcándose hacia un cambio de gobierno que muchos no desean, y eso abona a la incertidumbre que provocan las acciones de Estados Unidos. Por su parte, México respondió con la imposición de aranceles a otros productos provenientes de Estados Unidos.

Lee: Estados Unidos anuncia castigo al acero de México y Canadá

No estoy seguro ni mucho menos convencido que las medidas recíprocas tengan un efecto disuasivo para el gobierno de Trump. Nuestro país tiene disponibles estas cartas, pero el poder de negociación de nosotros es mucho menor que el que tiene Estados Unidos.

Es decir, esperemos que a nuestro país no le salga el tiro por la culata y que realmente las medidas espejo ayuden a mitigar el temperamento visceral de Trump. Aunque lo dudo.
Por lo pronto, podemos despedirnos de la renegociación del TLCAN.

nullDesde hace más de un año he comentado en este espacio que en nuestro escenario básico, no vemos la factibilidad de una renegociación, sino una salida estratégica por parte de Estados Unidos. Desafortunadamente, este escenario se está cumpliendo. Al gobierno mexicano ya se le fue de las manos el proceso.

Lee: México responde y anuncia castigo a importaciones de EU

Ahora, tenemos que esperar las reacciones de las industrias acereras y del aluminio de nuestro país ante la medida arancelaria. Aquí estará la clave para ver un proceso en cadena de otras industrias, que nos lleve hacia una situación menos promisoria.

Desafortunadamente este escenario se da en el final de esta administración y no podemos dejar de pensar en el fantasma de las crisis transexenales. Esperemos que no ocurra. Por ello, es fundamental trabajar con mesura en lo posible y quizá, postergar algunas decisiones comerciales importantes para el próximo gobierno que será electo en un mes.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad