Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: El caos del 'brexit' está aquí hoy, mañana y probablemente todo 2019

La marcha atrás en todos los compromisos que se han hecho desde diciembre pasado dañaría irremediablemente las relaciones con la Unión Europea a corto plazo, opina Matt Bevington.

Nota del editor: Matt Bevington es investigador de políticas públicas del centro de estudios UK in a Changing Europe. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

LONDRES (CNN) — Para los analistas políticos, el brexit sigue dando buen material . Y me temo que seguirá haciéndolo en el futuro previsible.

Sí, eso significa que no podremos olvidarnos de todo esto después del día de la separación oficial de Reino Unido de la Unión Europea, el 29 de marzo, sin importar qué pase con el voto de confianza sobre el liderazgo de Theresa May .

Lee: ¿Qué es el 'brexit'? La guía para entenderlo (porque ... te afecta)

La velocidad con la que se convocó a votación ayuda a la primera ministra. Significa que sus oponentes tienen poco tiempo para cobrar impulso en su contra y les da a los legisladores conservadores a elegir entre May y una alternativa desconocida. Más vale malo conocido…

Aquí les presento mi opinión sobre lo que podría pasar si pierde.

Publicidad

Todo indica (desde los mercados de apuestas a las encuestas entre los miembros del Partido Conservador) que el sucesor de May estaría más a favor del brexit. Eso significaría el regreso de Sajid Javid, partidario del brexit; del exsecretario del brexit, Dominic Raab, o incluso de Boris Johnson.

Lee: El Reino Unido y la Unión Europea alcanzan un proyecto de acuerdo para el 'brexit'

Lo más probable es que el acuerdo de May se venga abajo. Particularmente Raab, Johnson y sus respectivos seguidores, han impuesto demasiados límites como para dar marcha atrás a su rechazo absoluto de cualquier acuerdo que contenga la imposición de una frontera física con Irlanda del Norte . Bruselas se mantiene firme en que sin esa frontera física, no habrá acuerdo.

Con base en el discurso de los partidarios del brexit, el resultado más evidente podría ser una "falta de acuerdo controlada". Pero en realidad, habrá muy poco que controlar.

La marcha atrás en todos los compromisos que se han hecho desde diciembre pasado dañaría irremediablemente las relaciones con la Unión Europea a corto plazo. Eso significa que no habrá compromisos económicos, protecciones para los ciudadanos de la Unión Europea ni garantías de que no habrá una frontera con Irlanda del Norte, todas las cosas que la Unión Europea ha tratado de conseguir a lo largo de los pasados 21 meses.

A pesar de Theresa May, la negociación del Brexit sigue estancada
Publicidad

Por lo tanto, la posibilidad de que haya acuerdos paliativos es escasa. Muchos líderes de la Unión Europea han insistido en que Reino Unido enfrente las consecuencias de sus decisiones, más aún en caso de que no haya acuerdo. La pregunta más importante es si un nuevo primer ministro podría lograr que el Parlamento acepte tal enfoque.

Podemos suponer que en principio ya no habría acuerdo. Eso significaría que la fecha límite para que el Parlamento tome una decisión (el 21 de enero) volvería a entrar en vigor.

El nuevo líder tendría que lograr que el Parlamento apruebe la moción respecto a su enfoque predilecto.

Lee: Theresa May defiende su proyecto de 'Brexit' ante un Reino Unido dividido

Los parlamentarios podrían (y es lo más probable) rechazar cualquier intento de echar abajo el acuerdo y respaldar alguna otra opción: unirse a Noruega en un tratado de libre comercio; hacer un segundo referéndum, o convocar a elecciones generales.

Eso no impediría que el primer ministro ignore tal instrucción, desde luego. Pero ignorarla podría precipitar un voto de censura de parte de una coalición de la oposición y de los parlamentarios de Tory Remain. El nuevo primer ministro podría enfrentarse a unas elecciones generales a tan solo un par de meses de haber asumido el cargo.

Publicidad

Al menos en ese punto habría una opción clara y razonable: no llegar a ningún acuerdo con los conservadores o establecer una unión aduanera permanente y, sí, lo más probable, una frontera física en Irlanda, acordada con los laboristas.

Lee: El dinero en efectivo está en peligro de extinción en Londres

En realidad, sin importar lo que el nuevo primer quiera hacer, fuera de echar abajo el acuerdo, sería necesario pedirle más tiempo a la Unión Europea. Para eso, los 27 líderes de la Unión Europea tienen que estar de acuerdo. Cualquier extensión conllevará condiciones estrictas y tendría que tener un propósito claro que resuelva el estancamiento actual.

Pase lo que pase esta noche, las cosas no van a ser menos dramáticas.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad