Pemex asfixia más a Oro Negro

La petrolera mexicana recorta de nuevo las tarifas de renta de las plataformas perforadoras de esta compañía, además de paralizar el contrato con 2 de sus 5 equipos.
La plataforma Impetus de Oro Negro tardó más de un año en conseguir un contrato con Pemex, por lo que se quedó estacionada por meses frente a la costas de Ciudad del Carmen.
El ‘oro negro’ paralizado  La plataforma Impetus de Oro Negro tardó más de un año en conseguir un contrato con Pemex, por lo que se quedó estacionada por meses frente a la costas de Ciudad del Carmen.  (Foto: Jesús Almazán)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La petrolera mexicana Pemex pone a la perforadora Oro Negro en un nuevo aprieto financiero, luego de presentarle un plan que, además de suponer un recorte adicional a sus tarifas de renta diaria de sus equipos, supondrá que dos de sus cinco plataformas quedarán 'congeladas' por un año.

El plan viene apenas unos meses después de que la compañía de los inversionistas Gonzalo Gil White y José Antonio Cañedo White lograran un acuerdo con sus acreedores, ante la abultada deuda de 930 millones de dólares (mdd) que carga la empresa.

Pemex recortará de 130,000 a 116,000 dólares la renta diaria de las plataformas Fortius, Decus e Impetus por un año, informó Oro Negro a través de un comunicado a sus acreedores. Los dos primeros equipos llegaron a tener contratos a una cuota diaria de 160,000 dólares, mientras que el tercero apenas arrancaba este año operaciones, tras pasar 2015 varada en costas mexicanas al no cerrar el contrato con Pemex.

Además, adicional a este recorte, Pemex dejará de contratar a otras dos de las plataformas de Oro Negro, Primus y Laurus, por un periodo de al menos un año. Con ello, la empresa perderá los ingresos de la renta diaria de estos dos equipos, según el comunicado fechado el 14 de septiembre.

Sin embargo, la compañía afirmó que “que estas modificaciones a los contratos de perforación ayudarán a mitigar los riesgos contractuales en el corto y mediano plazo”.

Eso porque el acuerdo incluye una ampliación “incondicional” de los contratos de Primus, Laurus, Fortius y Decus por dos años, más un año de extensión para Impetus. Pemex, además, se compromete a reducir el tiempo de factoraje —el periodo en el que paga— de 180 días a 90 días.

Un reflejo de la crisis del sector

La perforadora mexicana, que dirige el ex director de Pemex Luis Ramírez Corzo, vive en carne propia los estragos de la fuerte caída de los precios del petróleo desde mediados de 2014, que han llevado a múltiples recortes al presupuesto de Pemex y a una parálisis casi total en las tareas de exploración, fuente principal de trabajo para las empresas dedicadas al arrendamiento de plataformas.

Para firmas como Oro Negro, aún queda la esperanza de que las compañías privadas que han ganado contratos en las licitaciones de campos mexicanos en aguas poco profundas puedan requerir de sus equipos. También habrá oportunidad en la licitación de aguas profundas que se hará en diciembre, pero esto no se materializará en el corto plazo, dijo el analista del sector George Baker.

“Mi impresión es que están súper animados por la posibilidad de que viniera un boom si se da exitosamente la licitación 1.4 (la de aguas profundas). Pero todo eso está apenas en veremos”, dijo el especialista.

Pemex aseguró la semana pasada que mantendrá las tareas de exploración de crudo en 2017, a pesar de que los recortes anunciados en febrero persistirán, por lo que la inversión etiquetada para este rubro supone apenas la mitad de lo que destinó en 2015.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN inquieta a Ciudad Juárez, la capital de la maquila
No te pierdas
×