Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estos problemas de salud pueden predecirse echando un vistazo a tus ojos

Los ojos también pueden revelar signos de diabetes, hipertensión, colesterol alto, enfermedades de la tiroides, así como la pérdida de la memoria.
lun 05 marzo 2018 03:58 PM
Un análisis
Un análisis de los vasos sanguíneos del ojo podría explicar lo que está ocurriendo en el cerebro. (Foto: seb_ra/Getty Images/iStockphoto)

Una prueba más de que los ojos reflejan el estado de salud en general llegó en forma de un estudio que suma una enfermedad a la lista de trastornos que pueden predecirse examinando "las ventanas del alma".

Los cambios ligeros en los vasos sanguíneos de nuestros ojos, a los 60 años, pueden predecir una pérdida significativa de la memoria en las dos décadas siguientes, según un estudio que se publicó el miércoles 28 de febrero en el boletín médico Neurology .

Es bien sabido que las enfermedades del sistema vascular o circulatorio incrementan el riesgo de discapacidad cognitiva al envejecer. Este sistema incluye las venas, las arterias, los vasos sanguíneos y los capilares que transportan la sangre desde y hacia el corazón.

"No podemos ver los vasos sanguíneos muy pequeños del cerebro a través de la imaginología estándar" como la resonancia magnética, dijo la directora del estudio, Jennifer A. Deal, científica asistente del Departamento de Epidemiología de la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.

Como los vasos sanguíneos del ojo se parecen a los del cerebro, Deal y sus colegas propusieron la hipótesis de que un análisis de los vasos sanguíneos del ojo podría explicar lo que está ocurriendo en el cerebro.

Un vistazo al futuro

Publicidad

El estudio comenzó con más de 12,000 hombres y mujeres de 57 años en promedio, a quienes se les hizo pruebas de memoria y pensamiento. Los participantes se sometieron a otra ronda de pruebas unos seis años después y a una tercera alrededor de 20 años después de la prueba inicial.

Unos tres años después de haber empezado el estudio, los investigadores usaron una cámara especial para tomar fotos de la retina de los participantes. La retina es una capa de tejido, situada en el fondo del ojo, en donde las señales lumínicas se convierten en impulsos que pasan al cerebro para que podamos ver.

Deal explicó que estas fotos eran "una instantánea de lo que está pasando en la microvasculatura del ojo —y creemos que también del cerebro— en ese momento en el tiempo; con ese parámetro, podemos determinar si alguien tiene signos de retinopatía", es decir, daño en los vasos sanguíneos de la retina.

Aunque la mayoría de los participantes (el 95%) no mostró signos de daño en los vasos sanguíneos de la retina, 365 personas (el 3%) tenían retinopatía leve. Otras 256 personas (el 2%) tenían retinopatía de moderada a grave.

Al analizar los datos, el equipo determinó que los participantes que tenían retinopatía de moderada a grave tenían más probabilidades de obtener puntajes bajos en las pruebas de memoria y pensamiento que las personas con ojos sanos. De hecho, el promedio de puntaje de estos participantes se redujo en 1.22 unidades de desviación estándar a lo largo de 20 años. En el caso de las personas que tenían ojos sanos, la reducción fue de únicamente 0.91 unidades de desviación estándar. Sin contar a quienes se perdieron algunas de las pruebas, los investigadores calcularon una diferencia de 0.57 unidades de desviación estándar promedio entre ambos grupos.

"Aunque nuestros resultados fueron más notorios en personas con diabetes, también encontramos una relación firme y significativa entre los signos en la retina y el declive cognitivo en las personas que no tenían diabetes", explicó Deal.

Lee: Las cinco enfermedades más comunes de los mexicanos

Ojos enfermos, cerebro enfermo

Rachel Bishop, médica del Instituto Nacional del Ojo de Estados Unidos, dijo que los resultados del estudio "no sorprenden para nada".

"Si los vasos sanguíneos de la retina no están sanos, hay buenas razones para pensar que los vasos sanguíneos del cerebro tampoco están sanos", explicó Bishop, quien no estuvo involucrada en el estudio.

"El suministro vascular es esencial para todas las funciones, para el funcionamiento de todos los órganos; si los vasos sanguíneos no pueden hacer su trabajo, no hay forma de que el cerebro funcione tan bien como un cerebro que tiene un buen suministro".

Bishop dijo que le gusta la idea de analizar el ojo y la retina para buscar trastornos negativos en el cerebro "aunque no sé muy bien a dónde nos llevará. Creo que también tengo esperanzas en que podamos detectar las cosas con la suficiente anticipación y tener intervenciones lo suficientemente tempranas como para cambiar el curso de un evento negativo". Dijo que después de todo, la lista de enfermedades y trastornos que se pueden identificar a través de un análisis de la salud ocular es larga… y sigue creciendo.

Justin Bazan, optometrista y asesor médico del Vision Council, una organización no lucrativa, coincide en que es importante estudiar los vasos sanguíneos del ojo.

"Tienen una relación directa con las enfermedades sistémicas", dijo. Agregó que conforme aprendemos más sobre los cambios que se presentan con las enfermedades, podremos predecir mejor los eventos cardiovasculares como las apoplejías e incluso "predecir cambios mentales como las que se encuentran en trastornos como el alzhéimer".

La gente suele ir a hacerse un estudio de la vista "tal vez para revisar su vista o para mandar a hacer lentes de contacto o anteojos", explicó Bazan. Sin embargo, los oftalmólogos pueden decirles más sobre su salud en general.

Lee: ¿Un examen de la vista en el consultorio o por internet?

Diabetes, hipertensión y colesterol alto

"La diabetes puede verse en los ojos", dijo Bazan. Entre los primeros cambios que percibe la gente que tiene diabetes están las fluctuaciones en la vista. "Puede haber periodos en los que su nivel de azúcar en sangre esté fuera de control, lo que causa cambios a la lente que está en el interior del ojo; cuando hay cambios en la lente, la visita se ve afectada tarde o temprano", explicó. Específicamente, una persona con diabetes puede tener visión borrosa durante un tiempo y luego volver a la normalidad.

A veces, estos cambios se pueden atribuir al envejecimiento en general, pero la realidad es que podría tratarse de una "enfermedad sistémica no controlada" como la diabetes, señaló Bazan.

La hipertensión (demasiada presión en los vasos sanguíneos) también "se observa fácilmente en el ojo", explicó. Los vasos sanguíneos dañados causan hemorragias y filtraciones que pueden verse en las pruebas rutinarias de la vista.

Bazan explicó que "el colesterol alto es una de las cosas que se detectan más fácilmente en un examen porque está en el frente del ojo", en la estructura clara conocida como córnea, que es en donde se colocan los lentes de contacto. "No pasa un solo día en mi consultorio sin que detectemos una acumulación de colesterol", dijo.

Lee: ¿Ver demasiado tiempo la computadora daña la vista?

A veces, los trastornos cardíacos que surgen de la acumulación de placa suscitan inquietudes durante un examen de la vista. Bazan explicó que cuando la placa se acumula en la arteria carótida, "a veces esas plaquitas se desprenden y viajan al ojo, obstruyen las arterias de los ojos y eso provoca cambios muy evidentes en la estructura vascular del fondo del ojo". Esta prueba tan pequeña no serviría para emitir un diagnóstico, pero el médico recomendaría hacer más pruebas, tales como una resonancia magnética, para determinar qué está pasando.

Esclerosis múltiple, enfermedades de transmisión sexual y cáncer

La esclerosis múltiple (EM) suele detectarse cuando los pacientes pierden repentinamente la vista, explicó Bazan. Al estudiar los ojos de una persona con EM, el médico detectaría un cambio en el color y la apariencia del nervio óptico. Esto también provocaría que se lleven a cabo más pruebas para confirmar el diagnóstico.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) también se dejan ver en los ojos.

"Mi primer paciente, en la escuela de optometría, tenía conjuntivitis", explicó Bazán. La enfermedad no se curaba con las gotas comunes para ojos. Esta "conjuntivitis sin resolución, que no se quitaba y que no respondía a las gotas para ojos con las que se trata usualmente" era un signo de un problema mayor, en este caso de una infección por clamidia, una ETS que se detectó tras unos cuantos exámenes.

Varias cepas del herpes también pueden causar conjuntivitis. "También he visto sífilis", explicó Bazan, quien agregó que esta ETS puede provocar que la pupila adquiera "un color irregular o grisáceo". Por el efecto que tiene en los glóbulos blancos, el VIH también causa cambios visibles en la retina.

Las enfermedades de la tiroides tienen muchas manifestaciones en los ojos. Como la tiroides controla las hormonas responsables —en parte— de la producción de lágrimas, muchas personas que tienen enfermedades de la tiroides presentan el síndrome del ojo seco, explicó Bazan. Las enfermedades de la tiroides también provocan que los músculos extraoculares (los que controlan el movimiento ocular) se alarguen y se endurezcan. "Si alguna vez has visto a alguien que tiene los ojos salidos, esa protuberancia podría estar relacionada con la enfermedad de Graves, que está relacionada con un trastorno de la tiroides", explicó Bazan, quien puso a la exprimera dama de Estados Unidos, Barbara Bush, como ejemplo de esta enfermedad.

"Si tienes un padecimiento en el que hay inflamación sistémica, casi siempre se manifestará en el ojo en forma de uveítis", dijo. La uveítis , que consiste en el enrojecimiento y la inflamación del ojo, se presenta a consecuencia del lupus o de otras enfermedades autoinmunes. De hecho, cualquier trastorno sistémico que cause inflamación en el cuerpo causará también inflamación en los ojos.

Finalmente, el cáncer (incluido el de mama, la leucemia y el linfoma) pueden manifestar su presencia en los ojos, aunque la mayoría de las personas detectan los tumores y los síntomas de malignidad antes que sus oftalmólogos.

El cáncer de las células basales de la piel delicada que rodea al ojo es uno de los cánceres que se detectan más comúnmente, dijo Bazan. El melanoma ocular (cáncer en las células del ojo) no es tan común, pero "definitivamente ocurre y es devastador".

"Creo que lo principal es que ir con tu oftalmólogo para que te haga tu revisión anual de la vista no solo consiste en que te revisen la vista o en que te mandes a hacer anteojos o lentes de contacto", dijo. "Se trata de determinar el estado de salud en general de tus ojos y por ende, de tu estado de salud en general".

Recomendaciones

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad