Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: El terrible error de Trump sobre los incendios forestales en EU

El presidente estadounidense ha mostrado poca preocupación por las comunidades expuestas al peligro y mejor dedica su tiempo a difundir información errónea, comenta Athan Manuel.

Nota del editor: Athan Manuel es el director del Programa de Protección de Tierras de Sierra Club. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(CNN) - En este momento 100 incendios forestales están activos en todo el oeste estadounidense, incluido el del Complejo Mendocino en California, el mayor caso en la historia del estado. Miles de bomberos y personal de apoyo trabajan incansablemente para proteger las vidas y las propiedades.

A medida que la cantidad de hectáreas quemadas sigue aumentando está claro que los incendios forestales son ahora una amenaza imposible de ignorar y que ya no están sujetos a las estaciones del año. Las familias han perdido seres queridos, hogares y negocios y muchas todavía están bajo órdenes de evacuación sin saber lo que les espera cuando regresen.

Sin embargo, de muchas maneras importantes, el presidente Donald Trump ha mostrado poca preocupación por las comunidades expuestas al peligro y mejor dedica su tiempo a difundir información errónea sobre la causa de los incendios. Aunque aprobó una declaración de desastre este fin de semana, su afirmación de que los bomberos no tienen suficiente agua para combatir los incendios en California es descaradamente falsa e inútil para las labores de ayuda.

Publicidad

Lee: California registra el incendio más grave de su historia

Pero quizás más peligroso que su mentira es la manera en que combina dos cuestiones separadas: la gestión del agua y los incendios forestales. Tal afirmación ignora que el cambio climático es la verdadera razón por la cual la temporada de incendios forestales ha sido tan intensa. El cambio climático agrava los incendios forestales al crear condiciones más cálidas y secas, que a su vez conducen a temporadas de incendios más prolongadas. Equivocarse en la causa impide el análisis de riesgo real y genera soluciones ineficaces.

Una y otra vez hemos visto a Trump negar lo obvio. Promete que traerá de vuelta el "hermoso y limpio carbón", a pesar de la clara evidencia económica que prueba lo contrario. Proclama su apoyo al aire y agua limpios, pero su administración trabaja a destajo para desmantelar las medidas de protección para el aire que respiramos y el agua que bebemos. Promete recordar a aquellos que han sido olvidados, a pesar de las repetidas propuestas que pondrían en mayor riesgo a los más vulnerables: las familias que viven cerca de fuentes de contaminación.

Trump se niega a aceptar el cambio climático, a pesar de la convincente evidencia científica y sus efectos altamente visibles en la naturaleza cambiante de, por ejemplo, los incendios forestales. Su consistente incapacidad para ver esas señales tiene implicaciones en la vida de millones de personas en todo el país que viven en comunidades potencialmente amenazadas por brutales incendios.

Publicidad
California
Los años de sequía han creado condiciones ideales para incendios forestales en la zona, de acuerdo con expertos.

Por desgracia el cambio climático ha aumentado el riesgo de incendios más frecuentes e intensos. Hoy la temporada de incendios es 20% más larga que hace 35 años como resultado del aumento de las temperaturas globales, y podemos esperar que las áreas de incendio se expandan para cubrir más territorio de Estados Unidos en el futuro cercano. No seguir una gestión forestal racional nos pondrá en peligro.

La ciencia ha demostrado que una forma de disminuir el riesgo de incendios enormes y descontrolados es permitir incendios naturales regulares o quemas controladas, producidas intencionalmente para mejorar la salud del bosque. Y ahí está la palabra clave: ciencia. El manejo de incendios y bosques debe basarse en una ciencia sólida y adaptarse a las condiciones y los descubrimientos cambiantes, en lugar de aferrarse a prácticas ineficaces del pasado. Los incendios, incluso los grandes, siempre han sido parte de la naturaleza. Juegan un papel importante para mantener los bosques saludables.

Publicidad

Los bosques saludables también son una de nuestras mejores defensas contra el cambio climático. Aunque aniquilarlos beneficie a algunos productores de madera, no salvará nuestras comunidades. Por supuesto tenemos que saber discernir, los árboles que amenazan la seguridad pública, las carreteras y los hogares deben ser retirados.

Lee: Más de 1,000 viviendas son destruidas por incendio en California

Debería haber cortafuegos cerca de las comunidades y debería haber un adecuado espacio de defensa alrededor de los inmuebles. Muchas estructuras en riesgo se pueden salvar si están diseñadas y mantenidas adecuadamente para resistir el fuego.

Sin embargo, todos estos pasos tienen poco que ver con la tala industrial y las plantaciones de árboles, que no proporcionan los beneficios de un bosque natural y en realidad pueden aumentar la probabilidad de incendios grandes y atípicos.

Publicidad

El consenso científico actual, reforzado por los terribles incendios en todo el país, es que nuestro clima ya está cambiando. En respuesta debemos centrarnos en financiar adecuadamente los esfuerzos de gestión y combate de incendios, destinar dinero a la prevención en las áreas donde las personas viven y trabajan y crear comunidades preparadas para los incendios.

Lee: El golfo de California es cuna de diversa fauna

Con todo, la seguridad a largo plazo de más de 40 millones de hogares en áreas propensas a incendios forestales dependerá de la eficacia con que abordemos la contaminación atmosférica que está causando el calentamiento global. Eso significa construir vehículos más limpios, atajar el combustible sucio y alejarnos de las industrias que generan contaminación, como las centrales de energía a base de carbón y los automóviles ineficientes, un esfuerzo que Trump obstaculiza.

Depende de todos nosotros asegurarnos de que las espurias declaraciones de Trump no nos distraigan de las soluciones reales que están a nuestro alcance.

Publicidad
California
Trump opinó que el gobernador de California, Jerry Brown, debería permitir el flujo libre del agua desde el norte.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad