Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Comunicando un regreso a la oficina esperado, anticipado, retrasado e incierto

Este momento nos da la oportunidad de redefinir al equipo de liderazgo alrededor de temas como empatía e impacto; comunidad y colaboración; apertura y flexibilidad, considera Karen Ovseyevitz.
vie 28 enero 2022 12:06 AM
Comunicando un regreso a la oficina esperado, anticipado, retrasado e incierto
Hoy las empresas necesitan poner más énfasis en la transparencia y en crear engagement con los empleados, en convertir a los empleados en embajadores, señala Karen Ovseyevitz.

(Expansión) - Los líderes de empresas alrededor del mundo están buscando los mejores esquemas para un regreso a la oficina seguro. En sus mentes está cómo se verá esta nueva oficina y sus implicaciones en la salud y seguridad de los empleados, pero también en las finanzas, la operación e incluso en la reputación.

Los equipos de liderazgo han tenido que crear o volver a adaptar planes de reapertura una y otra vez. Sin embargo, los planes más efectivos y exitosos serán los que tomen en cuenta a los empleados. Este es un momento idóneo en donde las empresas deben aprovechar la forma como se comunican y se conectan son sus equipos.

Publicidad

Los estudios nos dicen que los empleados no quieren escuchar solamente cuándo y cómo regresarán a la oficina, sino también lo que las empresas están haciendo en cuanto a innovación de productos y procesos, aprovechamiento de la tecnología e inversiones y cambios para combatir riesgos de salud, incluyendo la reciente alta de contagios.

La pandemia forzó un cambio fundamental en la forma como trabajamos. Gracias a los avances de la tecnología, la transición al trabajo remoto fue relativamente sencilla para muchas empresas, pero no podemos dejar de lado que hay una crisis mucho más profunda gestándose en las organizaciones.

También fue un catalizador de la gran discusión sobre el futuro del lugar de trabajo. Las opiniones de las diferentes generaciones acerca de cómo debe verse una oficina son muy diferentes. Motivados por un interés genuino en usar su carrera para transformar al mundo, los millennials y la generación Z tienen una nueva perspectiva sobre la cultura laboral; sobre la libertad y la flexibilidad que se ha acentuado después de casi dos años trabajando en casa.

Esto también ha pasado en generaciones anteriores que han descubierto una forma diferente de trabajar y balancear sus roles. Aunque también hay ejecutivos a los que les urge traer a sus equipos de regreso a la oficina y lo ven como un imperativo de negocio.

Este momento brinda a las empresas una oportunidad de enfocarse no solamente en la meta a corto plazo de regresar a la oficina, sino de analizar la situación con una visión más amplia, pensando en lo que se quiere lograr y los aprendizajes de los últimos dos años. Existen muchas preguntas y no hay respuestas fáciles, pero en cualquiera de los escenarios, la comunicación es clave y no puede ser ignorada.

El poder de una comunicación efectiva, particularmente en tiempos de crisis o intensa transformación, se ha hecho evidente en estos últimos años. Empresas queriendo construir una mejor versión de lo que eran antes se han dado cuenta de que necesitan una comunicación más abierta, constante y transparente sobre la realidad, los avances, los retos y las necesidades del negocio.

Una comunicación efectiva requiere un entendimiento real y profundo de la gente. Los líderes necesitan escuchar a sus empleados para comprender sus motivadores, sus preocupaciones y sus realidades. Esto requiere ejercicios en los que las empresas levanten información, mantengan canales de dos vías abiertos, reciban retroalimentación y establezcan foros de escucha. Entre más fuerza laboral involucrada mejor.

Además, es importante que no sea un ejercicio de una sola vez, sino que los líderes establezcan puntos de seguimiento para tomar el pulso de la situación y comunicar avances en los planes.

Publicidad

La pandemia nos ha obligado a ser flexibles, ágiles y rápidos. Lo que se planea un día puede no ser conveniente una semana después. El área de comunicación debe estar totalmente alineada al equipo ejecutivo y asegurarse que el mensaje sea el adecuado, en el momento correcto y por las vías apropiadas.

Otro elemento que las empresas deben abordar hoy en día es la brecha generacional. Ésta no solamente nos obliga a entender a los empleados sino también a la naturaleza de los líderes. Los tiempos de la organización tradicional, donde la información se mantiene en un círculo cerrado y toda la comunicación es de arriba hacia abajo, han cambiado. Hoy las empresas necesitan poner más énfasis en la transparencia y en crear engagement con los empleados, en convertir a los empleados en embajadores.

Este momento nos da la oportunidad de redefinir al equipo de liderazgo alrededor de temas como empatía e impacto; comunidad y colaboración; apertura y flexibilidad. En el regreso a la oficina y hacia el futuro, los líderes podrán crear ambientes que le den a las personas el poder de decidir en gran parte cómo se verá el nuevo lugar de trabajo y de ser responsables por sus resultados y entender su rol en el éxito de la organización.

Usemos esta oportunidad no solamente para regresar a la oficina, sino para revitalizarla.

Nota del editor: Karen Ovseyevitz es Presidenta para América Latina de Porter Novelli. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad