Publicidad
Publicidad

Azúcar y cáncer, ¿relacionados?

Los científicos entienden que las células cancerígenas sustentan su rápida reproducción reconfigurando sus metabolismos para tomar glucosa, fermentarla y producir lactato.
Azúcar
Azúcar Los estudios que han tratado de analizar cómo el consumo de azúcar podría estar relacionado con el riesgo de cáncer "han sido mucho menos consistentes". (Foto: kwanchai.c/Shutterstock / kwanchai.c)

¿El azúcar, que hace que todas las cosas sean deliciosas, conduce al cáncer?

Un mecanismo biológico en las células de levadura podría explicar la relación entre el azúcar y los tumores malignos, de acuerdo con una investigación reciente publicada en la revista Nature Communications.

El proyecto de investigación que duró nueve años puede incluso influir en la medicina y las dietas para pacientes con cáncer, concluyeron los autores. El estudio comienza observando de cerca el apetito de azúcar de las células cancerígenas.

Los científicos entienden que las células cancerígenas sustentan su rápida reproducción reconfigurando sus metabolismos para tomar glucosa, fermentarla y producir lactato.

Publicidad

Por el contrario, las células sanas continúan con la respiración celular normal, un proceso en el que toman glucosa y la descomponen en dióxido de carbono y agua.

Este "cambio de las células cancerosas de la respiración a la fermentación es algo que descubrió Otto Warburg, un bioquímico alemán, hace unos 70 u 80 años", dijo el microbiólogo Johan M. Thevelein, autor principal del estudio y profesor de KU Leuven en Bélgica. Se lo conoce como "el efecto Warburg".

La fermentación del azúcar en ácido láctico produce aproximadamente 15 veces menos energía que la respiración del azúcar, anotó Thevelein. Sin embargo, las células cancerosas "crecen mucho más rápidamente que las células normales, y las levaduras crecen más rápido cuando se fermentan", advirtió.

"Esto es raro", dijo, y plantea una pregunta importante: ¿el efecto Warburg es un síntoma del cáncer o una causa del cáncer?

Publicidad

Para buscar la respuesta, Thevelein y sus colegas experimentaron con células de levadura ya que, al igual que las células cancerosas, se sabe que favorecen la fermentación sobre la respiración.

Los investigadores encontraron un compuesto intermedio que es un "potente activador" de la proteína RAS. RAS es un protooncogen: un gen que codifica las proteínas que ayudan a regular el crecimiento y la diferenciación celular. Los protooncogenes pueden convertirse en oncogenes o genes que causan cáncer cuando se producen mutaciones. Las mutaciones de las proteínas RAS están presentes en muchos tumores, dijo Thevelein.

El nuevo estudio revela, por lo tanto, "un círculo vicioso", indicó.

A medida que el azúcar se descompone en las células, el compuesto intermedio activa las proteínas RAS, y esto a su vez estimula la proliferación celular, dijo.

Publicidad

Lee: El azúcar no solo engorda; también puede enfermarte

Este ciclo visto en las células de levadura podría ayudar a explicar la agresividad del cáncer.

"Es muy interesante", comentó sobre el estudio la Dra. Jennifer Ligibel, presidenta del comité de equilibrio energético de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica. Aún así, ella recomienda cautela al interpretar estos hallazgos.

"Es importante no adelantarse en transmitir un mensaje a los pacientes basado en un estudio de levadura", dijo.

Publicidad

¿Consumir azúcar o pesar demasiado?

Aunque los investigadores identificaron algunas similitudes entre las células de levadura y las células cancerosas humanas, explicó Ligibel, "es importante reconocer que estamos aún lejos, incluso de las células cancerosas humanas en un tubo de ensayo".

El estudio mostró solo una mayor tasa de crecimiento celular provocada por la glucosa, dijo la experta. Aunque el equipo mostró que las vías de RAS se activan, esto "en realidad no causó que las células se replicaran más rápidamente", dijo.

Publicidad

Aún así, los datos son "increíbles", admitió Ligibel, quien también es profesora en la Escuela de Medicina de Harvard. "Este es realmente uno de los primeros estudios que proporciona un mecanismo biológico que podría explicar una relación entre la glucosa en sí y la progresión del cáncer”.

"Cuando pensamos en la relación entre el azúcar y el cáncer, cuando pensamos en lo que ocasiona el nivel de azúcar en el cuerpo de alguien, está principalmente relacionado con su peso", dijo Ligibel.

