Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

#ElDatoDeLaSemana: El PIB en el tercer trimestre del año

Aunque el inicio de una recuperación económica es buena noticia, la opaca el hecho de que sea cada vez más lenta, opina Ana Bertha Gutiérrez.
vie 27 noviembre 2020 11:59 PM

(Expansión) – El jueves 26 de noviembre, el INEGI publicó las cifras definitivas del PIB en el tercer trimestre del año (3T2020). En el contexto de la reactivación observada desde inicios de junio, la actividad económica mostró una recuperación trimestral, después de haber resentido los efectos más fuertes de la pandemia de COVID-19: del 2T2020 al 3T2020 la economía creció 12.1%, tasa trimestral más alta en el registro del PIB.

La recuperación se observó en casi todos los sectores de la economía, con incrementos notorios en los sectores de servicios de cultura y deportes, de hoteles y restaurantes, de manufactura y de construcción.

Publicidad

A pesar de que los datos muestran indicios de una recuperación económica después del shock negativo, ésta no ha sido total: aunque muchos sectores mostraron incrementos trimestrales, la mayoría mantiene caídas al comparar con el nivel que la economía tenía hace exactamente un año. A nivel nacional, el PIB en el tercer trimestre de 2020 fue (-)8.6% menor al del 3T2019, y aún con el rebote trimestral, éste no ha logrado recuperar su nivel pre-pandemia, pues actualmente se encuentra en niveles similares a los de 2014. La contracción se ha debido no sólo a la crisis, sino a disminuciones paulatinas observadas desde el último trimestre de 2019.

Aún más, los datos del Indicador Global de la Actividad Económica (publicados el mismo día por el INEGI) permiten monitorear mensualmente la recuperación económica en el tercer trimestre de 2020. Los resultados son inquietantes: aunque los últimos cuatro meses con información (de junio a septiembre) han mostrado incrementos en la economía, éstos han sido cada vez menores.

Mientras que en junio la economía creció +8.8% respecto al mes previo, la tasa disminuyó en los meses consecutivos, y en septiembre fue de apenas +1%. Las cifras lo dejan claro: la recuperación económica inició en junio, pero se ha ralentizado desde entonces, en el contexto de una ausencia de estímulos por parte del gobierno y de niveles decrecientes de inversión.

Independientemente de la evaluación de las tasas de crecimiento presentadas por el INEGI, es importante recordar que la evolución de las actividades económicas tiene efectos concretos sobre la población de México y su nivel de vida.

La información presentada en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del tercer trimestre del año muestra que, aunque se ha recuperado gran parte de los empleos perdidos a raíz de la crisis en abril, entre el cierre del 1T2020 y el del 3T2020 persiste una pérdida de 2.8 millones de empleos.

LEE: Banxico anticipa caída del PIB de México de hasta -9.3% este año

Si bien este número puede parecer pequeño al comparar con la eliminación de 12.5 millones de puestos de trabajo observada solamente en abril, el efecto de tal reducción de tamaño del mercado laboral, sumado al incremento en la cantidad de personas que - aunque trabajan - tienen la necesidad de laborar más horas para recibir ingresos suficientes, tiene un efecto directo sobre el ingreso de las familias mexicanas.

Publicidad
Estrategias para reactivar la economía | Expansión Summit 2020

Las cifras de pobreza laboral publicadas por el Coneval para el 3T2020 reflejan dicha situación: actualmente, 44.5% de la población del país tiene un ingreso laboral en su hogar insuficiente para cubrir el costo de la canasta alimentaria. El nivel actual de pobreza laboral es el más alto en el registro y es mayor al dato del 1T2020 por casi 9 puntos porcentuales.

En términos poblacionales, esto significa que más de 56 millones de mexicanas y mexicanos se encuentran en una situación de no poder acceder a bienes básicos que garanticen su subsistencia.

Las cifras de crecimiento económico tienen un impacto tangible en la vida cotidiana de las y los mexicanos. Aunque el inicio de una recuperación económica es buena noticia, la opaca el hecho de que sea cada vez más lenta.

LEE: ¿Por qué no crece la economía mexicana?

Acciones encaminadas a impulsar la economía (y, por ende, la creación de empleos y el incremento en ingresos) son fundamentales. Entre otras, una estrategia para atraer inversiones, así como un plan para impulsar a las más de 6 millones de micro y pequeñas empresas del país serían buenos puntos de partida.

Nota del editor: México, ¿como vamos? registra a detalle el crecimiento económico del país. Síguelos en Twitter , Facebook e Instagram . Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad