Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Liderazgo en llamas. Un líder estresado no puede tener un equipo efectivo

Un líder estresado es síntoma de una empresa enferma. De tal modo, es imprescindible que las empresas contemplen programas permanentes de cuidado y prevención de riesgos psicosociales.
jue 13 octubre 2022 06:08 AM
Liderazgo en llamas
No es un secreto que hoy en día los desafíos que enfrentan las compañías son altamente retadores. Cuidar de los líderes es garantizar que estos héroes se conviertan en superhéroes inmunes a todo, incluso a su ‘criptonita’ llamada estrés, señala Saskia de Winter.

(Expansión) - Muchas personas dicen que el líder nace, otras que se hace a sí mismo. Lo cierto es que aunque hay personas que debido a sus aptitudes y actitudes tienen más facilidad de proyectarse como líderes, eso no es suficiente; el liderazgo es algo que se aprende sobre la marcha y en lo que hay que trabajar día a día. Y no es leer un libro.

A partir de la pandemia, el mundo dio un vuelco, este periodo (entre muchas otras cosas) permitió a las empresas reflexionar sobre su forma de trabajar, tanto operativamente como en el aspecto humano. Los problemas psicosociales subieron como espuma y es que hace tan sólo algunos años el estrés y ansiedad era un problema que todos conocían, sabían que estaba allí, cómo podía afectar a sus colaboradores, pero pocas empresas tomaban cartas en el asunto.

Publicidad

Actualmente, el panorama es otro, poco a poco la salud mental se posiciona como un tema prioritario en las empresas, desde las grandes corporaciones, hasta las más pequeñas. No obstante, aún falta mucho por hacer, en particular cuando se trata de salud mental y liderazgo.

Existen diversos estudios e informes -incluso de organismos internacionales- en los que se habla del impacto del estrés en los equipos de trabajo, pero, ¿qué pasa cuando el que está ‘en llamas’ es el líder?

El artículo Duerme bien, lidera mejor (Sleep Well, Lead Better) publicado por Harvard Business Review da cuenta de que un descanso óptimo mejora considerablemente el nivel de liderazgo, pues cerca del 42% de los líderes a nivel mundial duermen seis horas al día o menos, muy por debajo de las ocho horas recomendadas por especialistas médicos.

La investigación da cuenta de que la falta de sueño ocasiona diversos problemas de salud física y mental que van más allá del individuo y que se extrapolan a todo su equipo de trabajo, y por ende a la empresa entera. “Cuando los gerentes pierden el sueño, las experiencias y el rendimiento de sus empleados también disminuyen”, sentencia el reporte.

En el marco del Día Internacional del Jefe, que se conmemora cada 16 de octubre, vale la pena reflexionar sobre su salud y cómo su liderazgo impacta a otras personas, a las empresas, industrias y a la economía en general. ¡No es una exageración! Basta con ver cómo los niveles de estrés en países como Japón están detonando problemáticas como el Síndrome Karoshi (muerte por trabajo)y están costando millones de dólares a la economía.

En México, la Secretaría del Trabajo estima que los problemas relacionados con el estrés, ansiedad o fatiga crónica, cuestan a las organizaciones 16,000 millones de pesos anuales.

Un día hace la diferencia

Los líderes, en particular los de rango medio, suelen estar sometidos a grandes presiones, desde cumplir las metas encomendadas al equipo, hasta rendir cuentas a los mandos superiores. Sin embargo, el estrés crónico los puede llevar a tomar decisiones equivocadas, desenvolverse con poca productividad, aumentar la carga de trabajo para sus colaboradores, dar instrucciones poco claras, e incluso mostrarse menos tolerante o poco paciente. Toda esta montaña rusa de emociones puede presentarse en un solo día.

Con frecuencia leemos artículos que hablan sobre cómo los grandes líderes son aquellos que inspiran, motivan y sacan lo mejor de cada persona de su equipo ¿Un líder estresado puede inspirar y sacar lo mejor de una persona, cuando la cara que muestra no es la mejor de sí mismo? La respuesta es obvia: claro que no.

 

De héroe a superhéroe

Un líder estresado es síntoma de una empresa enferma. De tal modo, es imprescindible que las empresas contemplen programas permanentes de cuidado y prevención de riesgos psicosociales, y que en estos, también se considere a los líderes, porque en la medida en que un líder tenga bajos niveles de estrés, su capacidad directiva tendrá mayor claridad y rumbo.

Las diferentes formas de cuidar a los líderes pueden incluir temas de ejercicio, y nutrición, pero también espacios para ventilar sus temas: los grandes líderes en el mundo tienen a su alrededor asesores y coaches en diferentes especialidades. Inclusive se recomienda que los directores generales se tomen de una a dos semanas al año sólo para pensar: no harán ninguna otra cosa más que pensar. Es bien sabido que un líder bajo estrés no tiene a veces ni tiempo para pensar, ¿cómo puede tomar decisiones si no hace altos para reflexionar?

Los líderes pueden ser los héroes que lleven a una empresa a la cima del éxito. No es un secreto que hoy en día los desafíos que enfrentan las compañías son altamente retadores. Cuidar de los líderes es garantizar que estos héroes se conviertan en superhéroes inmunes a todo, incluso a su ‘criptonita’ llamada estrés.

Nota del editor: Saskia de Winter es socia fundadora y Directora General de Saskia de Winter Training. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad