Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Trump perdió totalmente en este tema clave

El hombre al que vimos el martes 8 de enero en el Despacho Oval está actuando (con una pistola apuntándole a la cabeza) y no lo hace muy bien; de verdad, qué desperdicio, opina SE Cupp.

Nota del editor: S. E. Cupp es analista política de CNN y conductora del programa S.E. Cupp Unfiltered . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Mientras el presidente de Estados Unidos usaba el Despacho Oval por primera vez en su presidencia para defender su muro fronterizo y para convencer a los demócratas de que lo aprueben, surgieron varias preguntas: ¿Declararía una emergencia nacional? No lo hizo. ¿Incluiría información engañosa e imprecisa para justificar su defensa? Sí. ¿Respetaría el teleapuntador? Al parecer, sí.

Pero ¿qué cambió? Entre el discurso de Trump y las respuestas de los demócratas Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, y Chuck Schumer, líder de la minoría en el Senado, parece que ninguna de las partes está dispuesta a ceder. Parece probable que continúe el cierre parcial de la administración.

Lee: Trump advierte de una crisis creciente en la frontera con México

Qué desperdicio. En retrospectiva: la llegada de Trump a la presidencia empezó con ese descenso por la escalera eléctrica dorada de la torre Trump. Todo empezó con una descripción cruda de la crisis de la inmigración ilegal y con la promesa de asegurar las fronteras. Ese mensaje, repetido una y otra vez durante un año y medio, energizó a un bloque electoral lo suficientemente grande como para que ganara la presidencia.

En vez de aprovechar ese capital, de trabajar para que las leyes llegaran a su escritorio mientras los republicanos tenían la mayoría, lo desaprovechó. Prefirió gobernar con tuits, atacar a la prensa, sembrar la desconfianza en nuestras instituciones y poner a los estadounidenses unos contra otros en mítines estilo lucha libre, pensados para avivar su frágil ego. En este tema clave, su raison d'être, perdió completamente.

Publicidad
La crisis por el muro y el cierre de gobierno se agudiza por el efecto Trump

Entonces, henos aquí, a una semana del nuevo Congreso; Trump se quedó haciendo un compromiso prefabricado a un público nacional que cada vez le cree menos y a un Partido Demócrata que finalmente tiene una buena mano. Está en una posición mucho más débil de lo que estaba hace un año o dos y, pese a todo, les está pidiendo a los demócratas más presupuesto para las fronteras de lo que les ha pedido a los republicanos. Nada de esto funciona así.

Lee: Trump visitará la frontera con México este jueves

Otro desperdicio fue el discurso del presidente. Aunque careció de la bravuconería usual, presentó un argumento convincente, no sobre un acuerdo con los demócratas, sino sobre la necesidad de resolver, de una vez por todas, este problema intratable que los presidentes y los legisladores de ambos partidos han estado explotando y evadiendo desde hace mucho tiempo.

Habló de la crisis humanitaria que provocó un sistema roto. Habló del azote del tráfico de personas y del tráfico de drogas. Subrayó los casos de las víctimas recientes de delitos espantosos, cometidos por inmigrantes ilegales. Habló del problema real que representa la Mara Salvatrucha 13 y de la necesidad de que nuestras comunidades sean más seguras.

Lee: Un muro fronterizo de alta tecnología se exhibe en la feria tecnológica CES

Todo eso es atractivo y la mayoría de los estadounidenses está a favor de que haya más seguridad en las fronteras. Pero para que lo que Trump dijo resuene, hay que fingir que no sabes qué piensa en realidad. Habría que fingir que nunca dijo que los mexicanos "están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores".

Trump considera que el muro en la frontera con México puede ser de acero

Habría que olvidar que defendió la política cruel e inhumana de separar a los niños de sus padres como método de disuasión . Habría que olvidar lo que piensa de los "países de mierda" o de que se refirió, en Charlottesville, a algunas "personas muy buenas" que da la casualidad que quieren matar a todos los estadounidenses negros y judíos. Además, habría que fingir que hace poco no presumió que es lo que todos sabíamos: un nacionalista.

Lee: EU ubica a 12 posibles terroristas en la frontera con México

Ese es el verdadero Donald Trump. El hombre al que vimos el martes 8 de enero en el Despacho Oval está actuando (con una pistola apuntándole a la cabeza) y no lo hace muy bien. De verdad, qué desperdicio.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad