Propósitos de año nuevo... también en el trabajo

Las metas cuantitativas pueden ser complicadas de alcanzar. Es más sencillo proponerse hábitos y mejoras en los procesos que en consecuencia traerán ese aumento de salario tan deseado.
Buenas intenciones.  Los especialistas señalan que mantener la motivación es clave para el crecimiento profesional.  (Foto: iStock)
Diana Zavala /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Al inicio de cada año, nos fijamos propósitos que deseamos alcanzar. Sin embargo, con el tiempo los olvidamos o experimentamos frustración al verlos lejos. Y ocurre también en el ámbito laboral.

Por ello, Emilio Torres, fundador de la consultora Comunidad Deho, recomienda buscar metas que ayuden a disfrutar el trabajo y hacerlo de manera más eficiente; así los ascensos o bonos monetarios llegarán de manera natural. “Hay que hacer propósitos más humanos y profundos y que para obtenerlos no requiero de dinero, e incluso de nadie, implican más de una decisión personal”, comenta.

A veces, es necesario crear metas y objetivos en un periodo de tiempo determinado (en este caso, un año) para poder mantener la motivación de crecer profesionalmente y buscar realizar de mejor manera cada una de las actividades laborales. También, al establecerse los propósitos, será más sencillo medir los resultados obtenidos, agrega.

Lee también: Cómo manejar un problema emocional para que no afecte tu trabajo

Estos son, según los especialistas consultados, las metas para avanzar laboralmente:

- Desarrollar de manera completa nuestro puesto de trabajo: “Cada persona es contratada porque existe un puesto específico que se diseñó para contribuir en la organización. Esto implica entender muy bien la misión del puesto, los objetivos, las actividades y las responsabilidades”, comenta Martín Álvarez, director general de la consultoría Grupo Albe.

Cuando una persona se integra a un trabajo, es importante que tenga claras sus funciones para que los procesos productivos de la empresa se lleven a cabo de forma eficiente. También para quienes ya llevan tiempo en el puesto, para poder diagnosticar si se está cumpliendo con los objetivos establecidos. Con el tiempo, se olvida nuestro objetivo en la empresa, así que hay que proponerse recordarlo y llevar a cabo las acciones que le corresponden.

“Todos los años los directivos de las empresas tienen la obligación de revisar sus metas y procesos, por lo que conviene involucrarte para conocer cuáles son los lineamientos que puedes cumplir”, explica Álvarez. Hay que acercarse a los jefes y cuestionarlos sobre los nuevos objetivos de la empresa al iniciar el año y conocer cómo se puede contribuir a ellos, revisar si hay alguna nueva función que se deba realizar y preguntar por los aciertos y errores que se cometieron en el pasado.

- Ser propositivo: Si se tienen claros los lineamientos que permiten que la empresa se desarrolle de manera correcta, también se pueden proponer iniciativas para que mejor, recomienda Álvarez. Esto podría representar gran satisfacción para el colaborador y sería tomado más en cuenta por los directivos. Las nuevas ideas se pueden obtener de leer sobre el sector al que pertenece la empresa, asistir a exposiciones y tomar cursos en línea o presenciales.

Te interesa: ¿Hay que ser feliz para ser un buen líder?

- Ganas de aprender: Tener actitud de saberlo todo puede perjudicar en el crecimiento profesional. Se pueden obtener lecciones de todos los retos que mejorarán el desempeño laboral, detalla el directivo de Grupo Albe.

- Darle mayor importancia a las soft skills: “En las competencias que se requieren para estar listo en la 4a Revolución Industrial sobresalen las competencias suaves, que se refiere a la parte humana”, comenta Torres. Como respuesta a los avances tecnológicos y las automatizaciones, se deben ejercitar capacidades de comunicación, trabajo en equipo y resolución de problemas.

Una técnica es relacionarse con las personas que supervisan el trabajo que ejerce un colaborador, consultándoles su satisfacción con este. También, haciendo preguntas a todas las demás personas en las que repercute el trabajo. De esta manera habrá un feedback, se mejorará la comunicación y reforzará la confianza.

Martín Álvarez recomienda una estrategia para identificar las debilidades en las softs skills y mejorarlas. El primer paso es identifica las competencias soft requeridas por su puesto, a través del feedback y acercamoiento con los jefes.

A raíz de ahí, analiza el nivel de dominio de cada una (bajo, alto, muy bajo muy alto) y reflexionar de manera sincera si posees las habilidades, haciendo una retrospectiva de cómo se ha reaccionado ante problemas o situaciones cotidianas. Después, el experto recomienda practicar diaria y conscientemente dos o tres conductas observables, que vayan desarrollando cada competencia (por ejemplo, practicar la escucha activa por 10 minutos con las personas, hacer diez preguntas antes de sacar una conclusión, visitar a sus clientes internos..)

- No olvidar el ambiente laboral: Muchos empleados se proponen ser más innovadores, más eficientes y efectivos, pero en poca ocasiones se preocupan por generar el ambiente laboral que provoque los estados de ánimo agradables en los colaboradores y que les permitan alcanzar esas metas.

“El logro de las metas establecidas es directamente proporcional a los estados de ánimos generados por el director general y su grupo directivo”, declara Torres.

El experto recomienda hacer un recuento al final del día de los mejores momentos de la jornada. “Eso poco a poco irá cambiando mi actitud hacia el trabajo y personas lo van a notar. Esas actitudes positivas se pueden ‘contaminar’ al resto de compañeros”, agrega.

Evitar errores

Entre los propósitos, también es necesario establecer algunos errores o actitudes a evitar, señalan los especialistas:

- Querer abandonar el trabajo ante el menor problema: el cambio de empleo debe producrise si se está seguro de que representará una mejora, como crecimiento profesional. “El trabajador debe ser realista y revisar si realmente podrá conseguir un trabajo que le dé mejores oportunidades o si debe tener un poco más de paciencia y cultivar otras cualidades mientras pues se presentan esas mejores condiciones de cambiar de empleo”, explica Álvarez.

- Ser conformista: No se deben buscar pretextos para no ser eficiente en el trabajo. Probablemente si se es más productivo, el salario también mejorará.

“Todos los días hay que esforzarse en el trabajo y crecer profesionalmente. Una manera de hacerlo es buscar participar en proyectos más importantes o que representen un reto para nosotros. Levantar la mano cuando encontremos una oportunidad que nos hará ocupar todas nuestras habilidades”, detalla el especialista.

Ahora ve
Los mejores momentos del papa Francisco en Santiago de Chile
No te pierdas
×