Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Sufres de estrés?, puedes ir a China... y destruir objetos

Hay personas que pagan hasta 89 dólares por media hora para destrozar monitores, teclados y teléfonos en 'Smash'.
Smash
'Smash'. El local es mayormente visitado por mujeres.

BEIJING - La paciencia oriental se acaba. Ahora, los estresados pueden liberar su tensión pagando un módico precio por encerrarse en una sala llena de objetos como televisiones y teléfonos y puedes destrozarlos con bates, varas metálicas o mazos.

El sitio llamado Smash (destroza, en inglés) es el único establecimiento en China que ofrece esta terapia antiestrés y que cuenta con una media de 600 clientes al mes.

"Beijing es una ciudad muy ajetreada, tenemos mucho estrés. Es un lugar perfecto para un sitio como este", dijo Jin Meng, cofundadora de Smash.

Ve: El abandono de terapias convencionales por homeopatía inquieta a los científicos

Parece un negocio rentable: cada mes gastan hasta 15,000 yuanes (2,230 dólares) en objetos para romper, y en diciembre la facturación fue de 130,000 yuanes (19,290 dólares).

Hay personas que pagan 600 yanes (89 dólares) por media hora de destrozos.

Publicidad

Estéreos, máquinas de cocer arroz o maniquíes, los clientes pueden elegir el objeto que más rabia les dé y pagar para destrozarlo; el más caro es un televisor de pantalla plana que cuesta 500 yuanes (74 dólares).

Entre los objetos más pedidos hay monitores, teléfonos y teclados, algo que confirma cuál es la principal razón por la que la gente viene: "Últimamente, su mayor preocupación es el trabajo", dice Jin.

Recomendamos: ¿Cómo afecta el estrés a tu cerebro?

El perfil medio del cliente de Smash son entre un 60 y 65% mujeres de 20 a 35 años.

"En China los hombres prefieren resolver sus problemas solos, no los comparten con otros. Las mujeres son más abiertas, cuando tienen problemas tratan de buscar formas de resolverlo", indicó la emprendedora.

Entonces, ¿sirve de verdad romper cosas para deshacerse del estrés? Jin asegura que sí, que "cuando terminan, la gente se ríe y se le nota más feliz. Todos dicen que se sienten muy bien. Les ayuda mucho".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad