Romper el techo de cristal en la política

Xochitl Gálvez, María Lucero Saldaña e Ivonne Ortega explican su experiencia para abrirse paso, como mujer, en el mundo de la política.
El mundo de la política  también tiene que abrirse a la participación de las mujeres.  (Foto: Prometeo Lucero)
Samantha Álvarez /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Para que las mujeres tengan igualdad en oportunidades económicas y sociales debe haber una legislación que garantice ese derecho, aseguraron funcionarias públicas, durante su participación en el segundo día del Women’s Forum México. Desde su trinchera, Xochitl Gálvez, titular en la delegación Miguel Hidalgo; la senadora María Lucero Saldaña e Ivonne Ortega, ex gobernadora de Yucatán, hicieron un recuento de lo que han tenido que hacer para abrirse paso en el mundo de la política, lo que falta por cambiar y de qué manera contribuyen a que otras mujeres rompan el techo de cristal, de diamante o mármol al que se enfrenten.

“Como mujeres sí hay que desarrollar talentos y capacidades, pero lo importante es que (la equidad de género) esté en una ley que dé garantía de que se cumplirá”, dijo la senadora Saldaña, quien aseguró que 42% de los legisladores en la Cámara de Diputados son mujeres y 37% de la plantilla en el senado también.

Leer: Cuatro empresarias que se abrieron paso en un 'mundo de hombres'

Ivonne Ortega explicó que, para ella, el camino fue difícil. Le tocó crecer en un contexto duro que forjó su carácter. Nació en una comunidad pobre de Yucatán y a los 12 años, cuando por fin iba a entrar a la escuela, su padre le pidió que dejara de estudiar porque no tenían dinero para sustentar los gastos. Así que desde muy pequeña comenzó a trabajar en la industria porcícola. A los 34 años fue gobernadora del estado de Yucatán y hace tres años, a los 41, se tituló como licenciada en Derecho. Hoy, la ex gobernadora estudia una maestría en línea.

Su vida se rige por un lema que, sugiere, muchas mujeres deben seguir:

Que sea mi esfuerzo, talento y dedicación lo que marque mi destino en la vida y no el lugar ni la familia donde nací.

Gálvez, por su parte, quien sí tuvo oportunidad de tener estudios universitarios, aseguró que cuando una mujer se mete a la política o a cualquier ámbito laboral también tiene derecho a cometer “sus propias pendejadas” y no espantarse por ello, sino que aprender y corregirlas.

Ante la pregunta de si en 2018 iba a haber una mujer presidente, Ivonne Ortega dejó ver sus intenciones de contender para dirigir al país; mientras que Gálvez sugirió que aunque haya mujeres en la contienda, los votantes han de evaluar los perfiles, las historias, las capacidades de los candidatos y no los juzguen por partidos de los que provengan.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

“Si somos capaces de dar vida y de administrar el hogar, claro que somos capaces de administrar al país”, aseguró Ortega.

Las participantes concluyeron que lo que hace a la mujeres un elemento positivo en las empresas y partidos políticos es que ellas difícilmente se prestarán a practicas corruptas.

Ahora ve
Esta exposición muestra lo que nunca habías visto en los 70 años de Ferrari
No te pierdas
×