Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Moda y tecnología, una combinación de 'alta costura'

Vestidos que hacen cócteles y encienden luces, según tu estado de ánimo, son sólo algunas tendencias presentadas en Austria

Con arriesgados vestidos que dispensan cócteles y emiten humo, la ropa mostrada en la exhibición Technosensual podría ser confundida con una subasta de los conjuntos más extraños de Lady Gaga.

Pero se espera que los diseños en exhibición en Quartier21 en el MuseumsQuartier en Viena, Austria, despierten el interés de los amantes de la moda y los líderes en tecnología.

El vestido Bubelle, diseñado por Lucy McRae para la empresa holandesa de electrónicos Philips, revela el estado emocional de quien lo viste, utilizando sensores biométricos que activan diferentes luces y colores.

Otro vestido, Paparazzi Lover (Amante de los paparazzi), es perfecto para las estrellas de Hollywood. Incorpora 62 luces LED que se encienden cuando el vestido detecta las bombillas de flash de los fotógrafos. Eso le recuerda a las multitudes quién es la estrella, de acuerdo con su creador, Ricardo O’Nascimento.

“(La exhibición) prueba que la moda inteligente va más allá de ser una visión del futuro…”, dice el director de MuseumsQuartir, Christian Strasser.

Otras prendas destacadas incluyen el sombrero Taiknam, que detecta ondas de radio y responde a éstas activando motores que mueven las plumas que lo adornan. Intimidad 2.0 se vuelve cada vez más transparente basándose en el ritmo cardiaco de quien lo viste, de acuerdo con sus creadores, Studio Roosegaarde.

Publicidad

La exhibición, que estará abierta hasta principios de septiembre, será acompañada por una serie de conferencias, presentaciones y talleres

Ivana Kottasová contribuyó con este reporte.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad