¿Buscas estudiar un MBA? Tu profesor podría ser un holograma

Las escuelas incorporan herramientas de inteligencia artificial para hacer más atractiva la enseñanza de negocios. La propuesta incluye software para detectar si un alumno se aburre.
Innovación tecnológica.  Nuevas herramientas se ponen al servicio del aprendizaje  (Foto: iStock)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

En 2017, la maestría en administración de negocios (MBA) quiere llamar la atención de los interesados en cursar este programa con una fuerte apuesta tecnológica. Las iniciativas de las escuelas incluyen, incluso, profesores que pueden proyectarse en diferentes países, a través de un holograma manejado por un robot.

“Estamos hablando que la propuesta es revolucionar el aprendizaje en los MBA con inteligencia artificial, simulaciones en tiempo real, robots y análisis de datos (big data)”, ejemplifica Jolanta Golanowska, directora de Aprendizaje e Innovación en la escuela de negocios española, Instituto de Empresa (IE).

Los estudiantes de este tipo de maestría prefieren que 80% de los contenidos se desarrollen en el aula para generar interacción, dice la ‘Encuesta Prospectiva de Estudiantes MBA 2016’, realizada por el Graduate Management Admission Council (organismo encargado de aplicar la prueba GMAT), en 16 países.

Aunque predomine el formato presencial, explorar más herramientas en tecnología es una prioridad, ya que permite dar un giro a la educación empresarial, al hacerla más atractiva, y sirve como diferenciador en las escuelas de negocios, señala Golanowska. Bajo esa premisa, IE estableció hace una década una estrategia de proyectos de innovación para la cual destinó 25 millones de euros, y entre las iniciativas que resultan de ese plan digital se encuentra el aula WOO Room (‘Window on the World’, ventana al mundo), desde la cual se buscará impactar con actividades educativas digitales a 1,000 alumnos, sólo en 2017.

Lee también: El abogado que diversificará el MBA

En este espacio, ubicado en la sede de IE en Madrid, los profesores pueden proyectarse a través de hologramas para interactuar con alumnos en todo el mundo. Esto facilitará que los estudiantes puedan conectarse a clases y cursos en otros países, sin tener que desplazarse. También se organizarán dinámicas de trabajo colaborativo, cuyo objetivo es que los equipos estén compuestos por alumnos de diversas nacionalidades y se refuerce con ello el aprendizaje multicultural, comenta la directora de Aprendizaje e Innovación en IE.

La sala está habilitada con 48 pantallas que integran un tapiz digital de 45 metros cuadros en forma de herradura, a través del cual el profesor observar a los alumnos, y estos pueden participar en videoconferencias y otras actividades. Además, se cuenta con cámaras para grabar sesiones y editarlas, en caso que el alumno requiera de la información para sus proyectos. Algunos de esos equipos son gestionados por robots, pero adicional a la tecnología, el objetivo es que el estudiante “viva situaciones de estrés, se enfrenten a crisis y aprenda a actuar bajo presión, y al momento”, menciona Golanowska.

Digital=Único


Gran parte del valor de un MBA deriva de su exclusividad, los estudiantes aspiran a formarse en programas que consideran únicos, un elemento que la tecnología puede impulsar. Las escuelas con una propuesta de enseñanza digital podrían ser percibidas con una ventaja diferente, señala Christian Terwiesch, autor del estudio ‘Will video kill the classroom star?’ (¿El video matará a la estrella del aula?), publicado por la escuela de negocios Wharton, de la Universidad de Pennsylvania.

Te interesa: MBA en mandarín, un área de oportunidad para ejecutivos mexicanos

Al igual que IE, otras instituciones tienen en la mira aliar a sus arquitectos con firmas tecnológicas para crear aulas digitales. Por ejemplo, la escuela de negocios Darla Moore, en la Universidad Carolina del Sur, cuenta con un edificio inalámbrico donde se habilitaron terminales de Bloomberg, para estudiar y decidir respecto a movimientos bursátiles en tiempo real. De acuerdo con información publicada por la escuela, en esta sala, que representó una inversión superior a 100 millones de dólares, hay otros beneficios tecnológicos, como monitorear la calidad del aire y el uso de energía.

La escuela de negocios de Harvard, por su parte, se alió con Cisco, entre otras compañías, para habilitar en las instalaciones de una estación de radio en Boston el concepto ‘HBX Live’, un salón ambientado al estilo de un anfiteatro en la escuela de negocios. En las pantallas digitales se reproducen sesiones donde, virtualmente, interactúan alumnos y profesores. “Es un aula virtual diseñada para reproducir la intimidad y la interacción del método de caso, pero en un entorno digital”, señala la página en su sitio web.

Golanowska refiere que este tipo de aulas crean en el estudiante la perspectiva de estar en un salón, en cualquier país, con alumnos de diversas nacionalidades. Pero lo importante es que ese estudiante entienda en tiempo real escenarios de negocios y el impacto de sus decisiones.

Lee también: MBA, un traje a la medida

De acuerdo con la directora de Aprendizaje e Innovación en IE, estos son otros escenarios que el estudiante vivirá en aulas digitales:

- Medir emociones. En el salón virtual se podrá analizar las emociones del alumno y el nivel de atención. “Hemos hecho pruebas para que el profesor detecte cuando el alumno no está atento, y que eso permita cambiar sus actividades para diseñar otra dinámica de clase, proponer nuevos contenidos o preguntas”, indica Golanowska.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Para ello, IE solicitó a la firma tecnológica SyncRTC, especializada en desarrollar aplicaciones empresariales de colaboración, trabajar en un software que mide el estado anímico a partir de 20 indicadores faciales (como felicidad, tristeza, sorpresa, cansancio) que fueron captados por las cámaras durante la sesión. Los videos son analizados con el software, el cual organiza la información en una línea del tiempo y arroja resultados de la sesión en forma de gráficos que plasman las emociones del estudiante. Si el alumno no está atento, por ejemplo, el gráfico se muestra en determinado color, y eso permite al profesor cambiar las dinámicas de su clase, proponer otros contenidos, hacer nuevas preguntas.

- Decisiones desde cualquier dispositivo. Parte importante del aprendizaje virtual es tener al estudiante participando en video conferencias. La pregunta es cómo aplicar los conocimientos a los problemas empresariales. Una propuesta es impulsar a los estudiantes a tener foros de ‘discusión’ de negocios a través de plataformas como blackboard, e ingresar desde cualquier dispositivo y ubicación.

Ahora ve
Expertos analizan pruebas para determinar si Pablo Neruda fue asesinado
No te pierdas
×