Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Monos virtuales con máquinas de escribir recrean la obra de Shakespeare

Un desarrollador de 'software' en Nevada quiere comprobar la teoría del mono infinito, un clásico de la teoría de las probabilidades
mar 27 septiembre 2011 12:43 PM
macacos gibraltar monos especies
macacos gibraltar monos especies macacos gibraltar monos especies

Es un adagio típico sobre las leyes de probabilidad: dale un millón de máquinas de escribir a un millón de monos y escribirán las obras completas de William Shakespeare .

Ahora, un desarrollador de software en Nevada pone a prueba ese teorema. Y sus monos digitales lo están haciendo muy bien.

Este fin de semana, Jesse Anderson escribió en su blog que una simulación computarizada del teorema del mono completó Querellas de una amante (A Lover’s Complaint), un poema narrativo del escritor inglés.

“Es la primera vez que una obra de Shakespeare realmente se reproduce al azar”, escribió Anderson. “Además, es el trabajo más grande hecho al azar que se ha reproducido. Es un pequeño paso para un mono, y un salto gigante para los primates virtuales en todas partes”.

Los monos virtuales comenzaron a escribir el pasado 21 de agosto. Anderson utilizó un software de código abierto de nombre Hadoop. Creó un enorme grupo de “monos” que introducen una serie de incoherencias al azar. Cuando una parte del texto coincide con alguna palabra utilizada en el catálogo de obras completas de Shakespeare, se cruza en una base de datos de las obras de teatro y los poemas.

La base de datos proviene de Project Gutenberg .

Publicidad

Hasta el momento, dice, ya se completaron más de cinco millones de millones de grupos de caracteres.

Con base en una página que actualiza el progreso del proyecto, muchos otros trabajos pronto se completarán. Los changos parecen necesitar sólo dos palabras más para terminar la comedia La Tempestad (The Tempest) y otras siete para completar Como gustéis (As You Like It). (No existe una explicación de por qué los monos de computadora parecen estar retrasados con las tragedias de Shakespeare.)

“Los monos seguirán escribiendo hasta terminar la obra de Shakespeare al azar”, escribió Anderson.

Las variaciones del teorema del mono infinito se remontan hasta Aristóteles (aunque obviamente él no tenía una máquina de escribir). Pero la inspiración de Anderson llegó de una fuente un poco menos probable: Los Simpsons.

Dice que se remonta a la escena de los Simpsons en donde el señor Burns encadena a 1,000 monos y les da la tarea de escribir una gran novela y reprende a uno por escribir: “Fue el mejor de los tiempos, fue el 'prior' de los tiempos”.

Sin embargo, el enfoque de Anderson es mucho más gentil. “No se lastimó a ningún mono durante la creación de este código”, escribe.

Publicidad
Publicidad