Las razones para dejar de trabajar como loco

Problemas de salud, como la depresión, puede ser la consecuencia de trabajar más allá de lo necesario, una práctica cada vez más común.
Trabajar durante más tiempo no significa ser más productivo.
Falta de productividad  Trabajar durante más tiempo no significa ser más productivo.  (Foto: iStock by Getty Images/SebastianGauert )
MAURIE BACKMAN PARA THE MOTLEY FOOL
(CNNMoney) -

Lejos están los días de entrar al trabajo a las 9:00 am y salir precisamente ocho horas después. Los trabajadores estadounidenses están pasando más tiempo en el trabajo que nunca.

En una encuesta de 2014 de Gallup, 40% de los empleados estadounidenses dijeron trabajar más de 50 horas a la semana, mientras que 20% trabajan más de 60 horas.

Por supuesto, ahora, no necesitas sentarte físicamente en una oficina para realizar tareas relacionadas con el trabajo, un hecho que es tanto un beneficio como una maldición. Con la omnipresencia de los smartphones y la habilidad de acceder remotamente a los sistemas propietarios, los trabajadores pueden entrar a todas horas para responder las demandas relacionadas con el trabajo en cualquier momento.

Recomendamos: Cuando el ego puede arruinar la empresa

Trabajar fuera de la oficina sigue siendo trabajar, y para la mitad de los empleados estadounidenses que regularmente destinan 50 horas o más a la semana a sus empleos, es un hábito que rápidamente pueda resultar en un caso de agotamiento serio.

Parte del problema es que los empleadores tienden a presionar mucho a los empleados para estar disponibles a toda hora, incluso si eso significa conectarse después de horas o en fin de semana.

Pero las empresas que exigen una semana laboral más intensa podrían de hecho estarse saboteando. Esto es porque un estudio de la Universidad de Stanford ha encontrado que la productividad laboral declina significativamente una vez que se alcanza la marca de 50 horas en una semana laboral dada.

Además, el desempeño de los empleados cae por un barranco después de 55 horas, en otras palabras, un empleado que destina 65 horas al trabajo en alguna semana no será más productivo que alguien que dedicó 55.

Lee más: El síndrome de Hubris, ¿la enfermedad de los líderes?

No solo eso, sino que las horas largas también se han vinculado a las ausencias frecuentes y un incremento en el cambio de empleados. Y tiene sentido: cuando nos esforzamos de más, ya sea por elección o debido a la presión de la gerencia, tenemos mayor probabilidad de enfermarnos o sentir la necesidad de salir corriendo. Si has alcanzado un punto en tu carrera en el que estás destinando demasiadas horas para tu propio bien, puede ser momento de reducirlo, antes de que llegues al punto sin retorno.

¿Cuánto estás dispuesto a dar?

1. Tiempo libre

Una cosa es dejar ir la hora feliz ocasional o perderse algunas cenas familiares de vez en cuando para hacer feliz a los directivos o cumplir con un plazo. Pero otra cosa es pasar tanto tiempo en la oficina que tus amigos olviden cómo te ves.

Dar demasiado de tu tiempo libre puede dañar no solo tu felicidad, sino también tu salud. Todos necesitamos oportunidades de recargarnos durante la semana, y si pasas demasiado tiempo sin un tiempo libre razonable, te arriesgas a ser víctima de dolencias físicas, así como depresión.

2. Dormir

Además, mientras más tiempo pases trabajando, menos tiempo disponible tendrás para una de las formas más importantes de cuidado: dormir. De hecho, un estudio de la Universidad de Pennsylvania encontró una correlación directa entre hábitos de empleo y sueño. No es de sorprenderse, los trabajadores que admitieron dormir constantemente seis horas o menos por noche, trabajaron 1.5 horas más por semana que aquellos que lograron dormir más. No sólo la falta de sueño podría volverse malhumorado, también puede impactar tu productividad laboral.

Lee: Años sabáticos, una opción para retener talento

Trabajar más horas puede costarte más, en otras formas. Si estás constantemente en la oficina u ocupado con tareas laborales, puede que no tengas otra elección más que subcontratar cosas que harías tú mismo, cosas como lavar ropa, cocinar la cena y limpiar tu casa.

Imagina que, como resultado de tu agenda laboral, terminas gastando 200 dólares al mes en un servicio de limpieza y otros 300 al mes en comida para llevar. Ya que puedes limpiar tu casa sin costo, y preparar tu propia comida por aproximadamente un tercio de lo que pagarías en un restaurante, con todo esto, terminarías gastando 4,800 dólares extra al año para mantener un grado razonable de funcionalidad humana entre tu ridículo horario laboral.

3.

Terminar con la locura

Si bien cada empleo tiene su propio periodo de alta demanda, si encuentras que constantemente trabajas más que el empleado promedio, podría ser momento de reexaminar esa práctica y comenzar a hacer cambios. Eso podría significar tomar menos proyectos para que no estés constantemente enfrentándote a los plazos de entrega o reestableciendo plazos con tu gerente para asegurarte que no se están aprovechando de ti.

Lee: Qué piden los mexicanos antes de dar el 'sí' a una empresa

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Desde esta perspectiva, quizás querrías tomar un paso atrás y pensar sobre por qué estás trabajando tantas horas en primer lugar. ¿Es porque tiendes a distraerte durante las horas laborales? ¿Estás pasando demasiado tiempo en reuniones que no tienes tiempo de sentarte en tu escritorio y trabajar? O, ¿te estás desgastando con la esperanza de que ese tiempo extra te ganará ese ascenso por el que has estado compitiendo?

Sin importar la razón, existe una buena posibilidad de que puedas trabajar menos horas de lo que haces actualmente. Así que, si te sientes cansado de sentir que estás casado con tu empleo, empieza a reducir lento pero seguro y busca maneras de ser más productivo con el tiempo que pasas en el trabajo. Era bueno no solo para tu salud mental, sino con mucha probabilidad, para tu carrera también.

Ahora ve
Ildefonso Guajardo habló de los puntos álgidos de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×