Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo aprendió Microsoft a dejar de preocuparse con el Kinect?

Microsoft dice que nadie se meterá en problemas por hacer drivers de fuente abierta para el Xbox Kinect
jue 25 noviembre 2010 10:49 AM
xbox
xbox xbox

Mientras que Apple juega al gato y al ratón con los jailbreakers (los que logran ejecutar aplicaciones distintas a las de Apple en sus dispositivos) del iPhone, Microsoft está jugando un juego mucho más amigable con los hackers de Xbox Kinect , informa la revista Wired.

Dos empleados de Microsoft dijeron en radio que nadie iba a meterse en problemas por hacer drivers abiertos para el Xbox Kinect. De hecho, dijeron, Microsoft está “inspirado” por cómo los jugadores y aficionados a la tecnología están adaptando la cámara del aparato.

Ira Flatow entrevistó a Shannon Loftis y a Alex Kipman de Microsoft, junto con la profesora de NYU Katherine Isbister, sobre la tecnología detrás del Kinect para la estación NPR.

Un oyente preguntó en Twitter sobre el esfuerzo de ingeniería de la compañía Adafruit para crear drivers de fuente abierta para el dispositivo. La pregunta motivó la siguiente conversación, que Wired reproduce:

Loftis: Como una creadora experimentada, estoy muy emocionada de ver que las personas están tan inspiradas que pasó  menos de una semana después de que saliera el Kinect para que empezaran a crear y a pensar sobre qué podían hacer.

Flatow: ¿Nadie va a meterse en problemas?

Publicidad

Mr. Kipman: No. definitivamente no.

Ms. Loftis: No.

Flatow: Lo oyeron de la boca de Microsoft. Esto es un revés para Microsoft. Hace sólo dos semanas, un representante de Microsoft le dijo a CNET que “Microsoft no aprueba la modificación de sus productos” y que la compañía “trabajará cerca con la policía y los grupos de seguridad de productos para mantener al Kinect a prueba a la alteración”.

Eso hizo que la compañía de suministros electrónicos Adafruit incrementara su recompensa para drivers de fuente abierta de 1,000 a 3,000 dólares y agregó 2,000 dólares de donación a la Fundación Electronic Frontier, en caso de que Micrrosoft decida empezar a demandar a todo el mundo después de todo.

¿Por qué el cambio? Claramente, dice Wired, alguien se dio cuenta que tener a programadores amateurs usando su Kinect para proyectos chéveres y creativos es gran publicidad para Microsoft, mientras que perseguir y tomar represalias no lo es.

Pero eso también le da a Microsoft la capacidad de aclarar precisamente cómo ha sido y cómo no ha sido hackeado o pirateado el Kinect. Como señaló Kipman en la entrevista con NPR, “el Kinect en realidad no fue hackeado”, al menos no en el sentido en el que un sitio web, una base de datos o una trasmisión no segura, pueden ser hackeados:

Hackear significaría que alguien obtuviera nuestros algoritmos que están en el Xbox y pudiera de hecho usarlos, algo que no ha pasado. O significaría que pones un dispositivo entre el sensor y el Xbox para hacer trampa, algo que tampoco ha pasado.

“Por eso es que se le dice hacking y por eso es que hemos puesto mucho trabajo y esfuerzo para asegurarnos que eso de hecho no ocurra”.

Según Kipman, el puerto USB que transmite el color, la profundidad, el movimiento y el audio detectado por el Kinect fue dejado abierto “en el diseño”.

Eso es una forma astuta de decir que las preocupaciones de seguridad de Microsoft estaban –y están- en otra parte: los hackers que modifican cámaras para interceptar el flujo de información para espiar a usuarios.

Para Wired, si Kinect es visto como un dispositivo divertido y versátil tanto para los jugadores casuales como para los aficionados serios, y eso es grandioso para Microsoft. Si la cámara de Kinect, su software de reconocimiento facial y su portal de videos y audios son vistos como inseguros, eso es una pesadilla.

Por eso es que Microsoft dio primero una respuesta de línea dura. Una vez que la compañía vio cómo los drivers de fuente abierta estaban siendo usados, y lo que podían y no podían hacer, fue más fácil suavizar oficialmente su posición.

Publicidad
Publicidad