Trump intensifica ataques (viejos) contra China

El presidente electo acusa al país asiático de devaluar artificialmente el yuan, lo cual los expertos afirman que no sucede actualmente.
Revive sus ataques  Trump acusó a China el domingo de ganar una ventaja injusta sobre las compañías estadounidenses.  (Foto: iStock by Getty Images)
Por: JETHRO MULLEN
HONG KONG (CNNMoney) -

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha revivido parte de las críticas a China hechas en la campaña electoral, pero las afirmaciones engañosas siguen desconcertando a los economistas.

Trump acusó a China el domingo de ganar una ventaja injusta sobre las compañías estadounidenses al devaluar su moneda e imponer fuertes impuestos sobre los productos estadounidenses. El ataque a través de Twitter se produjo después de una polémica llamada telefónica con el presidente de Taiwán el viernes, que ya había alterado los ánimos en Pekín.

"¿Nos preguntó China si estaba bien devaluar su moneda (dificultando a nuestras empresas competir), gravar pesadamente nuestros productos que entran a su país (Estados Unidos no los grava) o construir un complejo militar masivo en el centro del Mar de China Meridional? ¡No lo creo!”, escribió Trump desde su red social.

Acribillar a China por su moneda, el yuan, fue un tema recurrente de la campaña presidencial de Trump mientras apelaba a los votantes desilusionados por los efectos de la globalización. Calificó a Pekín de “un gran abusador”, argumentando que ha dado a las exportaciones chinas un impulso —y que han costado empleos a Estados Unidos—, al mantener el yuan artificialmente bajo.

Lee: 7 razones para que Trump evite una guerra contra China

Los economistas dicen que probablemente eso fue cierto en el pasado, pero que China ahora está luchando por evitar que su moneda caiga demasiado.

Pekín ha estado tratando de dar a los mercados un mayor papel en la determinación del valor de su moneda. Entre mediados de 2005 y principios de 2014, el yuan subió cerca de 30% contra el dólar. Pero a medida que la economía china se ha desacelerado en los últimos años, el yuan ha retrocedido.

Lee: 3 formas en que Trump puede imponer tarifas a México y China

“La ironía es que están dando más voz al mercado, pero el mercado quiere que sea más débil”, dijo Julian Evans-Pritchard, un experto de China de Capital Economics.

Los líderes chinos quieren evitar una repetición de las fuertes caídas que asustaron a los inversores en agosto de 2015 y enero de 2016. Pekín ha quemado cientos de miles de millones de dólares desde el año pasado en esfuerzos por apuntalar el yuan a medida que grandes sumas de dinero han fluido fuera del país.

Sus reservas de moneda extranjera, aunque todavía son sustanciales, se han reducido a su nivel más bajo en cinco años.

Es poco probable que los ataques de Trump contra China por manipular el yuan vayan a mejorar las cosas, dicen los economistas.

Recomendamos: Los buenos negocios de Trump con el "enemigo" chino

“Creo que, en términos prácticos, no haría ningún favor a sus votantes si realmente trata de hacer que China deje de intervenir en su moneda”, dijo Evans-Pritchard. “Si acaso, solo hará que sus exportaciones se abaraten porque la moneda comenzará a caer aun más rápido”.

La victoria de Trump también ha ayudado a presionar el yuan a su nivel más bajo en ocho años. El dólar estadounidense ha subido frente a otras monedas por las expectativas de un alza de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos este mes y el potencial de un mayor crecimiento e inflación bajo las políticas de Trump.

Y desde las elecciones de Estados Unidos, el yuan de hecho ha caído menos agudamente contra el dólar que muchas otras monedas de mercados emergentes. Y se ha fortalecido frente a las monedas de otros importantes socios comerciales, como el euro y el yen japonés.

Durante su campaña, Trump dijo que etiquetaría a China como un “manipulador de moneda”, lo que requeriría que el secretario del Tesoro de Estados Unidos mantuviera conversaciones con Pekín sobre el tema.

“Creo que es solamente un buen modo de que Trump muestre que está siendo duro con China —el simbolismo es importante— sin hacer nada que pueda afectar la relación comercial”, dijo Evans-Pritchard. “Es una victoria fácil”.

La preocupación mucho mayor es la amenaza de Trump de imponer aranceles de hasta 45% sobre las mercancías chinas. Si sigue adelante con eso, el resultado podría ser una guerra comercial que dañaría a ambas economías.

El yuan no fue el único blanco de Trump el domingo. También afirmó que Pekín grava “pesadamente” los productos estadounidenses, pero que Estados Unidos no grava los productos chinos.

Los economistas dicen que no está claro lo que quiso decir. Una portavoz de Trump no respondió a una solicitud de más información el domingo.

En marzo, el sitio web comprobación de hechos Politifact revisó comentarios similares que Trump hizo al New York Times acerca de un “tremendo gravamen” impuesto por China. Calificó la afirmación de “falsa en su mayoría”.

Trump podría estar refiriéndose al impuesto al valor agregado que China y muchos otros países cobran, pero Estados Unidos no. Sin embargo, ese impuesto no es específico a los productos estadounidenses. Aplica a todos los bienes, ya sean hechos en China o en el extranjero.

Otra posibilidad es que Trump esté hablando de los aranceles de importación, que generalmente son más altos en China que en Estados Unidos. Sin embargo, Estados Unidos sí impone cierto grado de tarifas sobre las mercancías de las compañías chinas.

Te puede interesar: Un desastre si Trump no trabaja con China

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Me parece que muchas de las cuestiones en las que se está enfocando ahora están desactualizadas o no son ciertas”, dijo Evans-Pritchard.

“Tal vez debería enfocarse en otros agravios”, dijo, como las restricciones de China sobre la inversión extranjera o los subsidios para las empresas estatales.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×