Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Un duelo puede definir tu carrera profesional?

Más allá de la muerte, el duelo significa enfrentar la pérdida. Y todas las personas en este mundo tenemos que aprender a vivir con haber perdido algo, señala María Fernanda Martínez Domínguez.
vie 08 julio 2022 06:04 AM
Acompañar a alguien que ha perdido a su bebé
La certidumbre de que todo puede cambiar de un momento a otro está ahí: la pregunta es qué podemos hacer con ello para definir nuestro siguiente paso profesional, reflexiona María Fernanda Martínez Domínguez.

(Expansión) - Divorcio, muerte, una ruptura amorosa, un despido, inversiones fallidas, nido vacío… a lo largo de nuestras vidas, enfrentamos la pérdida de algo o de alguien, y puede ser profundamente doloroso aprender a vivir con ello.

El duelo, como se le llama a este proceso de pérdida, es como una cirugía a corazón abierto: recién uno lo vive, la confusión, la incertidumbre y el dolor se apoderan de ti. Respiras, tratas de acomodarte en la silla y todo es tan incómodo y triste. Es como ver la vida en blanco y negro mientras vislumbras el impacto que has recibido en todo lo que te rodea, incluyendo tu carrera profesional.

Publicidad

Cuando mi esposo murió a los 33 años a causa de un infarto, pensé muchas veces que no iba a lograrlo… ¿lograr qué? Supongo que salir adelante, mantener a mi hija, construirme una vida y una historia más allá de la que viví con él. ¡Qué agotador fue! El mundo seguía girando, la gente seguía cosechando triunfos, consiguiendo grandes trabajos y yo atorada en una tristeza tal que no alcanzaba a ver cómo iba a regresar a la oficina a sacar el día a día.

El duelo es un proceso complejo que dura tanto como la persona lo necesite y que depende de múltiples factores; para el individuo doliente puede implicar trabajar en piloto automático hasta que la herida empieza a cerrar y se convierte en una cicatriz que, si bien ya no duele como antes, te acompañará siempre.

Las semanas de encierro y aislamiento se convierten en espacios de reflexión que te permiten poner en perspectiva tus decisiones, que te pueden impulsar a escribir listas de pendientes que te dan guía de hacia dónde dirigirte y una agenda que puede comenzar a caminar hacia aquello que te permitirá alcanzar tus metas a corto y largo plazos. Tu carrera, a partir de ese punto de inflexión, puede reinventarse.

El duelo da muchas lecciones de vida, la más importante de ellas, creo, es el hecho de que uno puede transformarse tras haber perdido poco, mucho o todo. En mi caso, este proceso fue el que me llevó a levantar la mano en el trabajo para cualquier proyecto que se escuchara desafiante: necesitaba sacudirme, verme de nuevo al espejo y saber que seguía ahí y que podía de nuevo retomar mi vida profesional.

El duelo no nos define ni como personas ni como profesionales, pero siendo que la pérdida es irreparable, marca un antes y un después de quienes somos. Entramos a una tormenta y, como escribe Haruki Murakami, tenemos la oportunidad de hacer que quien sale de esa tormenta sea mejor de quien entró.

 

Dentro del proceso de pérdida, como una parte natural de la vida a partir de la cual podemos crecer, están la paciencia, la búsqueda de ayuda profesional y la comunicación con nuestro equipo de trabajo y nuestros líderes, sabiendo que cada persona tiene la posibilidad de reinventarse cuantas veces sean necesarias a partir de sus renuncias –a la persona que fue, a aquello que perdió– y de determinar si es momento de luchar por un ascenso, una nueva oportunidad laboral en el mismo sector o cambiar por completo de industria (o hasta de profesión).

La certidumbre de que todo puede cambiar de un momento a otro está ahí: la pregunta es qué podemos hacer con ello para definir nuestro siguiente paso profesional.

¿Y yo? Después de haber sido periodista y haber escrito para medios de comunicación durante más de 10 años, me reinventé como profesional de las comunicaciones y hoy me encargo de la comunicación externa y reputación de una gran empresa de telecomunicaciones. Manejo las crisis (vaya que el duelo enseña), cazo historias e intento contarlas de una manera innovadora. Me sigo reinventando todos los días.

Nota del editor: Fernanda Martínez es experta en comunicación, storytelling y manejo de crisis. Actualmente dirige el equipo de Comunicación Externa en AT&T México. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión.

 
Publicidad
Publicidad