Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: La fórmula del crecimiento de corto plazo para México

En el contexto del próximo gobierno, ¿será posible superar la barrera de bajo crecimiento en una ventana corta de tiempo?, cuestiona Iván Franco.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en su cuenta de Twitter @IvanFranco555 .Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – El consumo privado, el gasto público, la inversión y las exportaciones netas son los cuatro componentes de la identidad macroeconómica del producto interno bruto, que, comparadas trimestralmente, componen el crecimiento del PIB.

El consumo privado es el componente que tiene la mayor importancia, con aproximadamente 67% del PIB. Después le siguen las exportaciones brutas con un 35% (a la que hay que restar las importaciones), la inversión, con un 20.5% y finalmente, el gasto público con 11.7% del PIB.

Lee: El equipo económico de AMLO descarta desaceleración en 2019

Publicidad

Para crecer a tasas superiores al promedio actual de 2.5% anual y dado que el motor de crecimiento de la economía es el consumo privado, es indispensable elevarlo.

Actualmente, el pronóstico de crecimiento para México se estima alrededor del 2.5% en el año 2019.

Considerando que la inversión privada cayó -1.5% en 2017, que la política monetaria pasó a zona de restricción y que el crédito al consumo se desaceleró, ¿qué elementos determinarán el crecimiento en el consumo en el año 2019 y después?

La siguiente pregunta sería, ¿cómo elevar el consumo y, por qué no, los demás componentes del PIB, para que se alcance una tasa de crecimiento promedio de 4% por año?

Publicidad

En el contexto del próximo gobierno, ¿será posible superar la barrera de bajo crecimiento en una ventana corta de tiempo? ¿Cómo influirá el ciclo económico con ocho años previos de crecimiento positivo?

Estos son los factores riesgosos para la economía tras el triunfo de AMLO

Quizá, ¿sería necesario sentar nuevas bases para ampliar la frontera del crecimiento con la ayuda de otras reformas que potencialicen la inversión?

Crecimiento de corto plazo y largo plazo

Publicidad

Hay dos perspectivas para el crecimiento económico. La primera, es el crecimiento de corto plazo o coyuntural, resultado del retorno de la inversión y de las mejoras en la productividad de periodos anteriores, de un mayor gasto público, de la expansión del crédito, de nuevos puestos de trabajo y de los aumentos del ingreso de las familias, entre otros factores.

El otro enfoque de crecimiento es estructural o de largo plazo, fundamentado en el avance tecnológico, en la estructura poblacional, en la maduración de las inversiones y de grandes proyectos; por ejemplo, en materia energética, que coadyuvan a elevar el crecimiento potencial de la economía.

Lee: Esta es la ruta para aprobar el Paquete Económico 2019

Publicidad

No obstante, este tipo de crecimiento es más lento y las medidas que se tomen hoy redituarán en un par de años más.

¿Qué se necesita en el corto plazo?

A fin de que México registre un mayor crecimiento promedio en el corto plazo, es imprescindible que se expanda el consumo privado; ese mismo que representa un 67% del PIB. Para ello, tanto las empresas como las familias deben ampliar su capacidad de gasto.

Publicidad

La forma de aumentar la capacidad de gasto de las personas es incrementando su ingreso, tanto laboral como no laboral. Y, en lo colectivo, con la generación de nuevas plazas de trabajo que amplifiquen la masa salarial de la economía.

Para las empresas, principalmente las Pymes, a través de mejoras regulatorias y competitivas que le den un acceso más equitativo al mercado, además de fuertes incentivos fiscales. México es un país de oligopolios, donde la participación de mercado está muy concentrada en pocos competidores. Esto inhibe en buena medida el crecimiento emprendedor.

Políticas redistributivas

Publicidad

En cierta medida, uno de los detonantes del crecimiento de corto plazo será el gasto público propuesto por el próximo gobierno. Sin embargo, si se desea mantener las finanzas públicas sanas habrá que redirigir eficazmente el gasto actual. El monto de las transferencias de los programas sociales del nuevo gobierno será un propulsor del consumo privado en el corto plazo. Sobre todo, porque beneficia a las personas sin ingresos, que destinarán esas transferencias a la compra directa de bienes de consumo.

Lee: Peña Nieto heredará la deuda más alta de los últimos 25 años

Otra política redistributiva con impactos en el crecimiento de corto plazo es un aumento al salario mínimo. Aumentar el salario mínimo, también es una política redistributiva. Y, contrario a lo que piensan algunos analistas, es 100% válida.

He comentado con anterioridad que el aumento al salario mínimo promovería, eventualmente, una alineación de los demás salarios de la economía. Por ahora, lo importante es reconocer que el aumento al salario mínimo tiene impactos positivos en el consumo de corto plazo.

Publicidad

OPINIÓN: Es posible y necesario tener mejores salarios en México

Si se eleva el salario mínimo a 132.5 pesos por día, en una primera etapa como propone el próximo gobierno, se estaría beneficiando el consumo de al menos 4.4 millones de trabajadores subordinados que, de acuerdo con la ENOE, perciben el equivalente a un salario mínimo.

Aumentarlo promovería un impacto relativamente rápido. Más aún, es una forma de acelerar el consumo privado final y, por ende, del PIB nominal de manera consistente.

Estos son los 3 obstáculos de México para el crecimiento económico
Publicidad

Dependiendo del monto y de la efectividad operacional, las políticas redistributivas pueden aumentar el crecimiento del consumo privado en uno o dos puntos porcentuales en términos nominales en un año.

¿Aumentaría la inflación con el aumento salarial?

Depende de las expectativas de inflación que se generen ante un alza salarial. Con una política monetaria en zona restrictiva por tiempo indefinido, lo más importante será informar al mercado que el aumento al salario mínimo es una medida redistributiva con un sesgo hacia el consumo.

Publicidad

Esto quiere decir que no existe un factor externo que esté impactando la estructura de costos de las empresas.

Lee: Un 'vigilante' del dinero público en la próxima administración es factible

Esto es relevante porque no es lo mismo para un productor que el costo de sus insumos aumenten por razones de mercado, que el costo del trabajo se incremente por una razón redistributiva. Son dos escenarios completamente diferentes que deben impactar en la formación de precios, también de manera distinta.

En una de sus primeras entrevistas, el próximo secretario de Hacienda comentó que esperaba una inflación en el año 2019 de alrededor de 5%.

Publicidad

¿Será que está descontando el impacto inflacionario de un aumento salarial general? Probablemente.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad