Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

  • vacacionar artico.jpg
  • comidas estadios NFL.jpg
  • bmw-x5-portada.jpg
  • hoteles antes de morir.jpg
  • errorafeitar01.jpg
  • canciones-hombres.jpg
  • portada.jpg

Por qué los caballos son tan buen negocio en Qatar

Para este país de Medio Oriente, las carreras de caballos son un vehículo para incrementar su perfil internacional.
Caballos
Caballos Como ocurre con sus inversiones en equipos de futbol como el Barcelona o el París Saint-Germain, la mayoría de los proyectos de caballos de carreras de Qatar está en Europa. (Foto: CNN)

Nota del editor: Aly Vance es conductora del programa Winning Post, una emisión mensual de CNN que te lleva al mundo de las carreras de caballos.

(CNN) —Varios siglos antes de que Qatar se volviera una de las economías de más rápido crecimiento en el mundo, era famoso por sus preciados caballos árabes. Son parte de la cultura y la tradición de Qatar y tienen una larga historia en Medio Oriente.

Ahora, la gran riqueza de la que Qatar dispone sirve para financiar un intento por volverse una potencia mundial en las carreras de caballos purasangre.

"Qatar tiene a los mejores árabes del mundo y queremos que siga así", dijo Nasser bin Sherida al Kaabi, gerente general del Club de Carreras Ecuestres de Qatar, a Winning Post, de CNN. "Pero ahora estamos tratando de mejorar nuestros purasangres para poder competir a nivel internacional con los países líderes de las carreras".

Los caballos árabes son famosos por la característica forma cóncava de su cabeza y por su andar con la cola en alto. Se originaron en la península arábiga y se cree que la raza tiene 4,500 años de antigüedad, así que es una de las más antiguas del mundo a diferencia de los purasangres, que se desarrollaron a principios del siglo XVIII. Cruzaron a unas yeguas inglesas con sementales árabes y de otras razas para crear caballos con mucha energía y gran velocidad. Se dice que el 95% de los machos purasangre desciende de un solo semental, el Darley Arabian, que nació en 1700.

"Nuestra pasión por los caballos es algo que heredamos y para nosotros, tener un caballo, ser propietario de un caballo es un privilegio", explicó al Kaabi. "Nos gustaría que esta tradición perdurara en las generaciones venideras".

Publicidad

El enfoque en Europa

Como ocurre con sus inversiones en equipos de futbol como el Barcelona o el París Saint-Germain, la mayoría de los proyectos de caballos de carreras de Qatar está en Europa.

QIPCO, una empresa catarí de inversiones, se volvió el patrocinador oficial de la Serie de Campeones Británicos en 2011. El campeonato ofrece en total una bolsa de 25 millones de dólares. El clímax de la serie es el Día de los Campeones Británicos en Ascot, la carrera más cuantiosa de Reino Unido con una bolsa de 6.2 millones de dólares.

En diciembre de 2014, Qatar estableció una sociedad con Glorious Goodwood, al que posteriormente llamaron Festival Goodwood de Qatar. Se dice que el trato a diez años, que se considera el más grande de la historia de las carreras en Reino Unido, vale 2.8 millones de dólares por año.

Lee: Los festivales hípicos más pintorescos del mundo

Publicidad

Entre otros de los contratos hípicos de Qatar están un patrocinio lucrativo en el evento más cuantioso de Europa, el Prix de l'Arc de Triomphe de seis millones de dólares que se lleva a cabo todos los años en octubre, en París.

Los participantes principales

Para Qatar, las carreras de caballos son un vehículo para incrementar su perfil internacional. "Qatar es un gran inversionista en todo el mundo, en los deportes, en la economía y en diferentes campos, incluidas las carreras de caballos", explicó al Kaabi. "Somos parte importante de las carreras en todo el mundo gracias a nuestras inversiones en caballos y patrocinios. Esperamos que Qatar pueda competir en todo el mundo y se sienta parte del mundo de las carreras de caballos".

La intervención de Qatar en los territorios tradicionales de las carreras en Europa está creciendo. Se espera que esto tenga efectos secundarios en el deporte dentro del país.

Su justa internacional más importante, el Festival de la Espada de Su Alteza el Emir, se llevó a cabo a finales de febrero por 27ª ocasión en el hipódromo de Al Rayyan, en Doha.

Publicidad

El evento, que incluyó carreras tanto para purasangres como para caballos árabes de raza pura, ofreció una bolsa de 3.5 millones de dólares. Su prestigio e importancia son tales que cuenta regularmente con la presencia del emir, su alteza el jeque Tamim bin Hamad al Zani. Cuenta con la carrera más cuantiosa para purasangres, el Trofeo del Emir, que ofrece una bolsa de un millón de dólares y que este año atrajo a corredores de primera, procedentes de todas partes del mundo.

Por razones religiosas, no estaba permitido apostar ni beber alcohol, lo que contribuyó a la atmósfera tranquila, casi como de "fiesta de jardín".

Lee: Terapia de arena y mar para los caballos de carreras

A diferencia de otras justas, parece que la gente viene aquí a ver a los caballos.

"Ha habido muchos corredores del extranjero este año en el Festival de la Espada del Emir, lo que demuestra que el interés internacional en las carreras en Qatar está creciendo", explicó Nasser. "Hubo muchos comentarios positivos de parte de los principales entrenadores, fue muy agradable".

El corredor local, The Blue Eye, ganó su segundo Trofeo del Emir en tres años. El orden de llegada reflejó el sabor cada vez más internacional de la carrera.

Publicidad

Lee: La pasión de la realeza británica por los caballos

El ganador del segundo lugar, Noor al Haw, entrena en Alemania a cargo de Andreas Wohler, mientras que Money Multiplier, que entrena en Estados Unidos, llegó en tercer lugar bajo el mando del jinete estrella, Frankie Dettori. Mac Mahon, caballo criado y entrenado en Italia, llegó en cuarto lugar, mientras que Elbereth, quien se llevó la quinta posición, fue criado en Inglaterra por David Taylor, un maestro de guitarra para niños.

El entrenador ganador, Jassim Mohamed Ghazali, se siente motivado por la fuerza creciente de las carreras en Qatar. "Creo que los competidores que llegan de fuera de Qatar para correr aquí ahora saben que no será fácil", dijo Ghazali, quien con gusto reta a duelo a los jinetes internacionales.

"Tienen que saber que hay un caballo de Qatar; un entrenador, Jassim Ghazali; [un propietario] el señor Sheail bin Jalifa al Kuwari, y que no será tan fácil para ellos".

Seguramente los caballos cataríes no tardarán mucho en ser tan importantes como sus dueños, sus criadores y los proyectos cataríes de alto perfil y podrán enfrentarse a los mejores del mundo, tanto en la pista como fuera de ella.

¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad