Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El entretenimiento a través de YouTube crece en México

Con materiales propios y transmisión de eventos en vivo la página de videos busca convertirse en el principal proveedor de contenidos
vie 10 junio 2011 10:26 AM
youtube
youtube youtube

Dos oficinistas, que llevan años sin moverse de un escritorio, y siguen dándole una nueva forma a su cuerpo con abundantes comidas de negocios y tediosas reuniones con futuros clientes, deciden de la noche a la mañana ponerse en forma. La disciplina que les llama la atención, más que levantar fierros o correr por las mañanas, es el box. El objetivo es claro, en tres meses pelearán.

Uno gana, otro pierde. El día a día de estos sujetos se resume en capítulos de cinco, a lo más 10 minutos, en una serie llamada White Collar Brawler. Kai, uno de los protagonistas, es un debilucho que entra a YouTube y a Wikipedia para aprender a tirar un jab (golpe recto y rápido) pues su instructor le ha demostrado que carece del golpe más importante de este deporte. La escena que resume que aprendió a pegar con la izquierda es una copia de The Double Dragon, un viejo videojuego que está en la mente de los mayores de 30 años que, al igual que ellos, ven cómo el tiempo modifica su físico y tratan al mismo tiempo de ganar dinero en internet.

Millones de personas los siguen y esperan ansiosos cada nueva entrega.

Esto último es una de las promesas de la web: hacernos ricos y populares con una idea.

Los autores de White Collar Brawler son parte de los creadores de Next New Network, empresa que se anuncia como el líder en la generación de contenido original para la web. Aseguran que son los creadores de los dos videos más vistos de 2010, con más de cinco millones de suscriptores y 10 premios Webby.

Esta empresa ha sido reseñada en los principales diarios y revistas de negocios de Estados Unidos como la firma que pueden enseñar a cualquier persona a comercializar, promocionar y generar grandes audiencias alrededor de sus videos. Dicen que los que logran la fama con ellos, ganan por lo menos 100,000 dólares anualmente.

Publicidad

En marzo de este año anunciaron que forman parte de YouTube . Sin detallar el monto económico en su blog, simplemente explican que todo lo que formaron desde 2007 está en manos del principal portal de videos del planeta.

YouTube, espacio al que cada minuto se suben 48 horas de video , fue lanzado en mayo de 2005 por Chad Hurley, Steve Chen y Jawed Karim, quienes eran empleados de PayPal y que ahora se dedican a comprar empresas relacionadas con la investigación en redes sociales. Google adquirió, tras el fracaso de su propio portal de videos (Google Video), el invento de esos jóvenes por 1,650 millones de dólares en acciones el 9 de octubre de 2006.

“Lo que nos llama la atención internamente es cómo la gente sigue usando la plataforma más y más, cómo sigue creciendo”, dice Adrián Fernández, quien diseña y ejecuta las estrategias de negocios de Google en México desde 2008.

El director de Desarrollo de Negocios de la empresa de Mountain View dice que lo que más le llama la atención a él son los 3,000 millones de videos que se reproducen al día en todo el mundo.

“México está dentro de los primeros 10 consumidores de YouTube en el mundo”, asegura Fernández.

ComScore, empresa que estudia el consumo y uso de la tecnología en el planeta, indica que México es el país de América Latina en donde más tiempo se ven videos en línea, un promedio de 10.5 horas al mes.

En Brasil, México, Argentina y Chile, agrega el servicio ComScore Video Metrix, ocho de cada 10 internautas consumieron videos en la red durante marzo de 2011. “El video en línea emerge como uno de los consumos digitales más crecientes en América Latina”, asegura Alejandro Fosk, vicepresidente para la región de la firma de investigaciones.

“Es increíble, porque si se calcula que hay más o menos 1,000 millones de usuarios de internet en el mundo, eso quiere decir que cada usuario consume al menos tres videos al día”, dice el directivo de Google.

ComScore dice que en promedio, en los cuatro mercados analizados, halló que los cibernautas cosumen entre 8 y 11 horas de video. Los mexicanos se engancharon más, al consumir 10.5 horas y 115 videos en promedio en un mes.

Los chilenos consumieron en promedio 8.6 horas de video y 92 videos por persona; los brasileños 8.6 horas y 86 videos, mientras que los argentinos 8.3 horas. En los cuatro mercados, agrega el estudio, el consumo se concentra en videos que duran entre cinco y seis minutos.

Lo más importante de YouTube, agrega Fernández, es su evolución.

“Nació con estos videos caseros, videos poco profesionales, que al final del día es lo que le da mucho cuerpo y mucha vida a YouTube”, dice el directivo de Google. “Si subes algo y a la gente le gusta, puedes tener un millón de vistas. Está evolucionando hacia contenidos más largos, cada vez más profesionales. Y estamos dando también ya la posibilidad de hacer live stream (transmisión en vivo)”.

En estos momentos están haciendo pruebas con algunos socios para después hacer el servicio de video en vivo global. Mientras tecleaba esto, por ejemplo, estaba a punto de iniciar un concierto de My Morning Jacket, al que, por cierto, no podía entrar por la lentitud de mi red.

Ese es uno de los impedimentos de este contenido, en oficinas y hogares muchas veces no está lista la tecnología para soportarlos. La desesperación puede hacer que alguien como yo cierre la computadora y prenda la televisión.

Fernández considera que YouTube ya es más que un sitio de videos. Con live stream y las series que ofrecen , las películas, los videos más largos, es otra cosa.

“Esto impacta a usuarios, impacta a anunciantes, impacta a muchas partes”, dice Fernández cuando le preguntamos por la competencia. Reitera, una y otra vez, que no existen, sin nombrar a otras empresas.

“Yo tengo 34 años. A mí me tocó aplastarme a ver la tele cuatro horas después de la escuela. Tú ya ves ahorita a las nuevas generaciones con una habilidad de multitasking muy marcada. Ya no van y se sientan frente a la tele. Llegan y se conectan, ven videos, hacen tarea, actualizan perfil de Facebook, al final, si hay malos tiempos y la familia tiene que decidir entre internet y el cable, te das cuenta de que la red ya es una necesidad básica.

“Es el medio de comunicación de los jóvenes, de mucha gente. Y si tú mides los grupos de gente que crecen en YouTube, es también gente más grande, que se empieza a conectar y a buscar entretenimiento a su gusto”, explica Fernández.

Eso es parte de lo que tratan de atacar los nuevos generadores de contenidos, o creadores como son llamados en Estados Unidos. The New York Times recuerda recientemente en un reportaje, que Google organizó un concurso para buscar talentos. El premio fue un campamento de entrenamiento en las oficinas de la firma en Nueva York.

En las oficinas de Manhattan, recuerda el Times, las estrellas más notables de YouTube los asesoraron para crear videos virales , construir audiencia y hacer sobresalir sus marcas.

Algunos de los tips: no subas videos los viernes en la tarde. Haz relaciones públicas con los bloggeros más famosos y pídeles que promocionen tu liga. Sorprende a tu audiencia. No pongas nunca la palabra sexo en un título o etiqueta.

“Ahora el usuario tiene más poder de decisión que hace unos años. La gente se sentaba alrededor de la tele y era el primetime (horario más importante de las televisoras) y nada más. Ahora la gente tiene mucho más control: deciden qué ver y dónde verlo”, enfatiza el director de Desarrollo de Negocios de Google México, Adrián Fernández.

Casi las nueve de la noche. Enciendo mi computadora, la más grande de casa. Tecleo My Morning Jacket y entro directamente a algo llamado Unstaged que patrocina una tarjeta de crédito. Un concierto está a punto de iniciar, en vivo, desde Louisville, Kentucky. En la pantalla, se ve a la gente tomar sus asientos, mientras que en el marco me piden que vote por alguna canción. Tecleo Bermuda Highway, 28% de los votos. Va ganando Steam Engine, con 45%. En tercer lugar, I´ll be there when you die. Nueve en punto. Me tengo que ir...

Publicidad
Publicidad