Publicidad
Publicidad

El auto más veloz del mundo podrá ser tuyo por solo 3 millones de dólares

El Bugatti Chiron cuenta con un motor de 1,500 caballos de fuerza que lo hacen llegar a casi 100 km/h en 2 segundos y medio.

El Bugatti Chiron no cuesta 3 millones de dólares (mdd) solo por tener un motor de 1,500 caballos de fuerza, acelerar de cero a 96 km/h en menos de 2.5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de más de 260 millas por hora.

Es el coche de pasajeros más rápido en el mundo, pero lo que realmente impresiona es que se vea tan bien.

Si alguien enlista todos esos números, ¿todavía espera que el coche se vea bonito? Cuando la meta es pura velocidad, la estética visual suele tomar un asiento trasero. Lo mismo ocurre con la comodidad. Y conducción. El coche tendría alas saliendo por todas partes, respiraderos masivos y una cabina de pasajeros pequeña y estrecha.

Pero eso es lo que es tan asombroso sobre el Chiron Bugatti. No solo es veloz. Es bonito. Y en realidad se conduce como un coche normal.

Publicidad

Sí, solo caben dos pasajeros, pero con amplitud y comodidad. Cada superficie está cubierta de cuero. Una columna metálica corre hacia el centro y se curva alrededor del techo, repitiendo las curvas metálicas en el exterior del coche.

Lee: Ford y KidZania crearán una armadora de autos para niños

No hay grandes pantallas de ordenador en el interior, sólo pequeñas redondas que encajan discretamente dentro de perillas. Bugatti quiere que este coche sea agradable a la vista décadas a partir de ahora, por lo que casi no hay nada dentro del Chiron.

Desde el exterior, el Bugatti construido en Francia es una exposición artística de curvas que fluyen dentro y fuera de otras curvas. Hay, de hecho, enormes respiraderos de aire. Son necesarios para enfriar el enorme motor y para alimentarlas enormes cantidades de aire necesario para hacer 1,500 caballos de fuerza.

Publicidad

Los respiraderos están alojados dentro de grandes remolinos justo detrás de las ventanas laterales del Chiron.

Y hay, de hecho, una ala grande que monta encima de la parte posterior del coche. Sube, baja y cambia de ángulo dependiendo de las necesidades del momento, como la rapidez con la que se va el coche o la rapidez con que el conductor intenta reducir la velocidad.

Sentarse en el interior, tirar hacia atrás la palanca de cambios y dar marcha. Es así de simple. Entonces acabas de tomar en la carretera, encontrar un camino abierto por delante, y aceleras a fondo. No vas a estar cerca de la velocidad máxima de Chiron, pero, aún así, ¡ese sonido!

Dieciséis pistones golpeando hacia fuera, cuatro turbocompresores que aspiran el aire. Y tu espalda está fijada a ese asiento lujoso de piel.

Publicidad

Lee: Soccerbot, el robot periodista que cubrirá la Premier League

Al mismo tiempo es extrañamente tranquilo. El volante no se tuerce en tus manos. Los neumáticos no están gritando por falta de tracción. Solo vas muy, muy rápido. Y es tan fácil.

Muy pronto, es demasiado rápido. Así que dejaste subir el acelerador.

Ahí estará el sonido acelerado de los gases empujados a los turbocompresores y redireccionados directamente a los tubos de escape. La velocidad comienza a diminuir. Al mismo tiempo, la presión disminuye tu pecho y puedes respirar otra vez.

Publicidad

El ruido, la aceleración, ese cuerpo magnífico. Eso es lo que compradores Bugatti están recibiendo por 3 mdd.

Ahora que estamos viendo el potencial de rendimiento de los coches eléctricos, mi apuesta es que el Chiron es el último coche que veremos. Por unos cuantos años más, y por solo 3 mdd, usted puede comprar el gran final de la era de la combustión interna.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad