Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El peso mexicano… ¿A prueba de fuego?

El mejor antídoto para sobrellevar la incertidumbre siempre será la cautela, considera José Segarra.
vie 25 noviembre 2022 06:07 AM
Este es el tipo de cambio del dólar a pesos mexicanos hoy.
Otro de los factores del fortalecimiento del peso, este viernes, fue el aumento del precio del petróleo, algo que benefició también a productores de materias primas.

(Expansión) - El peso mexicano ha sido una de las mejores monedas del mundo este 2022. De hecho, se ha apreciado 5% contra el dólar estadounidense si consideramos un valor de 19.50 pesos por dólar, mientras que las monedas de las superpotencias mundiales, el euro, la libra esterlina y el yen japonés, han perdido más de 10% contra la moneda de Estados Unidos.

En México llama la atención la fuerza del peso, no solo de este año sino la que ha tenido desde 2018, pero ¿qué pasa cuando ampliamos el horizonte para ver los rendimientos del dólar contra el peso?

Publicidad

En los últimos 10 años el dólar se apreció 48% contra el peso y en 20 años se ha apreciado 90%. Ahora ampliemos un poco más la ventana: en los últimos 30 años, ¡el dólar se ha apreciado 527% contra el peso!

Pero… ¿por qué pasa esto? La constante de los mercados de capitales, que incluye a las monedas, es la incertidumbre. Pero la relación fundamental entre las monedas de cada país es la inflación. Un país que tiene mayor inflación tiende a tener una moneda más débil que la de su par que tiene menor inflación. Digamos que pierde más valor contra sí misma, lo cual le perjudica al compararse con otras monedas. Es el caso de México, que ha tenido mayor inflación que Estados Unidos a lo largo del tiempo, tendencia que continuará siendo una realidad por toda una serie de factores macroeconómicos que son muy difíciles de revertir.

El segundo factor, más de corto plazo, son las tasas de interés. El mecanismo principal de control de política monetaria para los Bancos Centrales son las tasas de interés de referencia que imponen, en el caso de México, Banxico, y en el caso de Estados Unidos, la Reserva Federal.

Aunque en los mercados mexicanos ha existido cierto control desde hace más de 40 años, la tasa de referencia como tal se implementó apenas en 2008, y hoy está en su máximo histórico, 10%. El nivel tan alto de esta tasa, que se considera libre de riesgo para quienes invierten en ella, merece gran parte del crédito al diagnosticar el por qué de la fortaleza del peso. Desde 2018, esta tasa constantemente ha sido 6% mayor a la respectiva de Estados Unidos, que hoy por hoy se ubica al 4%. Esto ha ayudado a que el peso, aunque por momentos pierda terreno contra el dólar por cualquier circunstancia, se termine estabilizando a niveles cercanos a los 20 pesos.

El tercer factor, también muy lento en cambiar, es el endeudamiento de los países. Probablemente es el dato económico del cual nuestro país tiene que estar más orgulloso. El colapso que vivimos en la crisis de 1995 nos dejó una cicatriz muy profunda contra incurrir en grandes deudas; y sobre todo en deuda dolarizada, la asesina de los países emergentes, que casi es nula en nuestro país.

México tiene un poco menos de 60% de deuda contra el tamaño de su economía, mientras que básicamente todos los países desarrollados, incluido Estados Unidos, tienen más de 100% de deuda contra su economía. El peor en esta medida es Japón, que tiene una deuda de 266%, más de cuatro veces el endeudamiento mexicano. No debe entonces sorprender que, también por tener las tasas de interés más bajas del mundo, Japón ha tenido a la moneda más débil entre los países desarrollados este 2022.

 

Hay otros factores, como la inversión extranjera y las remesas, que también influyen, sin embargo, no hay duda de que han sido la segunda y tercera variable que discutimos las que se han llevado los reflectores y han propiciado la fuerza del peso.

Con este contexto podemos empezar a ver hacia adelante. En primera, el endeudamiento tenderá al alza. Pagar una tasa de interés tan alta con un crecimiento bajo básicamente garantiza el crecimiento de la deuda, simplemente por el pago de intereses. Al mismo tiempo habrá que ver qué tanto más puede subir la tasa de referencia y qué tanto se debilita la economía en lo que parece ser un 2023 plagado de grandes riesgos, empezando por una muy anticipada recesión global. Recordemos que cuando a Estados Unidos le da un resfriado, a México le da pulmonía.

Son los riesgos, la incertidumbre y la certeza de que en el largo plazo el peso tiende a depreciarse, los principales argumentos a favor del dólar. En algún momento, la moneda estadounidense simplemente puede tomar mayor fuerza contra el peso al encontrar algún catalizador; algo importante que recordar cuando pensemos que el peso se ha vuelto invencible. El mejor antídoto para sobrellevar la incertidumbre siempre será la cautela.

Nota del editor: José Segarra es un especialista en inversiones, finanzas y negocios con más de 11 años de experiencia en los mercados financieros, enfocado en maximizar la rentabilidad y el valor de las empresas que atiende gracias a la innovación y el acceso a capital. Síguelo en Twitter, Instagram y/o en TikTok como @soyjosesegarra . Las opiniones publicadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad