Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

'Aquaman' navega a lo largo de olas de diversión y espectáculo

La película protagonizada por Jason Momoa llega a las salas mexicanas el 13 de diciembre.
Jason Momoa
Jason Momoa. El actor tuvo dos participaciones con este personaje antes de que la compañía apostara por una cinta de su historia.

BRIAN LOWRY

En su afán por alcanzar a Marvel, DC y Warner Bros. se lanzaron a las aguas para presentar a la Liga de la Justicia antes de establecer bloques de construcción individuales de los personajes, creando un alto grado de dificultad.

Aunque no está a la par de Wonder Woman, Aquaman es un paso hacia el restablecimiento del equilibrio, creando un extenso mundo submarino que se parece más a la franquicia de Thor en términos de alcance, majestad y humor.

Jason Momoa, en el papel principal, resulta ser un activo importante, una referencia que va más allá de sus cualidades físicas de superhérore. Sin embargo, la verdadera estrella aquí es el director James Wan (un veterano de las series The Conjuring y Fast & Furious), que crea un mundo lleno de referencias a los cómics -con la ocasional torpeza que conlleva- al mismo tiempo que aligera el estado de ánimo considerablemente de la oscuridad en la que descendieron algunos de los esfuerzos anteriores de DC.

En cierto sentido, Wan trae el mismo ojo que el director de Batman v Superman, Zack Snyder en cuanto a la adaptación de imágenes de cómics a la pantalla, sin ahogar a su protagonista en la angustia.

Publicidad

Después de dos apariciones en películas anteriores, Aquaman finalmente obtiene una historia de origen en toda regla, incluida la historia de cómo su madre (Nicole Kidman), una princesa atlante fugitiva, la llevó a tierra y se encontró con su papá.

Lee: Marvel lanza el tráiler de Avenger: Endgame

Obligada a regresar a Atlantis y su elaborada sociedad oculta bajo las olas, deja que el niño crezca con su padre, hasta que las habilidades extraordinarias del pequeño se manifiestan.

De vuelta al presente, surge una amenaza en la forma del hermanastro de Arthur, Orm (Patrick Wilson), quien está decidido a declarar la guerra a los habitantes de la superficie.

Aquaman se alista para detener el complot con una rebelde princesa atlante, Mera (Amber Heard), que está poniendo en riesgo su propio estado. Lo que crea demasiadas oportunidades para que Aquaman y Mera se peleen y, por supuesto, se unan para cruzar el globo en busca de un tridente imbuido de poderes fantásticos.

No hay escapatoria que el diálogo se siente tenso en algunos momentos, no es fácil tomar en serio a un villano que anhela el título de Ocean Master y Aquaman requiere un cierto grado de aceptación.

Sin embargo, Wan compensa eso con la civilización enormemente intrincada que él creó para la cinta, desde las bestias fantásticas hasta las torres de la Atlántida.

La acción, de manera similar, es un tanto cinética y mientras que la idea de un héroe reacio a quien le corresponde cumplir su destino no es nueva, Momoa, alternativamente, lo hace irascible y, en realidad, un tanto tonto: el primer miembro de este universo de DC con el que realmente te gustaría tomar una cerveza o dos.

Quizás, por encima de todo, Wan ofrece un espectáculo gigante que, si bien es esporádicamente poco manejable, navega lo suficiente de una forma enérgica (a pesar de durar más de dos horas) y se muestra visualmente muy interesante.

Recomendamos: Lo que sabemos de la película de Marvel acerca de Shang-Chi

En una era cinematográfica en la que parte del desafío es motivar a la gente a ver películas durante su estreno, Aquaman se siente como un maestro de ese dominio.

La cinta se estrena en México el 13 de diciembre.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad