Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Elon Musk quiere que la NASA vuelva a la Luna sin contratiempos

La agencia espacial tendría un retraso de un año en esta misión, debido a problemas relacionados con la fabricación de los trajes espaciales.
vie 13 agosto 2021 10:00 AM
Elon Mus
SpaceX ya ha diseñado y usado trajes espaciales, pero para misiones menos complejas que un viajes a la Luna.

Elon Musk ofreció su ayuda a la NASA en la fabricación de trajes espaciales que usarían los astronautas del programa espacial Artemis, con el cual la agencia tiene planeado regresar a la Luna en el 2024. De esta manera, las fechas marcadas por la NASA no sufrirían contratiempos.

Y es que tras la realización de una auditoría por parte de la Oficina de Inspección General de la NASA se anunció que los trajes espaciales que se usarán durante esta misión no estarán disponibles por lo menos hasta el 2025. Además, la oficina destacó que también existen problemas en torno a la escasez de fondos, así como consecuencias laborales por los cierres provocados por la COVID-19.

Después de que esto se diera a conocer, Musk ofreció los servicios de su compañía para desarrollar los trajes con el fin de cumplir el objetivo de regresar a la Luna en las fechas previstas. “SpaceX puede hacer si se necesita”, publicó el millonario en su cuenta de Twitter.

Publicidad

Desde 2016, la NASA había estado trabajando en la Unidad de Exploración Extravehicular, una reedición al diseño de los trajes que la agencia había usado en los últimos 40 años. La nueva versión incluiría sistemas de movimiento para el torso y los brazos, además de agregar otras capacidades y adaptarse de mejor manera a las necesidades de exploración.

Sin embargo, uno de los principales problemas para estos trajes es su alto costo de fabricación, pues de acuerdo con el informe, cada uno representa un gasto de 420 millones de dólares y según las estimaciones, se requieren cerca de 625 millones de dólares adicionales para que todos los trajes cumplan con la tecnología requerida.

Otro asunto relevante que mencionó la Oficina de la NASA es que existen 27 empresas que suministran diversos componentes para los trajes. Ante esto, Musk mencionó que “hay demasiados cocineros en la cocina”, en referencia a que su compañía ya ha diseñado y usado un traje espacial para astronautas, aunque estos fueron usados para viajes a la Estación Espacial Internacional y no en misiones más complejas.

Por otra parte, tras la auditoría se dio a conocer que es poco probable que se mantengan las fechas establecidas para completar la misión Artemis, pues la agencia sufrió de déficits de fondos a causa de los efectos de la pandemia, además de que no se podrían hacer las verificaciones de seguridad en el lapso señalado.

Publicidad

Cabe mencionar que Blue Origin, la empresa aeroespacial de Jeff Bezos, ha criticado a la NASA por su relación con SpaceX, a la cual adjudicó un contrato de 2,900 millones de dólares para sus viajes a la Luna. En este sentido, la empresa incluso afirmó que la compañía de Elon Musk obtuvo un “trato preferencial”.

Asimismo, mostró su preocupación “por la falta de revisiones sobre la preparación para el vuelo en la propuesta de SpaceX”, pues argumentó que el plan de la compañía de Musk es realizar 16 lanzamientos consecutivos de la nave espacial Starship con sólo tres revisiones de preparación de vuelo en total, “en lugar de una para cada lanzamiento”.

No obstante, Musk defendió las capacidades de la nave desarrollada por su empresa y dijo que la realización de “16 vuelos es algo extremadamente improbable”, pero si se necesitaran, “no sería un problema”, pues ya han hecho una mayor cantidad de esos vuelos e incluso la nave ha logrado acoplarse a la Estación Espacial Internacional.

Si bien Blue Origin ha protestado ante las autoridades por los contratos entregados a Musk y a su empresa, la Oficina de Contabilidad del Gobierno de Estados Unidos rechazó dichas protestas, pues consideró que la NASA no violó la ley al decidir otorgar únicamente una adjudicación.

Publicidad

Los motivos de las protestas por parte de Blue Origin se basan en que dicha empresa también era una de las competidoras por el contrato junto a Dynetics, por lo que la expectativa se basaba en que se entregaran dos contratos, sin embargo, sólo hubo una adjudicación debido a que la NASA tuvo una menor asignación de recursos por parte del Congreso.

De esta forma, SpaceX se hizo acreedora del contrato, cuyo objetivo principal será desarrollar el programa Human Landing System, a partir del cual se construirá un módulo de aterrizaje en la Luna para que se ejecuten las misiones Artemis.

Publicidad
Publicidad