Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Meghan Markle tendrá que silenciar su feminismo por amor

Markle debería hacer lo que le plazca para ser feliz, pero la familia real es una de las instituciones más patriarcales del planeta.
mié 29 noviembre 2017 11:24 AM
¿Abandonará su carrera?
¿Abandonará su carrera? En los artículos sobre el compromiso Markle-Windsor, se le describe como "ferozmente independiente". (Foto: DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP)

Con el próximo matrimonio de Meghan Markle y el príncipe Enrique, una feminista está próxima a convertirse en miembro de la familia real británica.

En muchos sentidos, la llegada de Markle a la monarquía del Reino Unido es radical: es una estadounidense birracial que ha abogado por las mujeres y las personas de color dentro y fuera de la pantalla. Tiene una carrera próspera.

Ella es mayor que el príncipe con quien se casará, está divorciada y es la tatara-tatara-tatara nieta de un esclavo liberado. "Nunca quise ser una mujer que va a cocteles; siempre quise ser alguien que trabaja", escribió Markle en su ahora extinto blog.

Lee: La boda de Enrique y Meghan será en el castillo de Windsor

Por eso es tan decepcionante ver que abandonará su carrera de actriz después de casarse.

Obviamente, Markle debería hacer lo que le plazca para ser feliz. Tal vez ella habría renunciado a su trabajo de todos modos, quizá está agotada, aburrida o simplemente quiere tomarse unos años para vivir en un palacio y viajar por el mundo (¿quién podría culparla?).

Publicidad

Y no está renunciando para organizar fiestas de té, ella quiere dedicar más tiempo a las causas que le importan.

Pero la realidad de la familia real es que la controversia se mantiene a raya. Ciertamente, ella puede visitar orfanatos y hablar sobre los derechos de las niñas, pero ¿puede abogar por políticas que mejoren las vidas de esas niñas, o incluso expresen su opinión libremente? Probablemente no, dado que se espera que los miembros de la familia real no expresen públicamente sus opiniones políticas ni den una pista sobre cómo votar.

Es imposible ser un defensor efectivo de la igualdad e ir en contra de la opresión si no se puede nombrar y criticar a las instituciones y a las políticas que fomentan la desigualdad y la sumisión. Entonces, si bien es admirable que Markle quiera dedicar su tiempo a sus causas, el requisito de la familia real de que tales esfuerzos se despoliticen y eso significa que la defensa no puede ser particularmente efectiva.

En docenas de artículos sobre el compromiso Markle-Windsor, se le describe como "ferozmente independiente", al casarse y renunciar a su carrera ganada con tanto esfuerzo, va a ser, literalmente, totalmente dependiente de su marido y su familia.

La familia real es una de las instituciones más patriarcales del planeta. Hace solo unos años, con el nacimiento del primer hijo de William y Kate, se cambiaron las leyes de sucesión para permitir a las niñas el acceso equitativo al trono, como sus hermanos, cambiando la monarquía de un patriarcado muy literal a un arreglo más moderno.

Recomendamos: Así se conocieron Meghan Markle y el príncipe Enrique

Pero aun así, se espera que las mujeres de la realeza sonrían para las cámaras, se vistan bellas pero modestamente y tengan hijos. ¿Con qué frecuencia se escucha hablar a la duquesa de Cambridge?

Markle es solo una mujer que persigue lo que ella cree que es el mejor camino para su vida. Está enamorada y se va a casar con un verdadero príncipe, un pilar en la fantasía de las niñas en todo Estados Unidos.

Pero Markle también es la chica que escribió cartas a Hillary Clinton y Gloria Allred criticando un anuncio de lavatrastes que implicaba que solo las mujeres lavaban los platos. Ella es la mujer que escribió un ensayo abrasador sobre ser birracial en Estados Unidos.

Ella bien puede estar obedeciendo las reglas de una institución muy pública y muy patriarcal porque la otra opción sería perder su amor (y también hay muchos beneficios de ser miembro de la realeza).

Es una pena. No es que Markle haga este cálculo para su propia vida, sino que la familia real todavía requiere que las mujeres que se casen hagan los sacrificios, silenciando sus voces fuertes y privando al mundo de su efervescencia, sus talentos y sus dones.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad