Dow: Adiós a los muros

La empresa, ganadora de Super Empresas en el ranking de menos de 500 empleados, ha apostado por la flexibilidad y la comunicación para lograr su estrategia.
CEO de Dow
Filip Tauson,  CEO de Dow  (Foto: Gerardo Montiel Klimt)
Por: PURI LUCENA
CIUDAD DE MÉXICO -

Las oficinas de Dow México son nuevas y se suman a la tendencia de los espacios abiertos. El ambiente es agradable, hay varias estaciones de café y descanso y áreas que invitan a la colaboración. Sin embargo, para cumplir con los propósitos de la empresa no es necesario estar en la oficina, explica Filip Tauson, CEO de la compañía. Con trabajadores con un promedio de edad de 28 años, los 200 empleados del corporativo (el total en la región es de 420) saben que, si lo necesitan, pueden optar por trabajar desde casa.

EXPANSIÓN: ¿Cuándo comenzó el programa de home office?
Filip tauson: No me gusta tanto el término home office, me gusta más ‘acuerdos de trabajo flexible’. Cuando yo empecé en Dow, en Londres, lo hice con un esquema de home office. Ése era el inicio, al menos en Europa, en 1999, y era más bien una fórmula: Dow instalaba una oficina para mí en mi casa. Ahora es diferente. Lo único que necesitas es una conexión WiFi, con un teléfono Cisco, que puedes tener instalado en tu computadora. No hay que instalar ‘oficinas en casa’, las personas tienen la flexibilidad de, algunas veces, si lo necesitan, trabajar desde casa.

E: ¿Los colaboradores pueden elegir cuándo?
FT: No exactamente elegir, tienen que llegar a un acuerdo con su supervisior directo. Hemos invertido mucho dinero y tiempo en estas bonitas oficinas y queremos traer a la gente para que trabaje de forma conjunta, porque es bueno para la innovación y el progreso. El acuerdo de trabajo flexible permite, por ejemplo, que no necesites utilizar tu espacio de la oficina, todo está abierto. Tenemos ciertas secciones de la oficina que son espacios colaborativos, puedes llevar tu computadora y te puedes sentar con alguien más. Si lo haces aquí o en casa debería ser lo mismo, aunque necesitas la autorización de tu supervisor directo. Pero, generalmente, no es un problema. La gente no lo utiliza sólo para estar en casa, lo ven como un beneficio que tienen, por ejemplo, con el Hoy no Circula o si su hijo está enfermo. Es en estos casos cuando lo solicitan.

E: ¿Incrementa la productividad gracias a esta flexibilidad?
FT: La gente tiende a estar más comprometida con la empresa cuando saben que, si lo necesitan, hay flexibilidad. Y, para ser honesto, tenemos hasta que tener cuidado, porque ahora que puedes trabajar desde cualquier lugar, la gente incluso trabaja más. Hay que ser muy cuidadoso con tener un balance entre trabajo y vida y que no sólo porque tengas las herramientas te lleves el trabajo a casa. En Dow, todos los empleados saben que valoramos que tengan un balance entre vida y trabajo, porque, además, esto aumenta la productividad. Dow es siempre muy abierta y casi empujamos a los trabajadores para que encuentren ese balance y no todo sea trabajar.

Ve: El ranking de Super Empresas con menos de 500 empleados

E: ¿Qué tipo de liderazgo se necesita para poder lograr esta flexibilidad y balance?
FT: Tenemos una organización muy delgada, no somos muy jerárquicos. Queremos que los líderes estén lo más cerca posible de sus colaboradores. Esto genera más compromiso, pero también es importante para que los colaboradores de toda la región entiendan la estrategia y los objetivos de la empresa. Si hay mucha distancia entre el jefe, los mandos medios y el resto de trabajadores, esta comunicación no fluye.

E: Así que la comunicación es la clave.
FT: Para mí está claro. Por eso tenemos espacios abiertos en todos lados y eso me incluye a mí. Mi oficina no tiene paredes, sólo unos pequeños muros de cristal que puedes saltar fácilmente (risas). El concepto de oficinas abiertas empezó en Latinoamérica en Brasil hace algunos años y no todas las oficinas lucen así aún. Pero es más fácil colaborar y lograr la estrategia. Genera más colaboración, discusiones e innovación.

E: En México es común tener empresas muy jerárquicas. ¿Cómo responden los colaboradores a este esquema abierto?
FT: Creo que les gusta. Somos una compañía que genera soluciones para muchos problemas cotidianos. Creo que eso, en combinación con que puedes hablar con tu jefe de forma muy abierta, es algo que empata con la nueva generación. No creo que echen de menos las jerarquías. Y estamos a punto de lanzar un programa de ‘mentorías en reversa’. Básicamente, gente como yo recibiremos mentoría por parte de colaboradores más jóvenes. Yo espero tenerla por parte de alguien de unos 22 años, que me sugiera cómo puedo ser un mejor líder para las nuevas generaciones. Y cómo puedo adoptar todas las herramientas tecnológicas actuales. Serán unas reuniones mensuales entre mentor y el pupilo, de alrededor de una hora. Creo que en las instituciones jerárquicas habría problemas para implementarlo, porque ¿cómo logras que los jóvenes den mentorías a los seniors? Necesitas ser muy abierto y que sea algo muy natural.

E: ¿Quién participa en este programa de mentoría?
FT: Es voluntario y hay que inscribirse. Tenemos 15 líderes en mi equipo, no es posible que participen los 200 empleados de la oficina de forma directa. Pero sí nos gustaría que los 420 de la región sean parte de lo que estamos haciendo, comunicar y lograr el mayor engagement posible más allá del trabajo. Queremos que sean parte de la estrategia y que entiendan lo que los líderes están haciendo. Compartimos hacia dónde queremos ir. Queremos que todos conozcan los objetivos del negocio.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

E: ¿Por qué ese punto es tan importante?
FT: Todo el mundo necesita un propósito. Si no lo tienes, caes en prácticas monótonas de trabajo. No importa lo que hagas, desde las personas de la limpieza hasta la alta gerencia, necesitan tener el mismo objetivo. Están lejos los días en los que el jefe les decía a todos qué hacer. El mundo es más complicado hoy y yo no lo sé todo, nadie lo sabe todo. Yo motivo a mis empleados para que vengan con sugerencias, no tienen que preguntarme todo. Siempre y cuando tengamos el mismo propósito, que es lo más importante. La manera en la que cada uno contribuye a esta meta es diferente según la persona y la posición que ocupa. Pero yo no tengo que decirte cómo llegar ahí, sino cuál es el objetivo de la organización. El equipo que trabaja sin propósito no sabe adónde va.

Esta entrevista fue publicada en la edición 1190 de Expansión. Adquiere esta revista o suscríbete a nuestra edición digital en iOS o Android.

Ahora ve
SpaceX lanza satélites que ayudarán a la navegación de aviones comerciales
No te pierdas
ç
×