Lee: Un mes sin azúcar: cómo y por qué desintoxicarse

Cuando las personas son más pesadas, sus cuerpos manejan el azúcar de manera diferente que las personas que son más livianas. Esta gestión del azúcar es lo que conduce a la diabetes tipo 2, una enfermedad en la cual el azúcar en la sangre es alta y los niveles de insulina, la hormona que usa el cuerpo para controlar el azúcar en la sangre, comienzan a aumentar porque el cuerpo se vuelve resistente a sus efectos.

Publicidad

"Hemos sabido por un tiempo que tener un nivel más alto de azúcar en la sangre y tener un mayor nivel de insulina en nuestro sistema están relacionados con el riesgo de desarrollar cáncer", dijo Ligibel.

Al mismo tiempo, los estudios que han tratado de analizar cómo el consumo de azúcar podría estar relacionado con el riesgo de cáncer "han sido mucho menos consistentes", indicó. Un amplio estudio de adultos mayores estadounidenses, por ejemplo, no encontró una relación entre la cantidad de azúcar que comía la gente y el riesgo de desarrollar cáncer.

Por el contrario, señaló, otros estudios muestran que las personas diagnosticadas con cáncer de colon que consumían una mayor proporción de sus calorías totales bajo la forma de azúcar tenían un mayor riesgo de recurrencia del cáncer, pero solo para las personas que ya tenían sobrepeso y obesidad. Una vez más, la forma en que el cuerpo maneja el azúcar, y no el azúcar en sí, puede ser la clave.

Los estudios en pacientes con cáncer de mama han comparado dietas bajas en carbohidratos con dietas bajas en grasas y han descubierto que la cantidad de peso que las personas pierden, no la dieta en sí misma, era lo importante, advirtió Ligibel. Si conlleva a la pérdida de peso, cualquiera de las dietas produce una disminución idéntica de azúcar en el torrente sanguíneo y una disminución idéntica de la insulina.

Publicidad

"Si lograste eso mediante una dieta u otra no era tan importante como la cantidad de peso perdido si tenías sobrepeso u obesidad", dijo. Traducido a consejos prácticos para pacientes con cáncer: "Si tienes a alguien que es obeso o tiene sobrepeso, ayudarlo a perder peso va a ser una cosa importante. Lo sabemos por muchas líneas de estudio diferentes”.

"Creo que el azúcar definitivamente contribuye al aumento de peso. Creo que el azúcar no tiene mucho valor nutricional", dijo Ligibel. Aún así, los pacientes con cáncer deben centrarse en mantener un peso saludable equilibrando el ejercicio y los alimentos que consumen.

El azúcar puede causar obesidad, que a su vez da pie al cáncer

Publicidad

Cuando se le preguntó si él cree que comer más azúcar conduce a más cáncer, Thevelein respondió de inmediato "¡No, definitivamente no!". Él y los coautores del estudio no dicen eso en su ensayo; explican en cambio cómo las células normales y sanas pueden manejar el azúcar de forma controlada.

"Por otro lado, todos sabemos que cuando consumes mucha azúcar, tienes una tendencia a volverte más obeso", dijo Thevelein. "Y la obesidad está relacionada con un mayor riesgo de cáncer".

Aunque es "demasiado prematuro para saberlo", Thevelein dijo que cuando comes demasiada azúcar durante un tiempo prolongado, "quizás eso también puede conducir de alguna manera a la desregulación de la proteína RAS en las células normales", y posiblemente sea esta “desregulación” la que desencadena las mutaciones en los genes RAS.

"Es mejor no comer demasiada azúcar para no caer en la obesidad", dijo. "Y si, al mismo tiempo, también reduces tu riesgo de cáncer, mejor, pero esto es algo sobre lo que no podemos hacer una afirmación por ahora".

Publicidad

En todo caso, Thevelein sugeriría que los pacientes con cáncer ingieran menos azúcares simples y más azúcares complejos, como los que se encuentran en el almidón y los granos integrales. Los azúcares complejos se liberan más lentamente y el cuerpo los asimila más lentamente, y esto podría ser útil para los pacientes con cáncer.

"Ese sería nuestro mensaje", expresó Thevelein: "Tratar de buscar formas alternativas de suministrar azúcar y energía a pacientes con cáncer en lugar de azúcares simples que son metabolizados rápidamente".

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad