Publicidad
Publicidad

2017, el año en que las redes sociales trascendieron de lo virtual a lo real

A lo largo de 2017, hubo constantes titulares sobre noticias falsas, burbujas de filtros polarizantes y campañas propagadas por Facebook, Twitter y YouTube que amenazaron con sembrar la división.
Hito
Ven y mira Para algunos expertos, este año está marcado como un hito en la influencia de las redes sociales en el desarrollo del mundo. (Foto: jannoon028/Shutterstock / jannoon028)

Mientras daba un discurso en Washington, DC, el mes pasado, el jefe de la Comisión Federal de Comunicaciones de EU, Ajit Pai, instó a su audiencia a pensar en una pregunta apremiante: "¿Son las redes sociales un beneficio neto para la sociedad estadounidense? (...) Dado el papel cada vez más importante que desempeñan las redes sociales en nuestra vida cotidiana, esta es una cuestión que todos nosotros debemos enfrentar".

No hace mucho tiempo, cualquier debate sobre esto se habría centrado en las temidas cualidades adictivas y aislantes de servicios como Facebook. Pero en el último año, el mundo se enfrentó a un nuevo lado oscuro de las redes sociales: su capacidad de desgarrar la estructura misma de la sociedad.

A lo largo de 2017, ha habido constantes titulares sobre noticias falsas, burbujas de filtros polarizantes y campañas de propaganda rusa que propagados por Facebook, Twitter y YouTube, amenazaron con sembrar la división entre los votantes.

La industria de la tecnología, una vez querida de Washington durante la administración Obama, ahora enfrenta fuertes críticas de ambos lados del pasillo por su incapacidad para controlar las plataformas masivas que pueden sumar miles de millones de usuarios.

Publicidad

Lee: Cuatro razones por las que 2017 fue el año de la inteligencia artificial

El mes pasado, los ejecutivos de Facebook, Twitter y Google fueron interrogados por el Congreso sobre su papel en las elecciones de 2016. En un intercambio memorable, el senador John Kennedy, un republicano de Louisiana, dijo que estaba "muy orgulloso" de las tres "compañías estadounidenses", pero agregó: "su poder a veces me asusta".

La senadora Dianne Feinstein, una demócrata del estado de California, hizo eco de Kennedy en una de las audiencias del Congreso. "Has creado estas plataformas, y ahora están siendo mal utilizadas", dijo. "Y deben ser los únicos que hagan algo al respecto, o (nosotros) lo haremos".

Franklin Foer, autor de World Without Mind: The Existential Threat of Big Tech, describe 2017 como un "punto de inflexión" para cuestionar las crecientes "concentraciones de poder" en la industria de la tecnología.

Publicidad

Lee: Facebook te avisará cuando alguien suba una foto tuya

"Cuando estos tipos estuvieron en alza durante una década, tenían un enorme prestigio cultural y en general eran muy queridos", dijo Foer. Ahora, dice, "tienes la sensación de que estas compañías están a la defensiva".

Durante años, estas compañías de tecnología se han promocionado a sí mismas como herramientas para hacer del mundo un lugar mejor.

Facebook se presenta como una forma de "acercar el mundo". Twitter ha dicho con frecuencia que es una "plaza de la ciudad global". Y la declaración de misión de YouTube es "darles a todos una voz y mostrarles el mundo".

Publicidad

Pero una y otra vez este año, esas ambiciones idealistas se han estrellado en una realidad más oscura, tanto dentro como fuera del país.

Se ha descrito que Facebook ha permitido la limpieza étnica en Myanmar. WhatsApp de Facebook fue citado como causa de golpizas en India después de que una noticia falsa se viralizara en el servicio de mensajería. Google ha sido criticado por los videos de explotación infantil en YouTube. Twitter fue criticado por no eliminar un tweet polémico del presidente Donald Trump que Corea del Norte consideró una declaración de guerra.

Los titulares dañinos se extienden más allá de las redes sociales. Apple ha sido criticada por ayudar a la censura en China. Amazon, también, ha sido objeto de cierto escrutinio como posible monopolio, ya que se adentra en nuevas industrias .

Lee: Facebook toma medidas contra las publicaciones que buscan 'likes'

Publicidad

Existe una conciencia creciente del potencial de la industria tecnológica para ser una fuerza tanto para mal como para bien. Y sucede en un momento en que Silicon Valley enfrenta una crisis de confianza más amplia sobre cómo trata a los empleados, los clientes y la ley.

Uber, la startup más valiosa del mundo, ha sido acusada de eludir a los reguladores y dedicarse al espionaje, la piratería y el soborno. Google ha sido objeto de escrutinio sobre cómo paga a las mujeres. Los ejecutivos tecnológicos y los capitalistas de riesgo enfrentan acusaciones de acoso sexual. Los usuarios de Yahoo descubrieron que cada cuenta , los tres mil millones de ellas, fue pirateada.

Hasta el momento, estas preocupaciones aún no han perjudicado los precios de las acciones en la industria de la tecnología ni ha cambiado mucho la percepción pública.

YouGov, una firma de investigación de mercado que realiza encuestas, dice que no ha habido "ningún cambio significativo" en el estado de la marca de compañías como Facebook y Google este año.

Publicidad

Pero los legisladores se han vuelto más críticos con estas compañías, y hasta cierto punto, los expertos de la compañía se han vuelto más abiertamente críticos con ellos mismos y con su trabajo.

El exejecutivo de Facebook Chamath Palihapitiya recientemente fue noticia por agudas críticas a las redes sociales en un discurso. "Hemos creado herramientas que están desgarrando el tejido social de cómo funciona la sociedad", dijo.

Palihapitiya y otros empleados de tecnología también se abrieron el mes pasado por sentirse culpables del daño causado por los productos que construyeron. De hecho, el sentido de la expiación llega hasta la cima.

En un post notablemente sincero para Iom Kipur, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, se disculpó por "las formas en que mi trabajo se utilizó para dividir a las personas en lugar de reunirnos".

Publicidad

En Silicon Valley, la solución a los problemas tecnológicos suele ser más tecnología, como mejores algoritmos y nueva inteligencia artificial. Pero este año, las compañías de tecnología han comenzado a dedicar más gente real (y dinero real) para resolver sus crisis de credibilidad.

Facebook dijo el mes pasado que duplicaría el número de personas que trabajan en seguridad y protección a 20,000. Google también planea contratar a 10,000 personas para limpiar YouTube.

Estos movimientos proactivos pueden ayudar a reducir las probabilidades de un escrutinio reglamentario adicional, según James Cakmak, analista de Monness, Crespi, Hardt. Pero es probable que el lado oscuro de las redes sociales no desaparezca. Los ejecutivos de la tecnología ahora lo admiten.

"Es muy importante reconocer que la conexión de todos y dar a todos la posibilidad de compartir no es necesariamente siempre una buena cosa," dijo Adam Mosseri, el vicepresidente de Facebook a cargo del Servicio de Noticias, en un evento de periodismo en octubre.

Publicidad

OPINIÓN: La neutralidad en Internet ha muerto, al menos por ahora

La observación surgió en respuesta a una pregunta sobre si la humanidad se arrepentiría de dar a todos la capacidad de publicar contenido.

"Al final, no creo que como raza humana lamentemos Internet", dijo, "pero sí creo que habrá costos de conectar al mundo".

Esto puede disminuir si comenzamos a reconocer esos costos más claramente.

Publicidad
¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad